Facebook Twitter Google +1     Admin

FRASCOS QUE HACEN HISTORIA

20140424154951-olivia.jpg

La droguería Johnson posee una colección de más de 700 botellas farmacéuticas; un día fue la más grande de Cuba y hoy ocupa la segunda posición después de un incendio en el año 2006.

Texto y foto:
PHUONG VU LAN (OLIVIA),
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Una colección de más de 700 frascos farmacéuticos, la segunda más grande de Cuba y en gran parte original, atesora la droguería Johnson (actual Museo de Farmacia), ubicada en la calle Obispo, No. 260, esquina Aguiar, en la Habana Vieja. Su historia trágica, debido a un fuego ocasional, la diferencia de otras boticas del país.

Los frascos blancos son exhibidos en los dos pisos de un gran estante de madera preciosa que recorre las paredes interiores del museo y la mayor parte de las piezas son de cerámica, las cuales fueron empleadas para almacenar durante prolongado tiempo ingredientes ciento por ciento naturales como spirulina y miel

Algunas botellas de cristal se utilizaron en el laboratorio para producir medicinas y perfumes a base de flores, y también fueron inventados o importados jabones perfumados de Inglaterra, Alemania y otros países de Europa.

Cada frasco tiene una simbología distinta, entre ellas, palmas, copas, nombres de las farmacias antiguas habaneras, la nomenclatura de las sustancias e incluso la figura de Hipócrates, importante médico de la antigua Grecia.

“La tarde del 14 de marzo de 2006 un incendio causó serios daños en la estructura del edificio, además, se perdieron gran cantidad de piezas históricas pertenecientes a la colección, pero a pesar de ese trágico incidente, es hasta ahora la segunda muestra más grande de Cuba, detrás de la existente en la Botica Triolet, de Matanzas”, dijo Raimara González Escobar, directora del museo.

Según el sitio web www.itfuego.com, después de la quema, la parte interior de la droguería estaba destruida y aunque se perdieron algunas piezas originales, las autoridades del museo decidieron hacerles copias para sustituir las que desaparecieron y proteger la colección.

Ana Luisa Morín Pérez, guía del museo de la Gran Farmacia Jonson, manifiesta que fue fundada por Manuel Serafín Larralde Johnson en 1883, en O’Reilly número 31 y reabierta en 1914, en su sitio actual.

En la segunda mitad del siglo XX, el lugar también conocido como Droguería Johnson, era la Farmacia Comunitaria Principal del municipio la Habana Vieja, prestando servicio a toda la población de la ciudad, y en el año 2000, gracias a la Oficina del Historiador de la Ciudad en coordinación con un proyecto de Italia, la botica se restauró hasta obtener su estructura original: mostrador de cristal y las exposiciones de los medicamentos.

“Reabrió sus puertas en el 2012, pero ahora este lugar no se usa para hacer medicinas, los frascos son solo para la exposición”, agregó la directora del museo.

Junto con la Taquechel, la de Sarrá y la Triolet –esta última en Matanzas-, la farmacia con su historia especial es una de las cuatro joyas de su tipo que atesora el país, pues el número de los frascos de las cuatros instituciones se considera como la mayor colección de todas.

La centenaria botica exhibe la mayor cantidad de piezas porque los objetos salvados del incendio le aportan un valor adicional a su historia, en la que destaca el local original del dispensario, en el cual los doctores Johnson se hicieron famosos por sus fórmulas.

Pie de foto: La colección de los frascos en la Droguería Jhonson.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Primer valor noticia: Curiosidad.

Fuentes: No documental (la directora y la guía del Museo). Documental: (http://cuba.blogspot.com/2006/03/

un-incendio-arrasa-el-historico.html,

http://www.itfuego.com/

bomberos%20notas/cuba_drog_jhonson.htm)

24/04/2014 08:49 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris