Facebook Twitter Google +1     Admin

LA RETROSPECCIÓN PARA ENTENDER EL PRESENTE

20140413171510-encuentro.jpg

Cuatro reporteros cubanos en el aula de primer año de Periodismo motivaron a los estudiantes a pensar el pasado desde la perspectiva del conflicto que trae a la actualidad.

LA MEMORIA DEL HOMBRE COMÚN. Entre las hojas amarillentas de los archivos, las fotos antiguas y la oralidad popular quedan aún hechos, lugares y personalidades de la historia  que han pasado sin la gloria mínima de una mención y con la pena de la desmemoria.  A esos que la subjetividad humana ha juzgado comunes e innombrables es preciso desempolvarles el velo del tiempo, para contar el pasado desde la perspectiva de quienes ayudaron a construir la simiente del presente, sin que sus nombres figuren triunfantes e inconmovibles en el mármol de la gloria. El pasado lunes, 24 de marzo del 2014, nuestra aula se convirtió en un espacio de nuevas dimensiones no porque las paredes se ensancharan o contrajeran burlándose de la física, sino porque la palabra, nuestro instrumento de trabajo, cobró largo, ancho y profundidad cuando los periodistas Pedro García, Karlienys Calzadilla, Julio Batista y Emilio Lázaro Herrera vistieron de realidad y vivencias la teoría del periodismo interpretativo y la retrospección, que han puesto en práctica durante su ejercicio profesional y antes como estudiantes de Periodismo. En el encuentro los visitantes lograron cautivar al auditorio, al punto de producir entre los que escuchábamos el mutismo que caracteriza la expectación del descubrimiento. Dichas ya en tono jocoso y como lecciones aprendidas, los periodistas  contaron algunas de sus vivencias en el difícil empeño de quebrar el silencio histórico y construir la memoria del hombre común. Nos convidaron, en fin, al reto de escribir la crónica del tiempo que otros forjaron, sin dejar más rúbrica que el sudor y la sangre de su sacrificio (JORGE YACER NAVA QUINTERO).

HACER EL PERIODISMO…. RESCATAR LA HISTORIA. En el contexto actual se hace imperante la necesidad de rescatar figuras que tributaron en algún momento a nuestra idiosincrasia o investigar acerca de facetas desconocidas de la vida de otras. El periodismo retrospectivo requiere de una vocación permanente de observar para desentrañar hechos, intenta demostrar que la historia no es una retórica sin consecuencia y que debemos asumirla como una continuidad en el tiempo, siempre existirán tanto aspectos ocultos como nuevas aristas debido a que está escrita desde una visión del tema. En el encuentro realizado el lunes 24 de marzo del 2014, en el aula de primer año de Periodismo, de la Facultad de Comunicación de La Universidad de La Habana, con profesionales de este sector que han tenido que ver de una manera u otra con la retrospección, se debatieron asuntos relacionados con este tema que llama a reflexionar por parte de las nuevas generaciones. En todo momento de esta forma de hacer periodismo se debe explotar lo humano que pueda dar credibilidad a los hechos que se narran. Pedro García, periodista de la revista Bohemia, ha tratado de humanizar a los héroes y hechos con sus escritos. Por otro lado, Karlienys Calzadilla, recién graduada y periodista del ICRT, rescató, cuando era estudiante, la historia, condenada al olvido, del pueblo Las Ovas, en Pinar del Río, y demostró lo valioso de enaltecer a algunas personalidades que estuvieron presentes cuando el país más lo necesitó y, sin embargo, no son recordadas ni admiradas. En el diálogo estuvo presente Emilio Herrera, periodista de Bohemia quien cuando era estudiante dirigió su tesis hacia personajes invisibilizados que dieron lo mejor de sí por la Revolución, sin dejar de mencionar que en su trabajo no solo estuvieron reflejados en la estampa de héroes, sino en aspectos dolorosos y ocultos de sus vidas. Además, Julio Batista, periodista del semanario Trabajadores, nos dejó valiosas lecciones acerca de cómo hacer el buen periodismo, de no dejarse vencer y seguir adelante hasta lograr las metas. De eso se trata nuestra profesión, del sacrificio, la entrega y una gran capacidad para observar y no dejar escapar los pequeños detalles, esos que a veces resultan ser los más valiosos y lo que verdaderamente harán conmocionar al receptor (LISANDRA AGUILAR WONG).

DIÁLOGO RETROSPECTIVO. El periodismo retrospectivo se ha abierto a los estudiantes de primer año de Periodismo como una gran incógnita. Ante una constante duda respecto al tema –lo cual no es responsabilidad de las clases recibidas- debido a la inexperiencia propia de los neófitos periodistas, llegaron al aula egresados de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana de la mano de los veteranos profesores del gremio Iraida Calzadilla y Pedro García, quienes compartieron sus conocimientos acerca del tema en cuestión. Kalienys Calzadilla relató los inconvenientes que le acosaron mientras intentaba rescatar la historia de su pueblo. Emilio Herrera deleitó al grupo con sus curiosas investigaciones acerca de singulares personajes de la historia de Cuba. Julio, irónicamente, se refirió a la parte teórica del periodismo retrospectivo, a pesar de haber dicho en un principio que no gustaba de la teoría y sí de la praxis. Pedro García, un periodista que ha dedicado su obra al rescate de la historia desde las páginas de Granma y Bohemia, llenó de curiosas anécdotas la cita. El periodismo retrospectivo cambió su imagen para los estudiantes, quienes se aventuran ya a buscar las historias perdidas y los héroes olvidados (DARÍO ALEJANDRO ALEMÁN CAÑIZARES).

LECCIONES PARA EL PERIODISMO Y PARA LA VIDA. La clase de Periodismo Impreso del 24 de marzo de 2014 se diferenció de las anteriores, pues a las habituales lecciones teóricas se le sumó un conversatorio lleno de experiencias y jovialidad, protagonizado por tres periodistas recién graduados: Karlienys Calzadilla, Emilio Herrera y Julio Batista, quienes estuvieron acompañados por Pedro García, otro colega de la profesión que goza de muchos más años de vivencias. Durante el diálogo hicimos preguntas y conocimos más de cerca el periodismo desde los consejos de Pedro como tener en cuenta  la población a la que va dirigido el mensaje y aplicar la máxima marxista “Dudo hasta de mí mismo”; las experiencias de Karlienys de cómo rescató desde una perspectiva diferente la historia de su pueblo prácticamente desconocido, demostrando que más importante que una batalla son los sentimientos y recuerdos de los hombres que la protagonizaron; las explicaciones de Julio acerca de cómo lograr que las fuentes respondan a lo que necesitamos o cómo encontrarlas donde menos lo imaginamos; y las simpáticas anécdotas de Emilio sobre todo lo novedoso que encontró en nuestra historia durante su tesis de licenciatura y que evidencia cuántas aristas hay de un personaje histórico que no se muestran por desconocimiento o mero mimetismo (MARIANA BAFFIL LEÓN).

CONVERSACIÓN EN RETROSPECTIVA. Antiguos alumnos, periodistas experimentados y jóvenes en el oficio reunidos todos y dispuestos a brindar sus experiencias en pos de lograr un mejor entendimiento del periodismo interpretativo retrospectivo. Así fue el pasado lunes 24 de marzo cuando tuvo lugar la cita en la Facultad de Comunicación, específicamente en el aula de primer año de Periodismo. Estaban allí Karlienys Calzadilla, periodista del Noticiero Nacional de Televisión, Pedro García, historiador y periodista de la revista Bohemia, Emilio Herrera, quien también es periodista de esa publicación, y Julio Batista, del semanario Trabajadores. Durante la conversación explicaron que un trabajo periodístico sobre una problemática marca un antes y un después. Que el periodismo retrospectivo en Cuba es casi inexistente, hay una necesidad imperiosa de rescatarlo. En los medios de prensa cubanos la historia es subvalorada. Ellos han podido  constatar que en la historia del país los subhéroes casi no existen en la prensa, hay que convertir a los héroes de mármol en seres humanos, con sus virtudes y defectos. Explicaron, además, que la historia es el arma ideológica mas importante de esta Revolución y que explotar lo humano en la historia puede dar mucha credibilidad. El periodismo retrospectivo tiene momentos que aún no han sido explotados. Ofrecieron un conversatorio ameno, lleno de anécdotas y muy instructivo (ALIANET BELTRÁN ÁLVAREZ).

LA MITAD DE ESA SONRISA. La tarde del viernes pasado fue una experiencia jugosa, divertida y reveladora para los estudiantes de primer año de Periodismo no solo en lo que respecta a dicha profesión, también en los valores humanos que hay que poseer para ejercerla. Dicha reflexión se desprende de la amena charla entablada entre recién ingresados a la carrera y recién graduados de ella, con quienes la profesora Iraida Calzadilla Rodríguez concertó un encuentro para que nosotros, sus estudiantes, nos familiarizáramos con la técnica retrospectiva a través de una vía cercana y familiar; una vía que comprendiera cuán inexpertos y erráticos nos sentimos al enfrentarnos a semejantes trabajos. Una vía que demostrara que si ellos pudieron, nosotros también podemos. ¿Qué mejor manera de hacerlo que invitando a sus brillantes y comprometidos ex alumnos, quienes acudieron al  llamado abandonando compromisos personales en algunos casos, y en otros trasladándose desde otras provincias para no defraudar a la que antaño tutorara sus tesis? Los egresados nos hicieron partícipes, desde un punto de vista muy particular, de las vicisitudes atravesadas durante la recopilación de información para elaborar sus trabajos periodísticos y, posteriormente, para honrar el nombre de nuestra profesión con uno que ameritara la lectura. Francamente, al mirarlos pensé en cuán diferente debieron ser un lustro atrás, y me vino a la mente la imagen de desesperación y frustración que, al igual que nosotros, debieron tener cuando contaban nuestros mismos años; pero también la seguridad de convertirme en una hábil periodista si al final de este quinquenio logro la mitad de esa sonrisa de triunfo que ellos ostentaban. De veras fue una grata experiencia y me gustaría que se repitiera. Le agradezco sinceramente a la profesora Iraida por la magnífica idea y a ellos por la gentileza de apartar un poquito de su apretado tiempo para darnos cabida (DAHOMY DARROMAN).

EL BUEN PERIODISMO. El periodismo retrospectivo es como una obra cultural, un espejo para reflejar la vida. Su energía es grandísima, pues permite rescatar a miles de héroes y situaciones del pasado (OANH DINH VAN (OANY).

ACUDIENDO AL PERIODISMO RETROSPECTIVO. En la tarde del 24 de marzo jóvenes y experimentados periodistas sostuvieron un encuentro donde se dio referencia de la retrospección. Para Pedro García es importante tener en cuenta la recepción que tendrá el mensaje; Karlienys Calzadilla decidió aventurarse y dar a conocer su pueblo natal; según Julio Batista lo más importante es acercar la historia a las personas; y Emilio Herrera se convirtió en defensor de Zertucha y otros tantos héroes anónimos. Estas son algunas de las vivencias más impactantes de los visitantes en relación con el Periodismo retrospectivo. Tal vez hayan brindado en este encuentro lecciones únicas de periodismo. Por ejemplo algunas de las frases escuchadas en el aula: "El trabajo periodístico marca un antes y un después, mueve corazones, pensamientos; provoca debate y polémica, si no sucede, el periodismo no cumplió su función”. "Hay que darle una voz a quienes no tenían, hacer más humanos  a los héroes de mármol". "Verificar una y otra vez las declaraciones de las fuentes, contraponer ideas, criterios...". El encuentro con periodistas recién egresados de la Facultad y con voces desde la experiencia, genialmente concertado por la profe Iraida, fue la mejor forma de dar a conocer el trabajo retrospectivo y todo lo que desentraña (CINTHYA GARCÍA CASAÑAS).

LA RETROSPECCIÓN EN EL PERIODISMO. Un encuentro entre distintas generaciones mostró a los más nuevos cómo hacer periodismo retrospectivo. No rendirse ante los obstáculos parece ser una de las máximas más importantes. Debemos tratar de forma profesional a nuestras fuentes, nunca engañarlas. Encontrar el punto medio entre la persuasión y el convencimiento es vital si queremos encontrar toda la información necesaria. No se debe sobrestimar ni subestimar a los entrevistados, ellos pueden cambiar en un momento toda la perspectiva del problema. La investigación es vital, sin ella, podemos pasar como tontos ante el público y los compañeros de labor. Una cosa queda clara, este trabajo es complicado. Se requiere de profesionalidad y seriedad para desarrollarlo. Hacerlo bien no solo nos sabrá a gloria, sino que podría cambiar ese problema que hemos decidido tratar. Seguir los consejos de personas que ya han pasado por la experiencia es una buena manera de empezar (WENDY GARCÍA MARQUETTI).

LA ACADEMIA, SIMIENTE. Las horas desfilaron sin recibir un ápice de atención, porque todos nuestros sentidos se enfocaron hacia cada una de las historias; esas que solo son recordadas cuando vienen del corazón de sus narradores. Y es que cuatro de ellos, periodistas de profesión, tomaron asiento en la tarde del lunes en el aula de primer año de Periodismo, de la Facultad de Comunicación en la Universidad de La Habana, para dejarnos huellas sobre la interpretación. La odisea de Karlienys Calzadilla Padilla para lograr rehacer la historia de su pueblo natal, Las Ovas, provincia de Pinar del Río, sobresalía en nuestras calurosas y atentas libretas de anotaciones. La periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana enfatizó en una de las principales funciones del Periodismo, remover corazones, y comentó que ella conoció profundamente la interpretación en una asignatura optativa, pues la enseñanza de dicho género iniciaba en el plan de estudios de la carrera. Asimismo, Julio Batista Rodríguez, destacó la importancia de la selección eficaz de las fuentes de información. Perenne aficionado al deporte, el actual reportero del semanario Trabajadores contó sobre sus difíciles momentos de estudiante universitario y avecinó las espinas a enfrentar en los próximos años en la Facultad. Además, Pedro García conversó sobre sus experiencias junto a nuestra profesora de Periodismo Impreso, Iraida Calzadilla. El veterano miembro de la revista mensual Bohemia, alertó sobre algunos de los problemas presentes en la profesión, por ejemplo, que no se conoce cómo recibe la noticia el lector y qué características posee este. El encuentro lo finalizó con broche de oro, Emilio Lázaro Herrera Villa. El también periodista de Bohemia,  habló con pequeñas dosis de humor sobre las desconocidas anécdotas que nos acercan y enamoran de la historia y en especial de sus héroes. Así, enseñanzas detrás de cuentos, llenaron el poco tiempo de la cita y demostraron que la academia es la simiente de un futuro profesional (ROGMARY GARCÍA SÁNCHEZ).

UN PERIODISMO DESDE EL PASADO. El periodismo retrospectivo muestra una notable ausencia en nuestros medios de prensa. Con esta premisa se introdujo un análisis de experiencias  a partir de la variedad generacional y temática de un grupo de periodistas que asistieron este lunes a un encuentro con estudiantes de primer año de la carrera de Periodismo. A Emilio Herrera, Karlienis Calzadilla, Julio Batista y el profesor Pedro García agradecemos la dedicación por el rescate de patriotas e historias anónimas, muchas veces más bellas e interesantes que las escritas en mármol. Es la búsqueda incansable, con el respaldo de sólidas fuentes, la guía invariable en una profesión que tiene por objetivo la construcción diaria de las realidades sociales. Estamos llamados a romper la inercia editorial en periódicos, radio, televisión, etc. En función de hallar ejemplos imitables en los héroes y no encumbrados e inalcanzables (ADIEL GUEVARA).

EL PERIODISMO RESCATA LA RETROSPECCIÓN. El 24 de marzo del presente año sostuvieron encuentro estudiantes de primer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana con periodistas cubanos, donde abordaron el tema de la retrospección en el ejercicio profesional. En esta ocasión, la profesora de Periodismo, Iraida Calzadilla, invitó a compartir con sus estudiantes de primer año a los periodistas Pedro García, Emilio Herrera, Julio Batista y Karlienys Calzadilla, quienes hicieron una breve exposición desde sus experiencias personales sobre la retrospección. Entre los temas tratados destacaron el uso de las fuentes no documentales como una de las más complejas formas de obtener la información. Explicaron la importancia de corroborar sus declaraciones, y de contrastarlas con otras fuentes (documentales y no documentales) para probar la veracidad de sus declaraciones. Compartieron anécdotas que ilustraron la necesidad de una minuciosa investigación para realizar el trabajo con la mayor calidad. Apuntaron que la retrospección requiere de mucho tiempo por su cualidad de historia que continúa “arrojando luces al presente”, como explicó la profesora Iraida Calzadilla. Fue un fructífero encuentro. Quedaron aclarados temas teóricos desde una visión más práctica del periodismo retrospectivo. Conocimos barreras a las que se tiene que enfrentar un periodista que emprende una investigación. Pero la mayor enseñanza fue la importancia de trabajar la historia desde un punto de vista diferente. La profesora Iraida Calzadilla, aboga desde la Academia por rescatar los temas históricos, vistos desde el humanismo de sus personalidades. La realización de trabajos retrospectivos es una de las prácticas que, desde el primer año de la carrera, ofrece a sus estudiantes (WALKIRIA JUANES SÁNCHEZ).

HÉROES DE CARNE Y HUESO. Esta vez el historiador no era el hombre de las canas que busca agitado sus espejuelos de leer, no  era el señor con camisa  fina y lenguaje medido para articular cada oración: esta vez era un chiquillo delgado con zapatillas deportivas que saltaba rabioso al recordar algo que le indignó o reía cuando la ocasión demandaba carcajadas. Así es Emilio: un libro grueso con letras pequeñas que apuesta por los héroes altos de 1.80 y por los de 1.65, por el que recibió 27 impactos de bala y el que curó cada herido, el que tuvo diez mujeres o se emborrachó en la manigua para llenarse de valor. En fin, Emilio apuesta por héroes humanos. Es fascinante ver un joven con tanto cariño hacia la historia, con la inquietud de investigar, de ser útil. Creo que deberíamos predicar ocasiones como aquel encuentro, porque en ellos es donde mejor se aprende: Emilio, quizás sin pretenderlo, me inclinó más hacia la Historia, en unas horas, que varios profesores en muchos años (ELIANYS JUSTINIANI PÉREZ).

SALVAR EL PASADO. Hoy la historia se revela de manera diferente (al menos para mí), ya no es “la misma de siempre”, o el hecho tedioso que estudio desde la primaria. Hoy la historia cobra personalidad, tiene nombre, cuerpo, alma. No se queda en la superficialidad de “lo conocido”, sino que llega a la profundidad de aquello que aún falta por conocer. Hace poco no pensaba así, pero me he dado cuenta que la retrospección es una forma completa de ver la vida. ¿Por qué no indagar sobre el pasado rico en fechas y acciones valerosas, que quedan en la memoria de unos pocos? ¿Por qué no rescatar del olvido a aquello(s) que ha condicionado el contexto en que hoy nos desenvolvemos? No basta con saber de memoria las fechas, ni conocer unos pocos aspectos de la importancia histórica de un hecho relevante. Se necesita más, sobre todo, más interés. Y es precisamente eso a lo que estamos llamados los estudiantes de Periodismo: a entretejer anécdotas y a convertir el pretérito en presente. Parte de ese nuevo afán se lo debemos a la asignatura Periodismo Impreso y al interés de la profesora Iraida Calzadilla de acercar a los “pinos nuevos” a la retrospección. También nos condujeron por ese camino -al participar en un encuentro con nosotros el lunes 24 de marzo- jóvenes periodistas de distintos medios del país: Karlienys Calzadilla, del Instituto Cubano de Radio y Televisión; Julio Batista, del semanario Trabajadores; y Emilio Herrera, de la revista Bohemia; acompañados del talento del consagrado amante de la historia Pedro García, también de la revista más antigua de Cuba.  A ellos les agradecemos el habernos forjado en el interés por salvar el pasado (MONICA LEZCANO LAVANDERA).

EXPERIENCIAS RETROSPECTIVAS. Cómo hacer periodismo retrospectivo es la pregunta que se realizaban a diario los estudiantes de primer año de Periodismo, el hecho de ser aún pichones les impedía volar. La profesora Iraida Calzadilla explicaba “al dedillo” los pormenores de esta especialidad, pero era necesario algo más práctico. El lunes el sol salió para iluminar con su luz a los principiantes, cuatro periodistas, quienes han incursionado en el periodismo retrospectivo, hicieron llegar a los jóvenes muchas de las experiencias en estos trabajos investigativos, muchos de ellos de corte histórico. Los cuatro salvadores fueron los periodistas Karlienys Calzadilla, del Noticiero Nacional de Televisión, Julio Batista, del semanario Trabajadores, y Pedro García junto a Emilio Herrera, ambos de la revista Bohemia. Ellos, con su experiencia,  les obsequiaron a los estudiantes las herramientas para crear una investigación de corte retrospectivo. Contaron cómo saber a quién ver, dónde buscar, a quien entrevistar y los métodos para hacerlo. Les contaron sobre los obstáculos a rebasar durante la búsqueda de información. Lo más interesante del hecho es que se realizó como una conversación entre amigos, rebasó la formalidad y se fundió de confianza. Algo como una conferencia se convirtió en un conversatorio amistoso y para nada aburrido. Este humilde autor quedó encantado con las historias que escuchó, además, consiguió un tesoro muy buscado por él, un libro de historia real y no una fría como en los libro de texto tradicionales. Tras el rastro del silencio, de Emilio Herrera, cuenta la vida de héroes olvidados o subhéroes.  Ejemplares como este acercan al lector mucho más a la verdad y son más entretenidos, nos muestran personas, no dioses, en los cuales ven imperfecciones que no opacan sus perfecciones en la entrega por un ideal. Termino estas líneas con un agradecimiento a estos colegas que compartieron con nosotros y nos tendieron su mano amiga, para ellos toda mi admiración y el deseo de volver a dialogar sobre sus experiencias (ALAIN MIRA LÓPEZ).

PERIODISMO, CARRERA DE INVESTIGACIÓN Y VIAJE.  A veces, sólo investigar no es suficiente, pues puede comprender una o dos situaciones y no más; hay que viajar mucho para colectar más información. El periodismo es una carrera muy necesaria (LINH NGUYEN HOAI).

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA. Escuchar los consejos de quien tiene más experiencia es sumamente necesario, pero algunos, como yo, tienen cierto prejuicio a hacerlo, porque consideran que en aventurarse está la clave del éxito, no siempre logrado, pero jugoso si se alcanza, pues el riesgo le da este sabor. Como me incluyo en esa lista, no me pareció especialmente interesante el encuentro que la profe Iraida nos anunció. En este punto gané mi primera experiencia nueva: no crear expectativas negativas basadas en un prejuicio. Y saqué esta conclusión, pues el conversatorio del lunes, 24 de marzo, que no me parecía interesante, lo fue y mucho. El experimentado periodista e historiador Pedro García y los recién graduados Karlienys Calzadilla, Julio Batista y Emilio Herrera nos contaron sus experiencias en un camino tan poco recorrido y olvidado como es el periodismo retrospectivo. Sin sermones que lejos de enseñar, aburren, con el lenguaje fácil de quien conoce lo que dice y ama lo que hace, estos cuatro jóvenes nos compartieron esas historias que ensalzan el camino de todo profesional. Le agradecemos enormemente el gesto de haber venido a compartir con nosotros lo que saben. Estoy seguro que a muchos, me incluyo nuevamente, nos enseñaron un par de cosas nuevas, necesarias e interesantes (JOSÉ MANUEL PÉREZ GONZÁLEZ).

EL BLANCO DE HISTORIAS ESCONDIDAS. El periodismo retrospectivo es sin duda una de las mejores opciones para rescatar la historia muchas veces perdida. Cuando hablamos de historia siempre resaltan las grandes figuras que marcaron el destino del país, pero detrás de cada batalla, cada héroe, cada victoria siempre están los que se quedan en el recuerdo de los momentos que fueron participes, de innumerables acciones que hoy sobreviven por ellos; sin embargo, quedan como lo que fueron: héroes silenciados, patriotas del infortunio. Nuestros pueblos siempre son el blanco de historias escondidas y muchas veces de la gran historia que no conocemos, así sucedió en Las Ovas, donde una Karlienys Calzadilla rescató la historia de su pueblo que se encontraba perdida, nunca investigada en profundidad. Enfocarnos siempre en la noticia, en lo que podemos lograr cuando la damos en el momento indicado y con la precisión necesaria, lograremos hacer un periodismo mas acorde al tiempo en que vivimos (CLAUDIA PÉREZ VILA).

PORQUE RECORDAR VALE LA PENA. Este lunes un grupo de ex estudiantes de Periodismo, graduados en el período lectivo 2012-2013, asistieron a un intercambio planeado por su profesora Iraida Calzadilla, con los nuevos pupilos. Entre risas e historias,  compartieron durante poco más de una hora sus experiencias de la carrera y del tiempo que han trabajado en los medios, como profesionales graduados. Ellos son Karlienys Calzadilla, periodista del Sistema de Televisión, el historiador y periodista de la revista Bohemia, Pedro García, Julio Batista del semanario Trabajadores, y Emilio Herrera, también de la revista Bohemia. Tras el rastro del silencio es el libro que surgió como resultado de la labor de investigación retrospectiva realizada por Emilio durante el quinquenio universitario y resultó fruto valioso que utilizó como tesis, cuyos tutores fueron precisamente la Doctora Iraida Calzadilla y el Licenciado Pedro García, valiosa historia bien contada, a la que hizo alusión Emilio durante casi todo su intervención. Karlienys también contó la experiencia dentro del periodismo retrospectivo al hacer el reportaje investigando la historia de su olvidado pueblo, y es que alguien le dijo una vez que en Las Ovas no había ningún día especial para festejar, y por eso, ella decidió demostrar que no tiene un día, sino todos los días del año para festejar y hoy cuenta que es este uno de los trabajos periodísticos que realizó como estudiante que más satisfacción le causa. Así también el profesor Pedro y Julio hicieron alusión a la importancia de esta variante periodística un tanto olvidada por nuestros medios masivos de comunicación y, sobre todo, en la prensa impresa, alertando el peligro que representa para todo pueblo olvidar su historia. Con la satisfacción que representa ver lo que podremos ser mañana, los pinos nuevos, los pichones de periodistas, agradecieron a todos su presencia, así como el simple hecho de hacerles ver con el ejemplo materializado, lo que puede y debe ser un periodismo verdaderamente profundo y consciente de que su labor retrospectiva es necesaria porque recordar vale la pena (YOHANDRA PORTELLES QUEVEDO).

AGRADECIMIENTO. El hecho de haberme levantado con el pie izquierdo es irrebatible, pero ni rompí un espejo, ni me crucé con un gato negro, ni pasé por debajo de ninguna escalera. Eso sí, indiscutiblemente fue un lunes. Cuando pienso, ¿por qué esa fijación mía con los lunes?, ¿por qué siempre me pesan tanto? Invariablemente me siento Sísifo arrastrando la roca. Tengo que acabar de meterme en la cabeza que para todo viernes hay un lunes como para todo julio un septiembre. Si además le añadimos el calor de nuestro invierno, la guagua que no llega, ahora viene repleta, ¿y si llego tarde y no me dejan entrar? qué estrés. Pa’ rematar, la profesora se siente mal, me cambia de puesto para la primera mesa, y anuncia que la clase va a ser interrumpida por una charla, con unos periodistas cuyos nombres no han sido revelados. Me empiezo a asustar, odio las conferencias clasiconas con mucha teoría y poco entendimiento. Menos mal, ya llegaron, parecen chéveres. Son Pedro García, Karlienys Calzadilla, Julio Batista y Emilio a secas. Pedro nos alerta sobre la recepción que pueden tener los trabajos, las sorpresas que nos llevamos al investigar profundamente dicho tema, o no tan profundamente, basta consultar los resultados de determinada encuesta, eso sí, tenemos que tener claro al publico que están dirigidos nuestros trabajos. Pedro adereza todas estas explicaciones con un fino sentido del humor y las anécdotas de quien ha vivido el periodismo en primera persona durante varios años. Karlienys nos habla apasionadamente de su pueblo, Las Ovas, un lugar olvidado en Pinar del Río que tan siquiera tiene fiestas populares, pero un lleno de maravillas y que llego a imaginar quizá como un Macondo sin magia, aunque repleto de cuentos asombrosos, esta imagen es sin dudas consecuencia de escuchar la historia del hombre y la bandera del 26 de julio, sin dudas digna de la mas prodigiosa imaginación. Julio comenta sobre las fuentes, que se niegan a dar información, que no quieren contar. No han pasado cinco días y ya choqué con la realidad, por lo menos no me cogió desprevenido. También me doy cuenta de lo que indico, los protagonistas del periodismo, al menos del retrospectivo, no somos nosotros, son las fuentes, que triste se torna este oficio de vez en cuando. Faltaba Emilio sin apellidos, el cuarto al bate. De entrada bateó home run, dejándonos boquiabiertos con eso de las redes… Óyeme, una cosa es humanizar al héroe y otra es… Muchas curiosidades históricas traía bajo la manga, muchos son los héroes anónimos que nos fueron descubiertos, sin duda tienen poco espacio en los medios estos temas y, si causan la cuarta parte de interés en los lectores del que causaron en este grupo de Periodismo, no quiero ni pensar en la cola de los estanquillos. Juro que llegué a valorar cambiarme para la carrera de Historia, sin duda siempre fue mi gran pasión y entre Emilio y Pedro la despertaron otra vez. No queda más que agradecer a estos cinco periodistas por ayudarme a olvidar a la roca, a Sísifo y hasta que era lunes y me había levantado con el pie izquierdo (MARIO LUIS REYES).

EL RESCATE DE LA HISTORIA. Uno de los pilares más fuertes en los que se ha sustentado nuestro país para seguir adelante en medio de adversidades, ha sido el estudio de la historia nacional. Pienso que para lograr nuevas conquistas en el futuro debemos recordar lo que otros han conquistado en el pasado. Precisamente a eso nos ayudó el encuentro del pasado lunes con periodistas que gustan del rescate del tesoro más grande de un país, su historia. Oír a los profes hablar de Periodismo retrospectivo, de identidad nacional y de la necesidad de rescatar hechos y figuras de trascendencia que poco a poco han ido quedando en el olvido, es motivador. Charlas como estas incentivan a uno a verse obligado a investigar para conocer, para desarrollar los conocimientos acerca de estos llamados sub-héroes y para resaltar figuras que se merecen un lugar en nuestra memoria colectiva. Ya decía un escritor que por el polvo de los libros de historia de sus bibliotecas se podía medir la cultura de ese pueblo. Ojalá seamos capaces de rescatar esa historia de tantos tan valerosos, con el único fin de ser fieles a la idea martiana de que Honrar honra (JOSÉ ANTONIO RIGUAL DÍAZ).

INTERCAMBIO GENERACIONAL. Este lunes 24 de marzo, un cuarteto de periodistas encabezado por el también profesor de Historia, Pedro García, intercambiaron experiencias profesionales con el grupo de primer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Los recién graduados Karlienys Calzadilla, Julio Batista y Emilio Herrera acompañaron al mencionado historiador en una agradable charla de hora y media que sostuvieron con sus futuros colegas de gremio. Los nuevos estudiantes de la Educación Superior no dejaron escapar ni la más mínima anécdota contada por estos periodistas de generaciones precedentes. Los invitados expusieron sus criterios técnicos de la carrera dotando de especial importancia a las fuentes informativas que rigen el trabajo periodístico (DAVID RODRÍGUEZ SÁNCEZ-GALARRAGA). 

UNA HISTORIA RESCATADA, UN PERSONAJE DESCONOCIDO. A ocho kilómetros de Pinar del Río, Las Ovas es un pueblo pequeño y prácticamente desconocido. A Karlienys Calzadilla, le incomodaba una interrogante: ¿Por qué en su pueblo no se hacían fiestas populares?  De sus indagaciones resultó que en ninguno de los 365 días del año había tenido lugar un acontecimiento por el cual  celebrar, según las autoridades del municipio pinareño. Sin embargo, solo con los testimonios de las memorias más antañas,  con dotes de periodista logró reconstruir un pasaje de la historia  cubana en Las Ovas. Emilio Herrera, periodista de la revista Bohemia, por un momento creyó escuchar las locuras de un hombre, quien decía haber visto los detonantes de la explosión del vapor  La Coubre; hasta que se convenció de estar entrevistando a un personaje desconocido que también escribió una línea de la historia de Cuba. El periodismo retrospectivo nos brinda la posibilidad de convertirnos en descubridores de historias enterradas en unas pocas memorias. Cuántos personajes anónimos han muerto sin que en su epitafio esté la palabra héroe, o cuántas pequeñas hazañas no se leen en los libros de Historia de Cuba (ADRIANA B. ROSA PERALTA).   

IMPARTEN PROFESIONALES CONFERENCIA SOBRE PERIODISMO RETROSPECTIVO. Cuatro profesionales de la prensa cubana impartieron en la sede de la Facultad de Comunicación de Universidad de La Habana una breve conferencia sobre el oficio periodístico y su visión retrospectiva de la realidad a los estudiantes de primer año de esa carrera. Pedro Antonio García y Emilio L. Herrera Villa, ambos periodistas de la revista Bohemia, Karlienys Calzadilla, del Sistema de Televisión Nacional, y Julio Batista, del diario Trabajadores, compartieron sus visiones sobre la escasa presencia de los géneros de opinión e interpretación en las publicaciones del país. Los primeros minutos vinieron acompañados de la tensión cotidiana, ellos, nerviosos ante el público y nosotros renuentes a un posible sermón sobre la histórica función de los comunicadores. Sin embargo, para sorpresa de todos, la tarde avanzó entre relatos de las más disparatadas experiencias laborales hasta las más comprometidas. Cada tesis que plantearon los ponentes surgía de una anécdota, de la satisfacción de una faena sacrificada que se disfruta. “Duda hasta de ti mismo”, “No te rindas cuando se cierren las puertas”, fueron algunos de los consejos que le siguieron a cortas disertaciones sobre las estrategias de fuentes en el periodismo interpretativo y la importancia de la investigación en los reportajes retrospectivos (ZULEMA SAMUEL DEL SOL).

UN VIERNES EN LA TARDE. Pasadas las 2:00 pm del viernes me preparaba, junto a mis compañeros, para una charla acerca de la retrospección con un grupo de jóvenes recién graduados de la Facultad. Para ser sincera, entre el cansancio, los deberes y la hora extenuante, el encuentro me parecía un poco aburrido. El tiempo era eterno, el reloj había sufrido un paro en las tres en punto. ¡Llegaron los invitados! La profesora Iraida Calzadilla los presentó uno a uno dejando ante nuestros ojos las imágenes de excelentes profesionales. Esta será la tarde más larga de mi vida, pensé inmediatamente después de la presentación, todo parecía indicar que tendríamos dos horas más de lo mismo. Tres de los presentes fueron alumnos de Iraida y estrenan la profesión, mientras que el cuarto participante, contemporáneo con la profesora, representaba la experiencia laboral en los medios. La primera en hablarnos fue Karlienys Calzadilla, nos contó acerca de uno de sus trabajos, el cual dedicó a la olvidada historia de su pueblo Las Ovas, Pinar del Río, donde logró rescatar el protagonismo de este municipio en las luchas revolucionarias. Luego tuvimos un poco de práctica en voz de Pedro García, primero periodista de Granma y ahora de la revista Bohemia, quien para mayor sorpresa llegó a cautivar mi atención con la problemática televisiva de nuestros días. Sin percatarme, olvidé el reloj, el transporte, la casa y me adentré en el tema. El siguiente fue Julio Batista, quien nos demostró que la carrera no es para conformistas, en la época de universitario, precisamente su trabajo de retrospección convenció a Iraida de hacer algo diferente en la evaluación y obtuvo además de buena calificación grandes resultados con ello. El último, pero no menos importante, fue Emilio Herrera, quien según la profesora se caracteriza por ser callado, de lo cual no dio ni la más mínima muestra. Con Emilio los minutos se fueron volando, en menos de cinco segundos se convirtió en uno de nosotros, nos habló sobre la tesis y su afición por la historia, al principio lo creí un poco loco. Un muchacho que por pura voluntad se la pase estudiando  tradiciones de cientos y miles de años atrás no es algo que se encuentra al doblar de la esquina. Lo que pasa es que él no se detuvo a repetirnos lo mismo de siempre, fue original, evidenció que la vida no es en blanco y negro, que no hay villanos del todo malos, ni héroes completamente buenos, todos somos humanos, y esos personajes de leyenda antes de convertirse en estatuas de mármol fueron personas de carne y hueso. Lo que en un inicio se tornaba tedioso, por la hora, el día, entre otros inconvenientes, se convirtió en una tarde reconfortante y emprendedora, algo para recordar y repetir (IRELYS DE LA CARIDAD SERRANO ACOSTA).

PERIODISTAS APORTAN SUS CONOCIMIENTOS SOBRE LA RETROSPECCIÓN. Pedro García, Emilio Herrera, Julio Batista y Karlienys Calzadilla, periodistas de dos generaciones, tuvieron un encuentro con los alumnos de  primer año de esa especialidad para conversar este lunes sobre el periodismo retrospectivo. Los datos curiosos contados por Emilio Herrera sobre figuras de la Historia de Cuba de la guerras de 1868 y 1895 casi desconocidas, captaron el interés de los estudiantes, además de su forma amena de relatar brevemente cómo rescató a estas personalidades en su tesis de grado. Pedro García, Bohemia, explicó la necesidad de crear un centro de investigación sobre recepción en Cuba, con el cual la prensa de nuestro país podría conocer cómo la población recibe sus contenidos y tener en cuenta a qué personas les interesa un mensaje o no. Julio Batista, de Trabajadores, manifestó que para realizar una indagación retrospectiva es esencial el acceso a las fuentes, buscar los contrastes. El rescate de la historia de Las Ovas, pequeño pueblo en Pinar del Río, fue el tema principal en la plática de Karlienys Calzadilla. Ella mostró la importancia de las fuentes empíricas cuando no abundan las documentales. En este caso, la profesional se apoyó en la información brindada por los ancianos de la localidad y sus familiares para escribir un reportaje sobre los actos realizados por los pobladores en apoyo a las guerras independentistas. El encuentro terminó con una fotografía de los invitados junto a los alumnos e Iraida Calzadilla, la profesora del grupo. Fue un encuentro instructivo y memorable porque aportó a la clase vivencias útiles de periodistas para los que en un futuro ejercerán la profesión (LAYDIS SOLER MILANÉS).

REDESCUBRIR DESDE EL PERIODISMO. Cambiar perspectivas, abrir miradas, bajar a los hombres de los pedestales en donde los ha colocado la humanidad, descubrir a los héroes olvidados… A todas esas misiones y unas cuantas más nos llama el periodismo interpretativo retrospectivo. Pero a pesar de haberlo estudiado antes en las clases del semestre, el encuentro con los periodistas Pedro García, Emilio Herrera, Karlienys Calzadilla y Julio Batista nos sirvió para reafirmarlo con creces e incluso con entusiasmo. Con más o menos años de experiencia, los visitantes recorrieron sus anécdotas, encuentros y desencuentros con este peculiar y poco tratado tipo de periodismo. Para nosotros, periodistas en ciernes, descubrir no solo una forma nueva de ejercer el oficio, sino unos cuantos secretos escondidos entre las páginas de la historia, fue un acercamiento diferente a una profesión que se renueva bastante a menudo, pero que parte de un único principio: informar. Tal vez sea esta la mejor forma de enamorarse de un oficio tan tergiversado. Escuchar a otros enamorados de la profesión, de la investigación, de la interpretación y de paso, de la retrospección (ANIA TERRERO TRINQUETE). 

MÁS QUE UNA CONVERSACIÓN… Nosotros, los estudiantes de primer año de Periodismo, tuvimos la oportunidad de intercambiar con periodistas de la revista Bohemia, el semanario Trabajadores y el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, el 24 de marzo. Durante dos horas de conversación, nos enseñaron sus experiencias en la realización de sus trabajos, especialmente notas y reportajes. A través de ese compartir, sentimos el amor por la carrera que escogimos y respetamos a las personas. Podemos conseguir más conocimientos de la realidad y mejorar las habilidades para realizar los trabajos. Sin duda, es una oportunidad preciosa para los estudiantes de Periodismo (VI TRAN KIM TUONG).

ANÉCDOTAS CONMOVEDORAS. El lunes tuvimos una conferencia en el aula uno de la carrera de Periodismo. Me gustó mucho la reunión porque había muchas ideas buenas y también muchas cosas interesantes. Los periodistas invitados hablaron sobre su experiencia en la carrera y como fue su trabajo redactando notas interpretativas. También explicaron sobre el periodismo interpretativo y además ellos comunicaron la experiencia de escribir y hacerse periodista. En la conferencia hubo muchas anécdotas conmovedoras de los periodistas de la revista Bohemia, como cuando fueron a hacer la nota con el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro. Fueron tiempos muy difíciles, pero las personas eran muy valientes, y amantes de su trabajo. Gracias a la conferencia por regalarnos un testimonio de amor y sacrificio por la profesión (NGA TRAN THU).

IMPORTANCIA DEL PERIODISMO RETROSPECTIVO. El día 24 de marzo tuvimos el honor de conversar con jóvenes graduados de la carrera de Periodismo. Hablamos sobre la importancia del periodismo retrospectivo, que no es más que darle un giro humano a nuestra historia, a nuestros héroes, desmitificarlos y presentarlos ante el mundo como fueron, seres humanos. Es buscar desde el pasado el conflicto latente. Julio Batista, periodista del semanario Trabajadores, habló de cómo hacer un mejor periodismo, que las nuevas generaciones podemos hacer un trabajo valioso. Karlienys Calzadilla, recién graduada y reportera del ICRT, “salvó la historia de su pueblo”. La localidad de  Las Ovas, en Pinar del Río, era un pueblo sin historia y sin fiestas populares. Ella, en una minuciosa investigación, demostró que ese lugar tenía un poquito de historia cada uno de los días del año y que merecía que sus pobladores la conocieran. También, Pedro García, periodista de la revista Bohemia, ha tratado de humanizar a los héroes y hechos con sus escritos, además de dar a conocer a aquellas personas que han luchado por nuestro país y no han obtenido un reconocimiento más mediático por parte de la historia y no son prácticamente recordadas (LEANNY VISTEL PÉREZ).

RESCATAR HECHOS Y PERSONALIDADES  OLVIDADOS. Este lunes, 24 de marzo del 2014, nuestra clase de Periodismo Impreso fue diferente, porque tuvimos un encuentro con periodistas dedicados a escribir sobre la historia de Cuba. Jóvenes y experimentados reporteros de la prensa cubana compartieron más de una hora hablando sobre sus experiencias profesionales. Ellos nos contaron del periodismo retrospectivo y de cómo mediante él se pueden rescatar hechos y personalidades  olvidadas, sin las cuales la realidad sería otra. Explicaron que son muchos los obstáculos  que se deben vencer para encontrar la información y reconstruir los acontecimientos. Destacaron la importancia de contar el pasado de una manera que lo haga cercano a la gente. Fue un encuentro muy agradable (PHUONG VU LAN (OLIVIA).

13/04/2014 10:15 islalsur #. Entre colegas


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris