Facebook Twitter Google +1     Admin

“ABOGAMOS POR UN MUNDO DE PAZ”

20140626135919-leanny.jpg

 

 

Nicolás Amador Núñez García, investigador del Movimiento Internacional Cultura de Paz, ratifica la postura de vivir con  coexistencia pacífica entre las personas, los pueblos, el hombre con la naturaleza y el entorno en general, a propósito de la celebración de la semana de los Derechos Humanos.

 

Texto y foto:
LEANNY VISTEL PÉREZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

En la actualidad existe un movimiento internacional vinculado con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura(UNESCO), a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), entre otras  organizaciones, que aboga por la coexistencia pacífica entre las personas, los pueblos, el hombre con la naturaleza y el entorno en general; se trata del Movimiento Internacional Por Cultura de Paz. Acerca de esta postura, Nicolás Amador Núñez García, Doctor en Ciencias Pedagógicas de la Universidad Agraria de la Habana e investigador sobre el tema, ofrece detalles.

-Doctor, hace algún tiempo se aborda el tema de

la Cultura de Paz, pero existe desconocimiento

de todo lo referente a este movimiento.

¿Usted podría referir algunos elementos?

Sé que muchas personas desconocen lo que significa cultura de paz, y me gustaría comenzar aclarando que es un conjunto de valores, actitudes y conductas, sustentadas en las interacciones sociales, que tienen como principios básicos la libertad, la justicia, la democracia, la tolerancia y la solidaridad. Más que un movimiento, es una actitud o una forma de vida, como prefieran llamarle, que rechaza la violencia e intenta prevenir los conflictos mediante el diálogo y la negociación, atacando las causas en aras de la solución de los problemas.

-¿Cómo surgió la propuesta de cultura de paz?

El movimiento en sus inicios se ocupó de la guerra y todo lo que ésta acarreaba: Con el decursar del tiempo se ha incursionado en temas como la violencia, el equilibrio ambiental, la equidad y todo aquello que favorezca las necesidades humanas. Su principal exponente es la Declaración y Plan de Acción para una Cultura de Paz, aprobado  por la Asamblea General de Naciones Unidas el 13 de septiembre de 1999. Durante el año 2000, proclamado Año Internacional de la Cultura de Paz, las Naciones Unidas comenzaron un movimiento en favor de la armonía mundial, con el fin  de unificar las tendencias existentes que  estuvieran a favor de la paz. Desde el año 2001 se han creado grupos, asociaciones, comunidades educativas, instituciones, con el compromiso de preservar el planeta, rechazar la violencia,  respetar la vida y tratar de ser solidarios.   

-¿Qué personalidades se han destacado en esta labor?

Muchas: Mahatma Gandhi, Martin Luther King, el recién fallecido expresidente sudafricano Nelson Mandela, Dalai Lama, Rigoberta Menchú y Adolfo Pérez Esquivel (premios Nobel de la Paz), nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, entre otras que también se pudieran relacionar.

-En América Latina existen países con proyectos

de este tipo, como Brasil, Chile, Colombia y México.

¿De qué modo nuestro país se integra?

La paz para los cubanos está íntimamente relacionada con la defensa de su soberanía y el derecho a consolidar un proyecto socialista que garantice que no se violen  los derechos humanos. Desde los primeros años de la Revolución Cuba se integra a los movimientos relacionados con la lucha por la paz y la autodeterminación vinculados con la Organización de Naciones Unidas.

Dentro de los proyectos más destacados en nuestro país está el Movimiento de Educadores por la Paz  (EDUPAZ), el Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, el Movimiento Pastores por la Paz, Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), entre otros. Estos propósitos encaminan sus acciones a fomentar la Cultura de Paz desde los espacios institucionales como los centros educacionales, los medios de difusión masiva, los espacios comunitarios, algunas organizaciones católicas y cristiana que con  su trabajo sistemático han ido ganando espacios en la arena internacional a favor de esta ideología. 

-¿Considera que los medios de comunicación

masiva realizan la labor que les corresponde

en función de este movimiento?

Los medios son un importante recurso de propaganda y difusión para el movimiento, aunque en mi criterio, no han sido lo suficientemente explotados; no obstante, en los últimos tiempos se ha visto un despliegue de spots educativos, reportajes y documentales que tratan la temática, pero considero que podrían hacer más porque son muy efectivos para llegar a las personas y hacer que cambien su percepción ante hechos y fenómenos que se están dando en la sociedad. 

-¿Cómo pueden orientarse los medios?

Con una acertada dirección que priorice el enfoque hacia esta temática. No puede ser difícil, porque la Cultura de Paz lo abarca todo en la sociedad, desde las relaciones interpersonales, culturales, sociales, la relación del hombre con el entorno y la visión hacia la paz y la convivencia entre los pueblos. Los medios son orientadores, formadores de opiniones y actitudes, debe ser su tarea fundamental documentarse y  prepararse para poder transmitir lo que queremos mostrar a la población.

-¿Es el fomento de una cultura de paz

un arma contra las indisciplinas sociales?

Por supuesto, mientras más conocimientos tengan las personas acerca de este tema, podrán enfrentar mejor los retos de la sociedad moderna y los males que la aquejan. Las indisciplinas sociales no tienen cabida cuando el pueblo está educado en una cultura de paz, es por ello que todos nuestros esfuerzos deben estar encaminados  a ese fin.

-¿Cómo se puede promover una cultura de paz

y convivencia en la sociedad cubana actual?

Ya en Cuba se dan pasos al respecto, es necesario aunar esfuerzos donde las instituciones educacionales desempeñen un rol fundamental en tanto forman a las nuevas generaciones. Los espacios comunitarios, los organismos e instituciones deben aprovechar todas las oportunidades para transmitir mensajes e integrarse. Las condiciones están dadas, ahora lo que falta es trabajar en función de que los objetivos de este movimiento se logren.
 
Pie de foto: El Movimiento Por una Cultura De La Paz incluye a más de 700 organizaciones en todo el planeta, manifestó el Doctor Nicolás Amador Núñez García.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris