Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA HISTORIA MAL CONTADA

20140510000710-cynthia.jpg

Contrario a lo difundido, los divorcios de Catalina Lasa y Luis Estévez y de Pedro Baró con Rosa Varona no son los primeros que se registran oficialmente en Cuba. La sentencia inicial fue obtenida por  los avileños María Esperanza del Valle y Juan Antonio Gobel.

CINTHYA GARCÍA CASAÑAS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Juntos hasta que la muerte los separe. Los primeros en quebrantar de manera oficial en Cuba esta frase fueron María Esperanza del Valle y Juan Antonio Gobel, aunque por error se le atribuya el acontecimiento a los divorcios entre Catalina Lasa y Luis Estévez y Pedro Baró con Rosa Varona. Así, en 1918, la Isla pasa a ser el  pionero de los países latinoamericanos en reconocer la Ley del Divorcio.

“Las confusiones a lo largo de la historia están motivadas por la nulidad eclesiástica brindada por el Papa Benedicto XV al matrimonio entre Catalina Lasa y Luis Estévez”, comentó Irina Carulla Karoulia, relacionista pública de la Casa de la Amistad, otrora mansión donde vivieran Baró y Catalina.

Luego de la disolución del matrimonio de Catalina, Juan Pedro Baró y su esposa Rosa Varona, se separan, dejando el camino libre a los amantes, de ahí que al establecerse la ley también se les reconozca a Juan Pedro y a Rosa Varona como los primeros en separarse. 

Las decisiones tomadas en el Vaticano no tuvieron efecto dentro del territorio cubano, pues fue en 1918 que el entonces presidente de la República, Mario García Menocal, firmó la Ley que quedó publicada en la Gaceta Oficial el 29 de julio de ese año.

El divorcio en aquella época era un acontecimiento no bien visto por la sociedad. Lo más difícil para María Esperanza del Valle, perteneciente a la alta aristocracia de Ciego de Ávila, y el joven veterinario Juan Antonio  Gobel, fue vencer las presiones para evitar el escándalo, según planteó el historiador Emilio Roig de Leuchsenring en su libro El divorcio en Cuba.

La demanda fue presentada por María Esperanza y obtuvo la sentencia oficial el 30 de septiembre de 1918, dictada por el entonces Juez de Primera Instancia del Oeste, Doctor Pablo Gómez de la Maza. Los cónyuges fueron al divorcio de mutuo acuerdo, aceptando el esposo por los prejuicios de la época, que fuera la mujer quien interpusiera las acciones para dejar a salvo su buen nombre.

Los periódicos de la época reprodujeron el texto íntegro de la ley y en la revista "El Fígaro" se consignó que el suceso constituía la actualidad nacional más ruidosa y que al aprobarla “se daba el primer paso de avance en el más pecaminoso camino".

“Sobre el tema se libraron grandes batallas parlamentarias por figuras ilustres como el patriota Juan Gualberto Gómez que se declaraba partidario del matrimonio religioso y el doctor Fernández de Guevara, defensor de la democracia nacional, que estimaba necesaria la existencia de una causa clara para hacer posible la separación", comentó Dagoberto Rodríguez Abrahantes, investigador y profesor principal de la Cátedra Manuel Galich, perteneciente a la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana.

Con el tiempo, el mito fue desapareciendo hasta que lo calificado como “escándalo” fue tratado con vanidad por Juan Antonio Gobel al afirmar: “Yo soy el primer divorciado en Cuba al amparo de la ley”.
“Hoy las principales causas de las demandas de divorcio resultan ser la violencia contra la mujer y el adulterio”, dijo el director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información. De acuerdo con datos de la ONEI, desde el año 2000 la tasa de divorcio en la Isla fluctúa entre 2,5 y 3,4 por cada mil habitantes.

Pie de foto: Los primeros divorciados en Cuba con disolución del vínculo matrimonial fueron María Esperanza del Valle y Juan Antonio Gobel. Foto tomada de la revista  Bohemia del 16 de diciembre de 1951.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial Sentencioso.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Valores noticia: Curiosidad, Interés colectivo.
Fuentes: Documental: Bohemia, diciembre 16 de 1951, pp 68-70.Roig de Leuchsenring, Emilio, 1889-1964, El divorcio en Cuba.No documentales: Irina Carulla Karoulia, relacionista pública de la Casa de la Amistad. Dagoberto Rodríguez Abrahantes, investigador, profesor principal y vicepresidente de la Cátedra Manuel Galich. Alexander Rodríguez Rosada, director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la ONEI en Plaza de la Revolución. 

09/05/2014 17:07 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris