Facebook Twitter Google +1     Admin

POR UN AMBIENTE TRANQUILO Y SALUDABLE

20140424154243-mariana.jpg

En el reparto Nuevo Vedado, miembros del CDR No.1 lideran un proyecto comunitario para convertir un área ociosa en parque recreativo y de estancia.

Texto y foto:
MARIANA BAFFIL LEÓN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Con el propósito de rescatar un área yerma y convertirla en parque, manteniendo las características urbanas de la zona, trabajan los miembros del CDR No.1 Armando Valdés Quesada, en el reparto Nuevo Vedado, del municipio Plaza de la Revolución, La Habana.

La iniciativa tuvo su origen en 1998 cuando los habitantes de la zona plantearon la idea en el CDR y  los vecinos Vicente Lanz y Juan García, arquitectos, realizaron el diseño. Ambos coincidieron en bautizar el parque con el nombre Los Amigos, teniendo en cuenta las opiniones y acuerdos de los cederistas.     

El proyecto comunitario, ubicado entre Calle 38, Edison Sur, Avenida del Bosque (Barranco) y Edison Norte, consta de área infantil y gimnasio biosaludable; anfiteatro para conciertos, conversatorios y espectáculos de diversas índoles, y una zona de estancia destinada a juegos de mesa y otras actividades que requieran menos espacio.

Al principio, el terreno era roca viva, por lo que los vecinos gestionaron el depósito de más de 20 camiones de capa vegetal, conformando así las tres grandes terrazas donde posteriormente ejecutaron las áreas del plano, también sembraron más de 50 posturas de árboles y realizaron labores esporádicas de limpieza que, con el tiempo, fueron languideciendo hasta paralizarse.

En el 2009 la comunidad retomó la idea y Juan García actualizó las gestiones con el Instituto de Planificación Física de la provincia, pero ante las demandas de los inversionistas se volvió a detener su desarrollo.

A pesar de las vicisitudes para el logro del proyecto, las mujeres de la zona comenzaron a practicar Tai Chi en la parte superior del terreno, luego de aplanarse la superficie con ayuda de algunos vecinos; además, reiniciaron los trabajos voluntarios en el área, destacó el arquitecto Juan García.

En 2012 detuvieron el desarrollo de esta práctica, debido a la ubicación de dos depósitos de basura en el frente colindante con la calle 38, que trajo consigo la acumulación de escombros, desperdicios de poda y otros desechos; de ahí que uno de los objetivos del plan sea erradicar esta situación.

Ese año el CDR retomó el empeño, y asumió los trámites el delegado de la circunscripción, Alejandro Álvarez Valcárcel: “Actualmente esperamos que Servicios Comunales defina si el sector está considerado como parque recreativo y de estancia, de ser así, la entidad asumiría la legalización; de lo contrario, lo haría la comunidad”.

El entorno boscoso y apartado caracteriza la zona, por tanto, con la realización de este proyecto la comunidad contará con un lugar de esparcimiento que utilicen desde niños hasta adultos para jugar, divertirse y relajarse, porque los lugares donde no realizan este tipo de trabajos terminan convirtiéndose en basureros, opinó Karelia Sopena, vecina del barrio.

Pie de foto: Los trabajos voluntarios realizados por el CDR contribuyen a mantener el área cuidada.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Por qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide normal (Pirámide normal modificada).



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris