Facebook Twitter Google +1     Admin

PALABRAS EN EL REINO DEL REVÉS

20140726193017-mariana.jpg

Enier Vilaú Medina es el único niño en Cuba capaz de reproducir a la inversa los vocablos que lee y escucha en fracciones de segundos

MARIANA BAFFIL LEÓN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación, 
Universidad de La Habana.
Foto: Cortesía de MARÍA DE LAS MERCEDES MEDINA.

Con solo ocho años, el pinareño Enier Vilaú Medina es considerado el único niño en nuestro país capaz de reproducir a la inversa, en fracciones de segundos, los vocablos y frases que lee o escucha.

Enier logra invertir las palabras en un tiempo máximo de dos segundos y en las más extensas, demora tres. Además de la rapidez con que lo hace, consigue pronunciarlas correctamente, incluso, las terminadas en sonidos incómodos como la “ch” y la “c”.

La logopeda Yulemia Fernández Ortiz, del Policlínico Docente Ángel A. Aballí, de La Habana, afirma que “se trata de una habilidad especial, pues no hay una etapa de la vida donde el lenguaje tenga esas características. Tiene un desarrollo muy bien estructurado, sobre todo, de la pronunciación y la capacidad de atención, por la facilidad al captar el sonido e invertirlo.

Durante la infancia, el lenguaje de los niños está en constante evolución. En el libro “Desarrollo del lenguaje” se plantea que la asombrosa velocidad de crecimiento del mismo es tal que en intervalos de seis meses pueden mostrar estadios distintos en la adquisición.

María de las Mercedes Medina, mamá de Enier, recuerda el 20 de enero del año pasado (2013) cuando el niño la despertó por la mañana y le enseñó lo que podía hacer con las palabras. Ella, consciente de que no era normal, le contó a la familia, los vecinos y buscó rápidamente información especializada, pues no conocía de algo parecido.

“A veces pasa tiempo sin ejercitar, solo lo hace cuando los amiguitos o nosotros aquí en la casa se lo pedimos, pero no es algo que practica siempre. Su vida transcurre normalmente, le gusta el fútbol y el inglés”, afirma la madre.

Enier no entrena su habilidad, sino que le sale como un reflejo, sin pensar las palabras antes de reproducirlas y dice que “prefiero hacerlo luego de escucharlas y no después de leerlas”, pero en ambos casos lo hace con igual rapidez.

Según Antonio Javier García Medina, especialista de segundo grado en  Neurología del Hospital “Abel Santamaría”, de Pinar del Río, las áreas de asociación del cerebro de Enier tienen una mejor dotación de neuronas que otras personas y se encuentran en plena fase de desarrollo.

En cuanto a la facilidad de invertir mejor las palabras oyéndolas que leyéndolas, García Medina refiere que se debe a una muy buena capacidad de memoria y a una sensación auditiva mucho más desarrollada que la visual.

Al principio, la mamá de Enier tuvo miedo de la repercusión negativa que esto pudiera tener en los resultados académicos y las relaciones interpersonales del niño. Sin embargo, Bárbara Daniela Díaz Gil, psicóloga del Policlínico de Especialidades del Hospital Pediátrico “Pepe Portilla”, de Pinar del Río, alega que “no presenta ningún trastorno y mientras la familia no centre todos los esfuerzos en esa habilidad, esta no debe afectar el desarrollo de su vida futura”.

El pequeño Enier, aunque bien pudiera estar entre los niños talento del mundo, disfruta de su infancia plenamente y dice soñar con ser abogado para defender a las personas de las injusticias.
Pie de foto: Enier Vilaú Medina no entrena su habilidad, sino que le sale como un reflejo, sin pensar las palabras antes de invertirlas.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Cómo.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida.
Primer valor noticia: Novedad.
Otros dos valores noticia: Proximidad, Interés humano.
Tipos de fuentes declaradas: Cuatro fuentes no documentales y una documental.
Tipo de noticia: Ligera, blanda.

 

26/07/2014 12:30 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris