Facebook Twitter Google +1     Admin

RIVAS PONE LOS DIARIOS ARRIBA

20140704032005-rigual.jpg

Tema: Fernando Rivas Inostroza, profesor y académico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, acuña que los diarios son una fuente importante, pues suelen reunir en poco espacio y en forma casi compendiada mucho de lo sucedido a través del tiempo o, mejor dicho, la forma en que sus redactores vieron pasar la marcha de los acontecimientos. Sin embargo, son frágiles y están expuestos no solo al error, sino que invariablemente al filtro con que sus redactores no solo ven o vieron, sino que muchas veces también desean o desearon transformar la realidad.

JOSÉ ANTONIO RIGUAL DÍAZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El gran periodista cubano José Martí escribió que el sol, aunque tanto alumbra, tiene manchas, y que los agradecidos hablan de su luz, mientras los desagradecidos, no hablan más que de las manchas.

Los diarios, los buenos diarios, pudieran ser soles no exentos de la crítica de sus detractores, pero lo cierto es que también existen personas dispuestas a defenderlos por su utilidad. Una de ellas es Fernando Rivas Inostroza, director del Departamento de Periodismo de la Universidad Católica de Valparaíso, en Chile.

Este teórico y profesor plantea que pese a que están expuestos al error y al filtro de la subjetividad de los redactores, los periódicos poseen entre otras virtudes la capacidad de reunir en poco espacio mucho de lo sucedido a través del tiempo.

Rivas no solo es un teórico, sino que refleja esa buena vocación de servicio que debe acompañar a cada periodista. Sin conocerme, accedió a responder, vía correo electrónico, cuestiones del periodismo impreso, su status actual y un juicio acerca de su posible futuro.

-Profesor Rivas, usted plantea la premisa de que

“los diarios son una fuente importante, pues suelen

reunir en poco espacio y en forma casi compendiada

mucho de lo sucedido a través del tiempo o, mejor

dicho, la forma en que sus redactores vieron pasar

la marcha de los acontecimientos. Sin embargo, son

frágiles y están expuestos no solo al error, sino que

invariablemente al filtro con que sus redactores no solo

ven o vieron, sino que muchas veces también desean o

desearon transformar la realidad.”¿Podría decir en

qué ideas se basa para considerar a los diarios

entre las principales fuentes de información?

Los diarios son y han sido importantes porque contienen una información razonada, precisada con el rigor propio que exige la permanencia del texto escrito, posible de ser revisado y sometido a evaluación permanentemente o al menos durante el período de vigencia de la noticia.

Los diarios han sido por excelencia el espacio no solo de la información cotidiana sino también de la reflexión y de la propuesta de mundos posibles, para tomar el concepto de Miguel Rodrigo Alsina. En este sentido, los diarios han sido fuente y nutriente de visiones ideológicas acerca de cómo debe y puede constituirse una sociedad. En este sentido, son plenamente reflexivos, opinantes y modeladores de buena parte de la opinión pública.

Además, ellos suelen marcar la pauta de la agenda noticiosa, dirigiendo indirectamente la cobertura y enfoques de otros medios, particularmente de la televisión, donde los reporteros suelen revisar tempranamente la prensa escrita para imponerse de sus noticias y es habitual que de allí saquen ideas o subtemas de lo publicado.

-¿Qué inconvenientes identifica en

la penetración de la subjetividad del

redactor al escribir la noticia?

Primeramente, estimo que toda cobertura periodística es subjetiva y que en definitiva ésta depende del marco valórico, ético e ideológico del periodista, fundado principalmente en su biografía y en sus experiencias de vida. En este contexto no temo a la subjetividad. Al contrario, creo que es un hecho que se debe reconocer.

Derivado de esto, entonces, lo que sí creo fundamental es que el periodista informe sobre la base de su verdad, esa verdad que él ha construido y que la sociedad le valida cada día. Desde este punto de vista, el tema tiene finalmente un fundamento ético.

Es decir, el periodista debe ser responsable de lo que publica, debe defenderlo y respaldarlo. Como se dice, "meter las manos al fuego" por lo que publica. No creo en la objetividad. Para mi ese es un constructo ideológico que pretende ocultar esto que te digo y sustentar la existencia de una única verdad, la del medio, incuestionable, porque se trataría de un espejo de la realidad.

Esto no es más que un artilugio, que no se funda en los hechos, y que tiende a instalar un sistema de dominación cultural, mental o simbólico respecto de una realidad que es diversa, heterogénea, inasible y multifacética.

Ahora, en la construcción de esta verdad, el periodista puede ciertamente recurrir a virtudes cardinales como la prudencia y al ejercicio de un equilibrio de fuentes, en el sentido de hacer hablar a varios protagonistas en relación a un hecho y mostrar una versión ponderada de los mismos. Pero estos son mecanismos de ejercicio profesional que tienden a asegurar cierta imparcialidad ante los hechos, que obviamente no es plena y menos absoluta.

Es un proceder deseable y sugerible. Pero este depende en definitiva del periodista y reitero de su marco ético. Por último, al menos, en el sistema que impera en Chile, cabe suponer que hay también un control por parte de los otros periodistas y de los medios, al existir varias posibilidades distintas de información. De modo que la validación y control de la subjetividad puede tener como mecanismo de regulación al propio gremio y las preferencias y juicios de la opinión pública.

-¿Potencialidades que ve en los diarios para

cambiar la realidad que explican o denuncian?

¿Cómo cree que pueden lograrlo?

Me remito en esto a la primera pregunta. Tienen posibilidades de influir en la opinión pública. ¿Cuánto y de qué modo? No lo sé. Creo que es a largo plazo y sobre la base de la constitución de un prestigio y ascendiente que se logra en el tiempo.
Me remito en esto a Kapucinsky, reconocido como el mejor reportero del siglo XX, quien estima que sí influyen los medios, pero sin saber su cuantía y a través de qué mecanismos.

Es indudable que TheTimes ha influido en la formación del ciudadano inglés; que lo mismo sucede con otros grandes diarios europeos y por ejemplo con The New York Times, en Estados Unidos, con El Mercurio y La Tercera, en Chile; Clarín y La Nación en Argentina o El Comercio en la República de Perú.

Sin duda y ese ha sido su rol, formar y definir parte de la opinión pública. Ellos, obviamente, tratan y han tratado de dirigir la intención de voto de la ciudadanía en las elecciones. Tienen sus favoritos, aunque traten de esconderlo. Ahora, de que efectivamente logren movilizar determinada cantidad de votos, eso es materia de estudios.

-Ante la aparición de la prensa digital,

¿considera que desaparecerá la prensa escrita?

No, creo que pueden convivir. La prensa de papel debiera tornarse exclusiva y de pensamiento de alto vuelo en los fines de semana particularmente. Como tal se ha ido desplazando hacia el mundo digital y el papel actual son las pantallas de computadores. Es lo natural. Estamos en un proceso de ajuste y ha sido el gran tema de la década. La subsistencia de los diarios en papel.

Considero que estos deben ir hacia nichos específicos de la población. Por lo menos en Chile, la información deportiva ya casi no tiene sentido en papel, excepto para análisis complejos. Esta veta la sirven mejor la televisión, el Internet y particularmente YouTube.

*Esta entrevista fue realizada vía correo electrónico el 22 de abril de 2014.

Pie de foto: Fernando Rivas Inostroza, teórico y jefe del Departamento de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris