Facebook Twitter Google +1     Admin

ENERGÍAS RENOVABLES PARA SALVARNOS

20140306135726-alejandro.jpg

ALEJANDRO ROJAS ESPINOSA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Cuba, como parte de su política de desarrollo, mantiene una atención especial en la implementación de diferentes equipos que permiten aumentar la producción de energía de forma «limpia», sin arriesgar al medio.

Los grados de contaminación ambiental son cada vez más preocupantes; residuos sólidos y orgánicos, sustancias químicas, fertilizantes, plaguicidas, herbicidas y el petróleo, entre otros, son los principales agentes que actúan de forma negativa en la nación.

La elaboración de electricidad, la cual es imprescindible en la vida moderna, muchas veces incluye en su proceso más de un agente contaminante. El preciado oro negro, por ejemplo, es el causante de grandes pérdidas del hábitat marino, como fue el caso del petrolero Amoco Cadiz, que en 1978 produjo una marea negra sin precedentes en las costas de Gran Bretaña, cuando un accidente quebró el barco a la mitad y 225 millones de litros de petróleo fueron vertidos en el mar.

Más acá en el tiempo, el 20 de abril de 2010, la compañía British Petroleum tuvo un accidente en una de sus plataformas del Golfo de México, que produjo un derrame de 6 500 kilómetros cuadrados aproximadamente. En materia de diversidad ambiental, trajo como resultado la muerte de 2 624 animales, algunos en peligro de extinción ya.

Esto sin mencionar todo el humo tóxico que se envía a la atmósfera como parte del proceso de obtención de electricidad y la inminente falta de combustibles fósiles. Sin embargo, son solo algunos ejemplos de los muchos que ocurren a escala mundial, por eso, algunos países se han planteado la búsqueda de vías más efectivas para reducir el consumo de combustibles no renovables y el empleo de formas más sanas para producir energía, el nuestro es uno de ellos.

En diciembre de 1992, el Centro de Estudios de Tecnologías Energéticas Renovables, en La Habana, vio la luz como una institución encargada de investigar, crear y fomentar el uso de las energías renovables para producir electricidad.

Hasta ahora, junto con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, la labor desarrollada no es suficiente, pero muestra la voluntad de hacer y el empeño en buscar nuevos métodos para facilitar la vida de los humanos sin dañar la del mundo.

Un ejemplo de esto es la instalación de paneles solares en casi todas las zonas orientales donde el fluido eléctrico no llega de forma corriente, es decir, por la producción a partir de petróleo en las refinerías. Luego el servicio se extendió hasta casi todo el sector turístico, y a algunos hogares que suman 9 000 en todo el país, aunque casi ninguno ha sido instalado al Sistema Energético Nacional.

Investigaciones revelaron que la Isla tiene la posibilidad de producir, en mil kilómetros aproximadamente de la autopista nacional, la energía necesaria que consumimos y con esto ahorrar alrededor de 50 millones de toneladas de petróleo al año. 

Otra muestra es la indagación para la producción de un biogás a partir de la Jatropha Curca, una planta cuyo aceite no es comestible y, sometida a procesos químicos es capaz de hacer funcionar motores de combustión interna, como los de los carros y cualquiera que use petróleo. Esto permite ahorrar entre una y dos toneladas al año del carburante por cada hectárea cultivada.

En el afán del país por buscar vías alternativas, encontramos el invento de diferentes productos que, si no producen energía, al menos contribuyen al ahorro.

Los calentadores solares de agua, por ejemplo, permiten la sustitución de las duchas eléctricas, y los resultados son igual de eficientes, sus instalaciones se están haciendo extensivas a la población, ejemplo de esto el municipio de San José de las Lajas.

El último descubrimiento, las ventanas solares, son creadas a partir de la combinación de varios cristales que no permiten la entrada de los rayos ultravioletas y dispersan el calor, con esto el enfriamiento en los cuartos con aires acondicionados es más rápido y la máquina refrigerante no tiene que trabajar por tanto tiempo.

A pesar de las limitaciones impuestas por el bloqueo norteamericano a Cuba, y las necesidades imperantes de mejorar muchos servicios en el país, el sector de las energías renovables no deja de ser una de las principales vías de desarrollo de Cuba.

Un parque eólico, un sistema solar instalado a la red nacional eléctrica y la posible extensión de otros productos para los hogares, son proyectos que ubican a la Isla como una de las naciones con mayores avances en el terreno de las energías renovables de América Latina.  

El incipiente uso de las nuevas tecnologías permitió a Cuba ahorrar durante el año pasado 31 150 toneladas de petróleo y dejar de emitir más de 100 000 toneladas de dióxido de carbono, de acuerdo con datos del portal digital Inter Press Service.

El mismo portal digital manifestó que, aún cuando en el mundo, durante el 2012 se reportó un aumento en las emisiones contaminantes de un 40 por ciento respecto a 1990, nuestro país disminuyó en un 20 por ciento respecto a igual fecha.

06/03/2014 06:57 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris