Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ERA DEL “HIERRO”

20140302202946-javierr.jpg

 

 

Aunque la práctica de ejercicios con pesas es una manera saludable de pasar el tiempo, el uso excesivo o inadecuado de los aparatos de gimnasio, unido al consumo descuidado de ciertas sustancias, puede provocar traumatismos musculares, especialmente a edades tempranas.

Texto y foto:
JAVIER ROQUE MARTÍNEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La moda de acudir al gimnasio para trabajar y mejorar el físico con el propósito de tener un cuerpo más vigoroso y atlético se expande cada vez más. Personas de todas las edades se sienten atraídas por este saludable estilo de vida, pero en ocasiones actúan sin previo conocimiento de aspectos esenciales de esta actividad.

Aunque no hay estudios ni estadísticas sobre el número de individuos practicantes en la Isla, debido a que es una cifra en constante cambio, los sondeos revelan la tendencia a incrementarse desde principios de siglo, y se estima que para dentro de unos años será mayor, expresó Diego Martín, especialista del Centro de Estudios Socioculturales, quien dirige encuestas centradas en el sector de la cultura y el deporte.

Preguntas como ¿cuál es la edad idónea para levantar pesas?, ¿qué se debe saber para realizar bien los ejercicios y obtener resultados satisfactorios?, ¿cómo influyen psicológicamente los cambios que se producen en el organismo?, ¿por qué la nutrición y el descanso desempeñan roles fundamentales? y ¿es necesario ingerir o inyectarse sustancias para mejorar el rendimiento?, debemos hacérnoslas todos, pero lo mas importantes es conocer las respuestas.

Tiempo al tiempo

Según el Manual internacional de Educación Física y Deporte, se puede comenzar a levantar pesas desde los 14 años, pero con programas e instrucciones especiales, adecuados a la edad y características fisiológicas del joven, y cuyos fines son, lejos de ganar masa muscular, dotar a los músculos principales como brazos, pecho, espalda y piernas de fuerza y resistencia. 

Israel Lara es dueño y entrenador de un gym en el Vedado. Tras haber dedicado toda su vida al estudio de la fisicultura, aconseja que no se debe comenzar desde tan tempranas edades debido a las posibles repercusiones.

“Es cierto que el arquetipo humano está preparado para soportar este tipo de entrenamientos a partir de los 14 años, pero se debe tener en cuenta que a esa edad comienzan a producirse cambios físicos en el sexo masculino y existen posibilidades de lesionarse o peor aún, de frenar el desarrollo”, ilustró.

Lo ideal para las etapas primarias son los ejercicios naturales como las planchas o flexiones, los abdominales y las barras. Estas constituyen la base de todo buen adiestramiento y brindan mayor seguridad por no excederse del peso corporal.

“Para ejercitarse con pesas la edad idónea es a partir de los 17, pero siempre bajo el consejo y la guía de personas especializadas en el tema. Hay muchachos que cuando empiezan a hacer ‘hierro’ no saben nada, pero tampoco preguntan, y es ahí cuando comienzan los dolores y las lesiones”, comentó Darío Suárez, entrenador del gimnasio de 27 y 4, en el Vedado. 

El que no  oye consejo…

Ernesto Guillermo Rodríguez tiene 20 años y es dependiente de la paladar El Monguito. Comenzó a ejercitarse con aparatos a los 18, pero sin la guía y consejo de especialistas. Las consecuencias de esta acción no fueron las más esperadas.

“Nada más llegaba y quería levantar 200 libras, y lo peor es que no calentaba. Los primeros meses los pasé de lesión en lesión, lleno de dolores y sin notar ningún cambio físico. Cuando leí un poco, vi uno videos y hablé con el entrenador todo empezó a ir viento en popa”.

El primer fallo que cometen los jóvenes es que no calientan antes de empezar el entrenamiento, o lo hacen mal. En un buen estiramiento se esconde el secreto de una jornada fructífera en el gimnasio y de él depende, en buena medida, la asimilación de los ejercicios por parte del cuerpo.

“Cuando calentamos, hacemos que cada tendón se estire y entre en calor. Este proceso debe tomar al menos diez minutos, en los cuales cabeza, brazos, pecho, cintura, piernas y espalda deben ser ejercitados para obtener un mejor rendimiento físico”, apuntó Suárez.

Solo para dar una idea de la importancia de esta etapa, cerca del 65 por ciento de las lesiones registradas no ocurrirían de realizarse un buen calentamiento, según la revista norteamericana Muscles (Músculos), dirigida a la población practicante. 

Otro elemento fundamental a conocer es la postura de cada aparato. Esto es vital para adquirir una buena técnica y no forzar ningún músculo a realizar movimientos incorrectos o indeseados. 

Entre las dolencias más comunes por un mal posicionamiento están la rotura de ligamentos y tendones, lesiones articulares, torsiones, contracturas y hernias, declaró Daniel Curbelo, especialista en Cultura Física del Instituto Nacional de Deporte, Cultura Física y Recreación (INDER).

“Si en vez de llegar y querer cargar 200 libras escucharan los consejos de los entrenadores, los jóvenes no tuvieran tantos problemas, pero es que todos quieren estar fuertes al día siguiente, y no se dan cuenta que con tanto peso, lejos de mejorar su físico, se están perjudicando ellos mismos”, comentó Lara.

Las lesiones de columna, codos, muñecas y hombros son las más frecuentes cuando hay una colocación errónea o un exceso de peso. Muchos de estos daños se curan con un poco de descanso, pero su reincidencia pudiera traer complicaciones más serias.

Debido a la capacidad del organismo para regenerar células muertas, muchas distensiones no pasan de un dolor pasajero. Sin embargo, una continua recaída del músculo puede influir en la salud de los ligamentos, explicó Jorge Balboa, fisiólogo del Hospital Calixto García. 

“La columna vertebral es la mayor víctima de los ejercicios con pesas, puesto que en muchas ocasiones se producen malformaciones que salen con el paso del tiempo y para entonces ya no tienen solución. Por eso se aconseja a quienes visitan el gimnasio el uso de fajas, que además de evitar las hernias, disminuyen el impacto de movimientos bruscos”, dijo.

Sustancias… ¿amigas o enemigas?

Otra nueva “moda” se ha colado entre los practicantes, especialmente los más jóvenes. Disfrazados con nombres atractivos y respaldados por campañas mediáticas extranjeras que les confieren poderes casi sobrenaturales, el uso de suplementos hormonales se está convirtiendo en una cosa “normal y natural”, pero la realidad es que se debe tener mucho cuidado con su consumo.

Jason Salas se encuentra cumpliendo su Servicio Militar Activo como chofer. Debido a que cuenta con tiempos libres, se apuntó en un gimnasio y comenzó a tomar Creatina para dar más resistencia a sus músculos. Luego de los primeros días su acné empeoró y empezó a corrérsele hacia la espalda.

“Me asusté muchísimo cuando eso ocurrió. El médico de la unidad me preguntó si había ingerido algo fuera de lo común, y cuando le conté, me habló sobe lo peligrosas que son esas mezclas si se toman sin precaución”, dijo.

Para ingerir estas sustancias se debe contar con la aprobación de un médico, puesto que se deben realizar pruebas de presión arterial, nivel de glucosa, conteo de hormonas, entre otras, declaró Osvaldo Yebra, nutricionista del Hospital Hermanos Amejeiras.

“Dichos compuestos están formados por hormonas y mezclas trabajadas en laboratorios. Utilizarlos deliberadamente puede provocar desórdenes en las glándulas y el acné, disparar la cantidad de azúcar en sangre y aumentar los niveles de estrógeno en los varones, provocando cambios en el vello corporal y protuberancias en los pezones”, reveló.

“El uso de la Creatina, el Nerovolt y el aceite de maní, que son los más conocidos, no es necesario para un buen entrenamiento Por esas sustancias, el fisiculturismo no es aceptado como deporte oficial en ningún país del mundo, puesto que son fuentes de dopaje y además generan adicción y dependencia”, apuntó Daniel Curbelo.

Los instructores y médicos aconsejan que es mejor una alimentación balanceada, baja en grasas y calorías, rica en vitaminas, con equilibrio entre proteínas y carbohidratos, tomar abundante agua y dedicar al menos siete u ocho horas de sueño diario. Siguiendo estos consejos, no hace falta ningún suplemento.

¿Cosa de hombres?

Contrariamente a lo que pueda pensar mucha gente, las muchachas también deben dedicar tiempo a la práctica de ejercicios, más cuando el programa para las féminas no está basado en los pesos sino en la cantidad de repeticiones.

“Los planes de entrenamiento para mujeres conllevan muchos ejercicios aeróbicos, es decir, con niveles moderados de intensidad, que permiten la sudoración y mediante esta la quema de grasas y calorías innecesarias para el cuerpo”, explicó Lara.

Muscles plantea que, debido a que las prácticas del sexo femenino se centran en pesos naturales y en sesiones de cardio, estas tienen un 80 por ciento menos de probabilidades de lesionarse que los hombres.

Aunque también pueden realizar ejercicios en las máquinas especializadas que centran la fuerza en el pecho, los brazos y las piernas, el peso no debe exceder nunca las 30 libras, debido a que las mujeres no desean lucir fuertes sino atractivas y en buena forma, enfatizó Suárez.

Magela Hernández es estudiante de quinto año de Ingeniería Civil. Ella acude al gimnasio cuatro veces por semana desde los 18: “Antes yo estaba un poquito gordita y gracias a los ejercicios pude bajar de peso y mantenerme en forma. Aunque a veces me complico en la escuela y falto, siempre vuelvo, porque es una excelente manera de velar por mi salud”.

La otra cara de la moneda

A pesar de las terribles consecuencias que puede traer al organismo una mala o excesiva práctica de ejercicios con pesas, un entrenamiento consciente y precavido  es un excelente bálsamo para el cuerpo. Como prueba de esto, los médicos aconsejan adoptar este “hobby” para frenar el sedentarismo y aumentar la calidad de vida de toda la población.

Según Balboa, una actividad física regular y equilibrada previene de enfermedades cardíacas, cancerígenas y del sistema inmunológico, incrementa la resistencia a la fatiga y las capacidades de adaptación, tonifica los músculos y mejora el funcionamiento de las articulaciones.

“También contribuye a aumentar la circulación, disminuye el consumo de grasas y calorías, previene el colesterol, la aparición de osteoporosis, el deterioro muscular y ayuda en el mantenimiento de una vida sexual plena. Está probado científicamente que los individuos que realizan entrenamiento físico dejan con mayor facilidad el tabaco y la bebida”, manifestó. 

Anabel Pujals, psicóloga del Centro de Investigaciones Neuronic, explicó que los ejercicios también tienen repercusiones psicológicas, pues ayudan a combatir la ansiedad, el estrés y la depresión, promueven la preocupación por la apariencia física personal, traen consigo estabilidad emocional y fomentan las relaciones sociales.

La invitación queda hecha. Acudir al gimnasio puede convertirse en la solución de muchos problemas; claro está, si se hace a conciencia. Lo más importante no es quien pueda cargar 200 libras o tener el cuerpo más perfecto, sino quien se preocupa por su salud y por un estilo de vida que le proporcione equilibrio físico y mental. La decisión solo depende de usted.

“Desde que comencé a practicar ejercicios todo en mi vida ha ido a mejor, sin dudas el gym me brinda equilibrio entre la escuela, la casa y los problemas personales.  Es un momento que dedico a mi persona y en el que logro desconectar de todo”, dijo Xavier Silveira, estudiante de Medicina.

Pie de foto: Gimnasio de Lara.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: De panorama.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos.
Tipo de transición: Destacar un contraste entre los elementos que se desea vincular.
Tipo de cierre: De moraleja o instancia a la acción. 

Fuentes, Tipo de fuente, Tipo de juicio:

Manual Internacional de Educación Física y Deporte. Documental. De valor.

Israel Lara, dueño de un gimnasio.  No documental, implicada y experta. De valor.

Darío Suárez, entrenador. No documental, implicada y experta. De valor.

Ernesto Guillermo Rodríguez, practicante. No documental, implicada. Sintético.

Revista Muscles. Documental. Analítico.

Daniel Curbelo, especialista del INDER. No documental, implicada y experta. De valor.

Jorge Balboa, fisiólogo. No documental, implicada y experta. De valor.

Jason Salas, chofer SMA. No documental, implicada. Sintético.

Osvaldo Yebra, nutricionista. No documental, implicada y experta. De valor.

Magela Hernández, estudiante. No documental, implicada. Sintético.

Anabel Pujals, psicóloga. No documental, implicada y experta. De valor.

Xavier Silveira, estudiante. No documental, implicada. Sintético.

Diego Martin, especialista. Centro de Estudios Socioculturales. No documental, implicada y experta. De valor.

Planos temáticos:

PRESENTE

Hecho: Auge de la práctica de actividad física en los gimnasios.

Contexto: Momento en que los médicos alertan sobre la importancia de practicar ejercicios de forme correcta y periódica para elevar los estándares de estilo de vida en Cuba.

PASADO

Antecedentes: Poca practica de ejercicios con pesas en la población joven cubana debido a la existencia de otras normas y estilos de vida.

Causas: Desconocimiento de sus repercusiones por falta de promoción.

FUTURO

Proyecciones: Tendencia a aumentar del número de practicantes de ejercicios con pesas.

Repercusión: Aumento de la calidad de vida en aquellas personas que practiquen ejercicios de forma consciente.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris