Facebook Twitter Google +1     Admin

COCODRILO DOMESTICADO

20140622034517-laydis.jpg

Claudio González Roque tiene un Crocodylus rhombifer en su casa hace 30 años, a pesar de la peligrosidad del animal.

Texto y fotos:
LAYDIS SOLER MILANÉS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Es un animal que entiende y respeta”, así dijo Claudio González Roque de su mascota. Pero no se trata de un perro o un gato sino de un cocodrilo cubano Crocodylus rhombifer, especie en peligro de extinción, que reside desde hace 30 años en su casa en el municipio capitalino de Boyeros.

El reptil es carnívoro y podría confundir a su dueño con una presa, siguiendo su instinto salvaje; sin embargo, el anciano de 86 años afirma que nunca lo ha atacado.

Oscar Reynaldo Armas, veterinario del Zoológico de La Habana, explicó que para tratar con estos saurópidos es necesario tener un adiestramiento previo, pues sus mordeduras desgarran la carne con facilidad y pueden hasta desprender extremidades enteras.

El especialista agregó que en cautiverio necesitan habitar generalmente en lugares de agua dulce y requieren del sol para regular su temperatura corporal y acelerar el metabolismo.

Claudio cría este reptil en su pequeño patio. Tiene una tina de agua casi del tamaño del animal para mantenerlo hidratado. Al respecto afirma: “Quizás no sean las mejores condiciones, pero bueno, mira lo bien que está”.

Lo nombró Pepín porque así se llamaba el amigo que en 1984 le regaló el cocodrilo para salvarlo de la caza ilícita, aunque notó que el reptil era hembra tiempo después de recibir el obsequio.

La buena salud de Pepín demuestra la resistencia de este fósil viviente, denominación que reciben los animales cuyos antepasados fueron contemporáneos con los dinosaurios. Su dueño contó que solo se ha herido una vez cuando se le trabó en la garganta un hueso de pollo.

La peculiar mascota de tres metros de largo y cuarenta centímetros de ancho come carne de pescado, aves y mamíferos cada cinco días aproximadamente. En invierno pierde el apetito durante casi un mes.

Amnerys González Rossell, Máster en Biología y trabajadora del Centro Nacional de Áreas Protegidas (CNAP) en La Habana, expresó que el Crocodylus rhombifer es una especie en peligro de extinción,  según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El Libro rojo de los vertebrados en Cuba, editado por un colectivo de biólogos del Instituto de Ecología y Sistemática, plantea que la cantidad de estos animales en la Isla no se conoce y su amenaza principal es la escasa extensión geográfica de 28 kilómetros cuadrados de su territorio en la Ciénaga de Zapata, provincia de Matanzas, y en la Ciénaga de Lanier, Isla de la Juventud; unida a la contaminación de las aguas, caza ilegal, uso para la alimentación y la artesanía, también por la hibridación con el cocodrilo americano (Crocodylus acutus).

Según Cuba naturaleza, sitio web sobre la flora y fauna de nuestro país, el cocodrilo cubano es una de las especies más pequeñas del género Crocodylus que existen porque cuando un animal evoluciona en condiciones de insularidad tiende a reducir su tamaño. Los adultos llegan a medir hasta tres metros y medio de largo. Los cocodrilos de otras especies tienen entre cinco y siete metros de longitud.

Pie de foto: El cocodrilo vive en el patio de Claudio González.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial de Cita directa.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Primer valor noticia: Curiosidad.
Otros valores noticia: Proximidad e Importancia de los protagonistas.
Tipos de fuentes: Tres fuentes empíricas o no documentales y dos documentales.

21/06/2014 20:45 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris