Facebook Twitter Google +1     Admin

PROFESIÓN INDISPENSABLE

20140224144533-david.jpg

Tema: Máximo San Juan plantea: “Los periodistas son necesarios para que el mundo incomprensible y complejo pueda resumirse a diario en un cuadro inteligible”.

DAVID GALLO SÁNCHEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Hace 100 años ser periodista era importante, pero hoy adquiere una relevancia mayor al convertirse en un vocero de la realidad, en un comunicador  por excelencia. Ya sea reportero, fotógrafo o editor, lo mismo en prensa escrita, radio o televisión, tiene que reflejar las circunstancias del país y la vida de la sociedad. 

Mario A. Urquizo, periodista, redactor y editor de revistas financieras y profesor de la Escuela de Periodismo Jaime Bausate y Meza, así como de la Universidad Tecnológica del Perú, en su ensayo titulado ¿Por qué estudiar Periodismo?, hace un análisis ante la inquietante y problémica situación de que cualquiera puede ser periodista: “Desde el corresponsal escolar, hasta el jefe de una oficina de relaciones públicas de alguna entidad, o el sobrino del director, el que no tenía trabajo o el abogado que escribe “bonito” y que opina sobre la coyuntura” (2009: 4).

Mas deja claro que los verdaderos expertos de la noticia reconocen en ellas sus características particulares, fases, etapas, (…) encaminando correctamente la investigación. Son personas con formación, integridad, humanismo, compromiso social y responsabilidad. Sus capacidades les permiten visualizar con toda claridad y en su real dimensión los procesos político-sociales, analizar el contexto en el que se desarrolla, los antecedentes históricos y las proyecciones.

Dichos conocimientos propios de los profesionales de la palabra y acumulados durante años de estudios son la causa por la cual “los periodistas son necesarios para que el mundo incomprensible y complejo pueda resumirse a diario en un cuadro inteligible’’, como expresara Máximo San Juan.

La relevancia de la tarea desempeñada por los periodistas ha hecho que  algunos autores consideren esa labor como el "cuarto poder", quedando como los tres anteriores los que establecen las constituciones modernas: poder ejecutivo, legislativo y judicial.

Dicho trabajo (el periodístico), que consiste en recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad, se sustenta en la noticia. Dependiendo de su impacto e importancia, el periodista decide cómo llevarla a la luz pública, pero siempre tratando de hacerla lo más comprensible posible. Para ello y según Javier Ibarrola en su libro La Noticia, el reportero debe apegarse a los hechos y reportarlos en su exacta dimensión.

Generalmente se dan acontecimientos difíciles de comprender, mucho más para las personas que no están al tanto de tales sucesos, ya sea por lejanía, por poca relevancia del mismo, por no formar parte de los temas preferidos, por carecer de actualidad o por la complejidad de los factores que determinaron la ocurrencia de los sucesos. Ante tales situaciones, es cuando los periodistas, llevando a cabo su labor, deben dar las necesarias explicaciones, acercar el hecho a todas las personas, plantear su real importancia, expresarlo para el público, demostrar la necesidad de su conocimiento, extraer lo que tenga de relevante y mostrárselo al receptor de la información.

El periodista brasileño Pompou de Souza afirma: “Solo reuniendo todos los componentes de la función de noticiar (informar, interpretar y opinar) cumplirá la prensa con las exigencias que se hacen a los medios de comunicación social en un mundo complejo, lleno de ofertas y escaso de tiempo” (1980:12).

Luis Hernández Serrano, periodista del periódico Juventud Rebelde, considera que la época moderna a pesar de las nuevas tecnologías, no puede vivir sin periodistas, cuyo trabajo no es únicamente informar, sino  formar y explicar el acontecimiento, ampliarlo y destacar sus puntos esenciales.

“Los profesionales de la palabra no tratan solamente lo que les llama la atención. Investigan y comentan también sobre lo que pudiera resultar interesante, curioso y atractivo para el  receptor de la información”, agrega.

Dada la evidente influencia de la prensa, sus ejecutores, con autenticidad y ética, actúan siempre con la mayor diligencia posible en el acceso a las fuentes y en el contraste de opiniones confrontadas, buscando el esclarecimiento de los hechos.

La ciencia social del periodismo busca crear el método correcto para poder presentar cualquier tipo de noticia, ser objetivo, buscar fuentes seguras y, por tanto, verificables, reflejar con autenticidad los acontecimientos y hacerlos comprensibles al público consumidor de la noticia.

En su ensayo “De la veracidad como construcción de la verdad”, José Guillermo Ánjel se refiere a cómo “los reporteros están siempre en una búsqueda de la verdad que no concluye porque cada tiempo aporta nuevos datos e interpretaciones a lo que sabemos”, verdad que es empleada en la clarificación y representación de los acontecimientos.

Gabino Manguela, periodista del semanario cubano Trabajadores,  coincide en que su profesión debe acercar los acontecimientos del mundo, lo más clarificado posible a los receptores de las informaciones.

“Para ser buen profesional hay que tener deseos de trabajar y de investigar. En un mundo agitado donde las calles son fuentes de importantes sucesos, hay informaciones que merecerían un buen reportaje,  el lector (en este caso),  debe ser capaz de comprender sin muchos rodeos los hechos, a partir de la presentación correcta que el reportero haga de los mismos”, destacó.

Para que las personas entiendan el mensaje y sea permisible la publicación de todas las informaciones, se debe  decir lo que se quiere con claridad. No deben minimizase los hechos. Hay que convertir algo  aparentemente insignificante en  agradable y trascendental.

“El periodista tiene que parecerse a la sociedad en que se desarrolla, a veces muy polémica, donde todos piensan, analizan y cuestionan. Hay que escribir sobre temas influyentes para las personas, hay que pensar como el receptor de la información”, considera Roberto Miguel Torres Barbarán, redactor del periódico Granma.

Todos los acontecimientos que a diario ocurren para su simplificación, mejor comprensión y análisis, han conducido a dividir el Periodismo en varios tipos, pero manteniendo siempre un compromiso ético con la sociedad y nunca dejando a un lado su principal misión, informar, pero cada vez mejor y más.

Hay una realidad imperante y es que sea cual sea el periodismo practicado, es una obligación para quien se respete hacerlo con calidad y claridad,  asumiendo los valores y la ética profesional. Realizarse acorde a las exigencias de los cada vez más cambiantes y convulsos tiempos, marcados por acontecimientos históricos, económicos y sociales que cambian el rumbo de la vida.

Bibliografía:

De Souza,  Pompou. La realidad. Ediciones Rio. Brasilia, Brasill. 1980.

Guillermo Ánjel, José: De la veracidad como construcción de la verdad. Libertad. Colombia. 2004.

Ibarrola, Javier. La Noticia. Ediciones Gernika. Ciudad de México, México. 2001.

Urquizo, Mario A.: ¿Por qué estudiar Periodismo? Ediciones Lima. Perú. 2007.

Periodistas consultados:

Luis Hernández Serrano, periodista del diario Juventud Rebelde.

Gabino Manguela, periodista del semanario cubano Trabajadores.

Roberto Miguel Torres Barbarán, reportero del periódico Granma.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris