Facebook Twitter Google +1     Admin

«MEJOR TEMPRANO QUE TARDE»

20140302194405-janelle.jpg

El número de bachilleres que ingresan al sistema educacional universitario de la capital aumentó en un 50 por ciento en 2012. ¿Este incremento es sinónimo de mejoras en el trabajo vocacional?

JANELLE PUMARIEGA SANTANA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El ingreso de bachilleres a la Educación Superior en La Habana en 2012 fue de 3 748 estudiantes, un 50 por ciento mayor que la cifra del año precedente; sin embargo, ¿ese aumento indica una mejoría en la orientación profesional?

Alina Pérez, asesora de Formación Vocacional de la Dirección Provincial de Educación de La Habana, destaca: «Las jornadas de puertas abiertas brindan la posibilidad de que los alumnos presencien cómo laboran estudiantes y graduados de cada carrera, y el programa de divulgación digital también aclara muchas dudas, define muy bien las asignaturas y los planes de estudio».

También aclara que las direcciones de los preuniversitarios gestionan conferencias con profesores de las universidades, a las que pueden asistir tanto estudiantes como padres.

No obstante, en una encuesta realizada a 50 alumnos de diferentes bachilleratos, más del 85 por ciento manifiesta que no a todas las carreras se les da igual promoción, pues de unas saben mucho, pero de otras no tienen la menor noción. Además, expresan que en ocasiones coinciden varias jornadas de puertas abiertas, por lo que pierden una oportunidad única en gran parte de los casos.

La joven Kirey Fonte ingresó en Biomédica y una vez que comenzó a estudiarla notó que se alejaba mucho de sus expectativas. No ocurrió así para Juan Carlos Torres, quien desde pequeño sintió afinidad por la informática y los números y hoy estudia Ciencias de la Computación sin arrepentirse; ni para Danaysis Zamora, que afirma: «Nunca pensé que Ingeniería Civil, mi segunda opción, me fuera a gustar tanto».

Las historias son diversas, pero lo cierto es que estos jóvenes conciertan en que hace falta una mayor propaganda de las carreras, pues se trata de una de las decisiones más importantes de la vida.

Pero la divulgación no es, al parecer, lo fundamental. Según los estudiantes encuestados, unas de las carreras que más se han promocionado mediante círculos de interés y conferencias, son las correspondientes a las Ciencias Pedagógicas. Estadísticas del MES reflejan que el pasado año (2012), de 1 461 plazas de Pedagógico ofertadas a preuniversitarios de la capital, solo se ocuparon 328.

La estudiante Camila Oropesa se encuentra dentro de esta pequeña cifra: «Siempre me interesó Psicología, pero no pude obtenerla. Sin embargo, la carrera Psicología Pedagogía, que se estudia en el Instituto Enrique José Varona, me ha vinculado mucho al perfil».

Annia Almeyda, máster en Psicología Educativa y profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, señaló que «el individuo debe conocer las particularidades de la carrera de su preferencia, así como sus aptitudes para ella, y si no alcanza lo deseado, valorar otras vías que no lo distancien de su perspectiva, de lo contrario, la desmotivación puede llevarlo al bajo rendimiento académico o laboral, y hacerle sentir inútil».

Comentó, además, que los padres, el grupo y los profesores están en el derecho de orientar al estudiante. Sin embargo, no deben forzarlo en su elección.

Pero también hay que atender las necesidades del país. La Doctora Marisela Corona, asesora de la Dirección de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior (MES), explica que «en reiteradas ocasiones se ha masificado el ingreso a determinados sectores, como el de la informática, y en estos momentos hay que pensar en la gran demanda del país en lo relativo a la agropecuaria y la agricultura».

Alejandro Martínez no tenía previsto estudiar Agronomía, pero el próximo curso comenzará en esa carrera: «Considero que es una buena manera de ayudar al país a resolver sus necesidades».

Este punto de vista no es aceptado por otros: «No creo correcto que se haga una carrera por obligación», expone Sally Vázquez, estudiante de Arquitectura, y agrega que elegiría hacer nuevamente las pruebas de ingreso o un traslado si el promedio se lo permite.

Así reflexionó Luis Alberto Autié, al abandonar la carrera de Letras después de tercer año para ingresar en Periodismo: «Quiero ser periodista deportivo, no me cabe la menor duda».

Muchos afirman que el problema de orientación profesional empeora curso tras curso, mas esto no puede justificarse ni desmentirse con cifras exactas. Una pesquisa realizada en Estadística del MES y en la Oficina de Planificación de la Universidad de La Habana mostró que no se cuenta con un indicador que registre la cantidad de cambios o dejaciones de carreras realizados en las universidades.

Al respecto, Iraida Calzadilla, profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, comenta: «¿Cómo saber entonces si mejora o empeora? ¿Cómo buscar soluciones? Es mejor tarde que nunca, pero es mejor temprano que tarde para los que necesitan decidir el traje a llevar durante el resto de su vida».

Pie de foto: Las universidades del país garantizan la formación de excelentes profesionales.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Qué.

Tema: Orientación vocacional en estudiantes de preuniversitario.

Objetivo principal: Reflejar cómo, a pesar del aumento de los bachilleres ingresados a la Educación Superior, persisten los problemas de orientación vocacional y profesional.

Objetivos colaterales: 1) Dar a conocer las características del trabajo de orientación vocacional y profesional realizado en los preuniversitarios de La Habana y el criterio de los estudiantes al respecto. 2) Evidenciar algunos casos de correcta e incorrecta orientación. 3) Proponer algunas alternativas para los que no logran obtener lo la carrera que se propusieron. 4) Cómo las necesidades del país influyen en el conflicto planteado. 5) Enunciar la importancia de una correcta orientación.

Estrategia de fuentes:

No documentales:

Alina Pérez, asesora de Formación Vocacional de la Dirección Provincial de Educación de La Habana.
Marisela Corona, asesora de la Dirección de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior (MES).

Annia Almeyda, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana.

Iraida Calzadilla, profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Estudiantes entrevistados:

Kirey Fonte, estudiante de Ingeniería Biomédica.

Juan Carlos Torres, estudiante de Ciencias de la Computación.

Danaysis Zamora, estudiante de Ingeniería Civil.

Camila Oropesa, estudiante de Psicología Pedagogía.

Alejandro Martínez, futuro estudiante de Agronomía.

Sally Vázquez, estudiante de Arquitectura.

Luis Alberto Autié, estudiante de Periodismo.

Documentales:

Encuesta realizada a 50 alumnos de preuniversitario y estadísticas de la Dirección de Ingreso y Ubicación Laboral MES.

Tipos de fuentes y juicios                  

Alina Pérez: fuente no documental; juicio analítico, de valor, de experto.

Marisela Corona: fuente no documental; juicio de valor, disyuntivo, analítico, de experto.

Annia Almeyda: fuente no documental; juicio de valor, analítico, sintético, hipotético, de especialista.

Iraida Calzadilla: fuente no documental; juicio de valor, analítico, sintético.

Kirey Fonte: fuente no documental; juicio de protagonista.

Juan Carlos Torres: fuente no documental, juicio de protagonista, disyuntivo.

Danaysis Zamora: fuente no documental; juicio de protagonista, disyuntivo.

Camila Oropesa: fuente no documental; juicio de protagonista, de valor.

Juan Gabriel Pérez, fuente no documental; juicio de protagonista, de valor.

Sally Vázquez: fuente no documental; juicio de protagonista, de valor, disyuntivo, hipotético.     

Luis Alberto Autié: fuente no documental; juicio de protagonista, sintético.

Encuesta en los IPU: fuente documental, juicio analítico, de valor, sintético

Estadísticas del MES: fuente documental; juicio analítico, de valor, disyuntivo

Soportes:

Hecho: El aumento del número de bachilleres que ingresan en las universidades de La Habana, contrastado con los problemas de la orientación vocacional y profesional.

Contexto: Muchos estudiantes de preuniversitario no tienen bien definido lo que quieren estudiar y precisan de una correcta orientación para no cometer errores en la elección de carreras.

Antecedentes: El número de bachilleres que ingresaron a la Educación Superior en 2012 fue un 50 por ciento mayor que la cifra del año precedente.

Proyecciones: Si no se cuenta con un indicador que registre la cantidad de cambios o dejaciones de carrera realizados en las universidades, no se puede analizar si el trabajo de orientación profesional está siendo el adecuado, por tanto, continuarán las deficiencias.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris