Facebook Twitter Google +1     Admin

¿QUIERES SER MILLONARIO?

20140805153214-vi.jpg

VI TRAN KIM TUONG,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de la Habana.

Bollywood es el nombre informal popularmente usado para la industria cinematográfica de Hindi, ubicada en la India. Este término, en la década de 1980-1990, llegó con producciones inolvidables y con el auge de las reconocidas obras del cine indio.

Slumdog Millionaire, en español ¿Quieres ser millonario?, es una película del 2008, también producción de Bollywood, y basada en la novela homónima del novelista y diplomático indio Vikas Swarup. Está ambientada en la India y centrada en la pobreza, el dinero y los prejuicios.

La obra es como la adaptación del sueño americano aplicado a los indios. El protagonista es Jamal (Dev Patel), un muchacho que vive en un basurero. Después de un accidente de su familia, se quedó solo con su hermano y debía ganar dinero a una edad muy temprana.

Él decidió ir a un concurso llamado Quién quiere ser millonario, un programa de televisión. Le causó asombro que las preguntas que le hicieron eran iguales a las cosas que le ocurrieron en su vida. Asimismo, de un muchacho normal se convierte en un millonario.

Esta película es una de las mejores historias de amor, es un poco rara, pero impresionante y un poco dura. Los cineastas viajaron a Bombay, en septiembre de 2007, con un equipo parcial, e iniciaron la búsqueda de actores y equipo local para la producción.

Los activistas e intelectuales indios la han denunciado por considerar que denigra a su país con su retrato de la pobreza y la violencia, la utilización de actores infantiles y la escena en la que un grupo de fanáticos hindúes atacan a una comunidad musulmana.

La forma de dirigir de Danny Boyle, quizá fuera idónea para un filme tan arriesgado, y era inteligente porque esa cámara nerviosa, ese montaje sincopado, se acercaban con gran precisión.

El director ha planteado esta historia de amor imposible y también dirige exactamente igual una escena de suspenso que de acción, un momento íntimo que uno general o abstracto.

No puede negarse que Slumdog Millionaire tiene una ejecución técnica interesante, de acuerdo con el nuevo cine fragmentario del siglo XXI, con muchas escenas y tomas superpuestas, un ritmo frenético, analepsia, variedad musical, abuso de primeros planos.

El problema del filme es que nos presenta a una India que parece el infierno y a un protagonista que se antoja de ser un héroe, más por su astucia que por su fuerza. Y es que ésta no es una película de buenas interpretaciones, una obra para admirar el trabajo de los actores, sino un filme de efectos, de pirotecnia musical, de acción a raudales.

Especialmente es la banda sonora, la canción se llama Jaiho (Tú eres mi destino). El compositor la planeó durante dos meses y la completó en dos semanas y ganó el Oscar a la mejor canción original.

Slumdog Millionaire no es tan solo entretenida sino que también refleja la verdad sobre la sociedad actual en la India. Obtuvo un gran éxito con 176 millones de dólares y los protagonistas fueron famosos en todo del mundo. Trajo una nueva sensación a las personas que les gusta el arte.

Ganó el Oscar a la mejor película y también en el Festival Internacional de Cine de Toronto, y fue galardonada por la Consejo Nacional de Crítica de Cine con la misma categoría en el año 2008. En el año 2009, el filme fue el más premiado y con entregas de los Premios Globo de Oro.

Como todos los relatos exitosos, Slumdog Millionaire probablemente ha tocado una fibra en mucha gente porque brinda un atisbo de verdades complejas y nos dice algo acerca de nosotros mismos que teníamos dificultad en definir. Por eso, la noche de los Oscar, en Hollywood, no honró a una película “extranjera”, sino a una obra extrañamente familiar.

Pie de foto: Slumdog Millionaire, una película por Danny Boyle.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris