Facebook Twitter Google +1     Admin

VERDAD O FICCIÓN, LEYENDA DEL DORADO

20140424153853-jacero.jpg

Es catalogada como un misterio. Su representación se encuentra en el Museo del Oro de Bogotá.

JEIMY LEANDRA ACERO MARÍN,
estudiante de tercer semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Bogotá.

En el Museo del Oro en Bogotá, se encuentra una balsa de la famosa leyenda El Dorado, que atrae a turistas y colombianos de todas partes del país para saber sobre la historia representativa de los antepasados de la tribu muisca en la época precolombina.

La leyenda cuenta que el líder de los muiscas se bañaba en oro en la laguna de Guatativa, haciendo una ofrenda a la diosa de la laguna del mismo nombre; el cacique se llamaba el Zipa.

Es ahí donde empiezan a traer a varios exploradores, saqueadores, arqueólogos de todas partes; desde Europa venían buscando una ciudad bañada en oro. Hubo exploradores que en su misión terminaron perdidos en las densas selvas colombianas, dando así mucho más misterio a la leyenda del Dorado.

Sin embargo, los colonizadores se llevaron muchos artículos elaborados en oro puro por los indígenas colombianos y también piezas de cerámica, otros metales preciosos, pertenecientes a las culturas precolombinas de todas partes del país.

Se dice que existía contrabando en los puertos de Santa Marta y Cartagena de Indias, donde los buscadores del tesoro de la leyenda saqueaban a los barcos para luego vender todas las piezas que hacen parte de la historia; en la contemporaneidad, en Europa se han recuperado muchas piezas de la leyenda, pero de igual forma también otras han desaparecido para  siempre.

El Museo del Oro se fundó en 1937, en la ciudad de Bogotá, y la primera pieza que adquirió fue un poporo de oro de la cultura Quimbaya colombiana. El Banco de la Republica, encargado de la administración del museo, empezó a incentivar conciencia en la sociedad colombiana para que todas las piezas de la época precolombina fueran protegidas y alejadas de las personas llamadas guaqueros (que se encargan de excavar y saquear tumbas indígenas), con el fin de que las piezas estén a la mano de los que quieran conocer un poco más la época precolombina.   

Actualmente el Museo del Oro cuenta con una de las colecciones más importante de América y que representa con orgullo las piezas prehispánicas de Colombia.

En cada sala del museo hay espacios que muestran videos que relatan las historias de las colecciones y las piezas más valiosas como el poporo y la balsa de la leyenda conocida como El Dorado.

Pie de foto: Más allá de la leyenda: el misterio.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris