Facebook Twitter Google +1     Admin

EL TÍTULO EN EL PERIODISMO: PRIMER GRAN GANCHO

20140808155305-ivan.jpg

Iván Morales, joven periodista de la emisora Radio Rebelde, habló a los estudiantes de primer año de Periodismo sobre la importancia del buen titular, tema objeto de su tesis de licenciatura.

PARA ENTRAR CON EL PIE DERECHO. El periodista debe sentirse comprometido con lo que escribe. Debemos acercarnos a la realidad y elaborar títulos que inciten a los lectores a sentirse atraídos por nuestro trabajo, recomendó Iván Morales Morales, periodista de la emisora Radio Rebelde, quien fue invitado para compartir experiencias con el aula de Periodismo Impreso de primer año de Periodismo de la Universidad de La Habana. Morales realizó su tesis sobre la titulación en el periodismo deportivo y no tardó en darse cuenta de lo imprescindible de un buen encabezado en los trabajos. Algunas ineficiencias se han generado a lo largo de los años alrededor de este tema, por esta razón debemos lograr trabajos titulados de forma llamativa, con no más de ocho palabras y con gran intencionalidad, que motive el interés del receptor con solo una primera lectura (Lisandra Aguilar Wong).

EL VAQUERO DE LAS LETRAS. Hasta hace poco más de seis meses estabas sentado en nuestra misma aula, Iván, recibiendo nuestras mismas asignaturas y luchando, desde tu rinconcito, con los mismos miedos y monstruos a los que nos enfrentamos nosotros: las pruebas, los correteos a los entrevistados, la no tan lejana tesis… Te confieso, y creo que hablo en nombre del aula, que un viernes por la tarde, después de una exhaustiva semana, solo quieres llegar a tu casa (aún más añorada si no vives en La Habana) y nadie está para charlas motivacionales, pero tú nos convenciste con tu chispa y lograste mantenernos motivados durante la fugaz hora que duró tu conferencia; más que todo, porque conseguiste que nos identificáramos contigo. De veras que fue interesante escuchar cómo te las arreglaste para tratar en tu tesis el tema de la titulación en los diarios cubanos, sobre todo, en el área deportiva, pero también lo fue reírnos con las historias de tus primeros meses en la radio, siendo el “plancton”, como lo seremos nosotros dentro de poco; e incluso, tu anécdota de cómo te batiste con tu jefa por no saber nada de economía, y la lección que te diste a ti mismo al obligarte a aprender al respecto, cuando lo tuyo era el deporte. Gracias por los consejos para titular: hacer como los vaqueros para enlazar ideas en un buen y breve título, por hacernos pasar un rato tan agradable e instructivo, pero, sobre todo, gracias por hacer espacio de tu tiempo para nosotros. De verdad, ¡vuelve cuando quieras! (Dahomy Darromán Sánchez).

EL TÍTULO SE ROBA EL SHOW. En todos los libros de estilo en las redacciones se hace gran hincapié en la entrada, el cuerpo y el final como las partes fundamentales de una redacción. El inicio, porque es el que motiva al lector a continuar la lectura; el cuerpo, porque trae implícita la situación problemática alrededor de la cual se desarrolla la historia o noticia que estés elaborando; y claro, el final, porque es el que debe dejar al lector complacido y presto a sacar sus propias conclusiones. Pero también la titulación, que es una de las partes más difíciles al escribir, porque lo primero que se lee es el título y si no sugiere ni llama la atención, pues el receptore ni siquiera continúa. De acuerdo con el periodista Iván Morales Morales, el título es quien se roba el show porque es el que ofrece una primera impresión del escrito, por ello nuestra prensa debe mostrar más apego a la imaginación en cuanto a redactar más titulares que impulsen al público a una lectura continua y cautivadora (Irelys Serrano Acosta).

MIRADA JOVEN A LA TITULACIÓN. Graduado hace apenas un año, Iván Morales volvió a la Facultad para comentar a los estudiantes de primero de Periodismo cómo mejorar la titulación, tema que desarrolló en su tesis. Desde una perspectiva muy personal, con tono elocuente y una mirada joven, nos explicó las diferencias entre lo que aprendemos en la Academia, "el deber ser", y lo que hacemos luego cuando trabajamos en algún medio, donde asumimos un compromiso, una responsabilidad social con las personas que nos leen y confían en nosotros. Compartió con nosotros datos sobre su tesis, las investigaciones que realizó, las consultas a los periódicos de diferentes años y cómo el titular se convierte en el gancho, en lo que “más vende" de la noticia. De un modo jovial, nos aconsejó leer varias veces nuestros escritos hasta entender el contenido que abordan, así como resumir en una sola idea lo que escribimos. Aunque lo más importante es lograr los títulos con ingenio y creatividad (Cinthya García Casañas).

QUE LES PONGA TÍTULO IVÁN. Iván Morales sí sabe cómo poner un título. Eso lo demostró en el conversatorio que tuvo con nosotros la pasada clase. Su tesis fue sobre la titulación en la prensa cubana, fundamentalmente en el plano deportivo. Nos puso cada ejemplos que daban pena, pero también habló de otros que estaban geniales, como el de Chuky. Iván vino a demostrar lo que ya la profe Iraida nos había dado en teoría, que si un título no es bueno, no se puede enganchar a ningún lector. Ahí permanecimos tan atentos a las palabras de este periodista que el tiempo voló y se nos fue la hora. Al final, una foto de todos mis compañeros junto a la profe y el reportero invitado, fue la evidencia de que hay muchas maneras de dar una buena clase de periodismo. Yo, personalmente, doy gracias por esta mediante unas líneas y como muestra de gratitud voy a pedir: que les ponga título Iván (José Antonio Rigual).

ENCUENTRO DESDE LA SINCERIDAD. Después de una prueba de Gramática quedan pocas neuronas vivas, más cuando llevas una noche sin dormir y una semana agotadora, y si eso no basta, creo que decir que eran las 4.00 pm de un viernes lo resume todo. No fueron esas circunstancias un impedimento para Iván. Él llegó con la profesora, y parecía uno más entre nosotros. Su rostro joven y vivaz no lucía las secuelas de la prueba de Gramática, pero sí reflejaba las mismas inquietudes que nos asechan a los de primer año. Comenzó bien, hablando de titulaciones y de su tesis. No duró mucho. Su conversación variaba a la vez que daban vueltas las ideas en su cabeza. Cada anécdota, curiosidad y chiste que compartió mostraron la identidad de Iván: un joven preparado, talentoso y con ganas de hablar. Aprendí mucho con él, y no solo de títulos, sino del periodismo en sí. A él las gracias, y a Radio Rebelde, por dejarlo llegar hasta la Facultad (Mónica Lezcano Lavandera).

UN TÍTULO DEFINE SI EL LECTOR LEE O NO UN TRABAJO. A veces, tengo dificultad para titular mis trabajos periodísticos. Termino de escribir, leo y releo las palabras frente a la computadora. No logro encontrar un nombre adecuado para lo que redacto, le pregunto a mis compañeros de grado si les parece bien mi título, lo cambio hasta dos veces, sin conformarme con alguno. Un título define si el lector lee o no un trabajo que hagamos. A esa reflexión me llevó el periodista Iván Morales Morales, cuya tesis de grado fue sobre la titulación periodística, con el diálogo que estableció en el aula de primer año de Periodismo, con nosotros los estudiantes, me di cuenta de lo valiosa que es la asignación de un nombre adecuado a una redacción. Antes me conformaba con un título informativo cuando se me agotaban las ideas, ahora intento buscar uno llamativo, algo diferente que a su vez indique al lector el tema de lo que escribo, no siempre es fácil, pero me esfuerzo no solo por mejorar mis habilidades de redacción, sino también por lograr mejores nombres (Laydis Soler Milanés).

IVÁN REGRESA A LA FACULTAD. En un encuentro dinámico y en el que predominó la verdad encendedora de las nuevas generaciones, Iván Morales, joven periodista de Radio Rebelde, explicó a futuros colegas, cursantes del primer año de esta carrera, la importancia que tiene hoy un comunicador para la sociedad. “La preparación que tenga un periodista o comunicador en general, será definitoria para alcanzar la aceptación del público, porque precisamente el público es el que juzga nuestros trabajos y saberes”, dijo. También abordó sobre su tesis de grado, la cual estuvo vinculada al correcto uso de la titulación en la prensa impresa. Aconsejó, además, que los periodistas de las nuevas generaciones deben exigir su lugar en la medida que se lo vayan ganando, y esto solo se logra con esfuerzo y con una inmensa avaricia por el conocimiento. El encuentro tuvo lugar el día 2 de mayo de 2014, en la sede la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (David Rodríguez Sánchez-Galarraga).

MUCHOS  TÍTULOS PARA IVÁN. ¡Al fin, viernes! Esta semana, si bien no tuvimos que andar La Habana al estilo de Eusebio Leal para contactar con las fuentes del reportaje, sí estuvimos muy tensos por la prueba de Gramática. Una vez que salimos del “tormento”, con caras no muy convencidas y ningunas intenciones de comentar, llegó la profe Iraida. Otro invitado. Otras diez líneas, fue lo primero que pensé, entre tantos trabajos y pruebas que nos trae mayo. Pero enseguida cambie de opinión. Esta vez, el encuentro fue muy dinámico. Que si los títulos, que si las crónicas al Gabo, que si las tesis, que nuestros periódicos. Iván Morales Morales, periodista de Radio Rebelde, alumno de la profe, recién graduado, no ha sido el primero que nos ha dicho y vuelto a decir muchas veces en una hora, que el título es el gancho, es la oportunidad que tenemos para atrapar al lector. La hora prevista se nos fue muy rápida. ¡Una lástima! Se notaba que sabía de lo que estaba hablando. Al final, la foto, dos veces, por precaución: va para el blog de la profe, en Internet, y tenemos que quedar bien; por más que intenté ponerme cerquita de Iván, no pude, otra lástima (Adriana B. Rosa Peralta).

PESCA NO SOLO DEPORTIVA. No sabía que los periodistas tenemos que conocer las técnicas de la pesca. Constantemente nos dicen la importancia del gancho, del anzuelo para atraer. Y es que, desde el inicio de cualquier texto periodístico, con el título, debemos cautivar a los receptores. Sobre eso, Iván Morales Morales, reportero de Radio Rebelde, conversó con los estudiantes de primer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. El recién graduado comentó las características de un titular. Expuso que deben ser creativos porque erróneamente se califican como algo mínimo. Aconsejó el valor de no ceñirse en uno específico, sino pensar en varios para escoger el mejor. El visitante señaló que el tema de su tesis fue la titulación en el periodismo deportivo. Para desarrollar la investigación analizó los diarios Granma y Juventud Rebelde, además del semanario Trabajadores. Seleccionó opiniones de profesores nacionales e internacionales. Un ejemplo, Antonio Moltó, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), abordando el tema de la repetición de los titulares y su poca creatividad, expresó que existía, a nivel general, “una desprofesionalización en los medios”. Morales también abordó la significación de mantener la ética profesional con las fuentes: “No puede haber ningún compromiso”, afirmó. Concluyó alertando que no solo en el periodismo deportivo, sino en todas las ramas de la profesión, “un buen título es la clave para el buen comienzo” (Rogmary García Sánchez).

IVÁN Y EL TITULAR. ¿Quien dijo que el titulaje no importa? Posiblemente sea lo más importante si un periodista pretende que lo lean. La profe Iraida Calzadilla siempre hace un gran hincapié en los titulares, tienen que atraer al público. Recuerdo con mucho placer la conferencia de Iván, ex-estudiante cuyo apellido no logro recordar, quien departió de forma excelente con nosotros acerca de los títulos. Pero no fue lo mismo de las clases, él habló de cómo se titula en los medios nacionales, pues sobre ese tema realizó su trabajo de diploma. Fue muy interesante conocer cómo analizó palabra por palabra, literalmente, cada frase utilizada como título. Me demostró que hasta los grandes tienen errores y no todo lo que se hace en los medios es bueno. Para él, mis respetos, pues “ir en contra de la corriente” y analizar lo que nadie nunca ha hecho es una tarea que requiere de mucho valor, me inspira. Espero que cada día haya más intrépidos como Iván, ese ex-estudiante cuyo nombre no logro recordar (Alain Mira López).

LO QUE PENSÉ QUE SERÍA Y NO FUE. La conversación comenzó tratando el tema de la titulación deportiva, asunto abordado por nuestro invitado, Iván Morales, en la defensa de su tesis. Cuando escuché la palabra “deporte”, pensé que no me agradaría la charla, pero lo cierto es que no es bueno adelantarse a los acontecimientos porque, al final, terminó siendo uno de los encuentros en los que más he disfrutado y he aprendido, pues, de título en título, terminamos en un popurrí de cuestiones fundamentales para la carrera en general como la ética en nuestros trabajos, la originalidad, la responsabilidad y el apasionamiento por todo lo que hagamos. Sin duda, Iván cuando hablaba trasmitía esa pasión que, estoy segura, siente cada día cuando llega a la emisora Radio Rebelde, centro donde trabaja hace tan solo un año. Sin obviar lo novedoso de las investigaciones de Iván en una cuestión tan poco estudiada como lo es la titulación deportiva, risas, experiencias y emociones se conjugaron en aquella tarde que prometía ser, por lo menos para mí, un poco aburrida, pero que, por suerte, no lo fue (Mariana Baffil).

TARDE DE TÍTULOS. No puedo contar las veces que habíamos hablado de la titulación periodística, al punto de pensar que no quedaba nada nuevo. Casi dos semestres hablando de lo mismo ya me eran suficientes. Cuando anunciaron que ese sería el tema a abordar por Iván, el invitado de la tarde, pensé que me aburriría un poco. Me imaginaba a un señor mayor, con años de experiencia, indicando en su labor tautológica cuándo deben usarse títulos informativos, genéricos o llamativos. Pueden imaginarse la sorpresa que me llevé al encontrar un joven que habla con “bastante alegría” de cuán malos podían ser algunas veces los encabezados en nuestra prensa, o de la aceptación que podían tener otras. Si mi profesora de Redacción lo escuchara diría, para justificarlo, que es un hablante ideal. Y sí, quizás lo era, porque superó nuestras expectativas de la tarde, se ajustó a nuestra “jerga” y dejó a muchos pensando en cómo lograr un título llamativo, de esos que hagan que “Chucki se ponga diabólico” (Elianys Justiniani Pérez).

LA TITULACIÓN EN UN ENCUENTRO. Iván Morales, joven periodista, visitó hace poco el aula de primer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Se reunió con nosotros para explicarnos la importancia que tiene hoy en día la titulación. El tema de su tesis fue específicamente como ponerle títulos a las noticias deportivas, pero nos mostró como esto se puede aplicar a todo el periodismo. Trajo ejemplos de malas titulaciones y de buenas. Logró de una manera amena y bien entretenida explicarnos la importancia de los títulos. Rememoró, al estar en la Facultad, sus días de estudiante y aclaró, además, que debemos aprovechar estos momentos en la Academia porque luego cuando seamos trabajadores de algún medio va a ser muy difícil desempeñarnos en lo que más nos gusta. Se despidió no sin antes tomarse una fotografía con nosotros, que guardaremos siempre como muestra de un buen encuentro (Alianet Beltrán Álvarez).

SIMPÁTICAS ANÉCDOTAS DE IVÁN. Sentados en el aula, no nos queda otro remedio que dar clases hasta casi entrada la noche después de un fatigoso día. Todos tenemos cosas que hacer –ya sea en la beca o en nuestras casas-, sin embargo, debemos permanecer firmemente aferrados a nuestras sillas, imponernos al sueño y no desertar de las clases. Para evitarnos estas sensaciones tan desagradables y poco saludables, deberían cumplir con la ya declarada “única sesión” o, simplemente, traer al aula más seguido a jóvenes periodistas como los que se dan un paseíto por la Facultad ante los pedidos de la profesora Iraida. Esta vez fue el turno de Iván, el muchacho que supuestamente nos fue a hablar del raro (aunque interesante) tema de su tesis: los títulos en el periodismo deportivo en Cuba. Sobre más de una barrabasada cometida en nuestras redacciones nos habló. Pero el fuerte de tan ameno diálogo no fueron aquellos titulares tan graciosos (“Todo es natural, nada es silicona” o “Chucky se puso diabólico”), sino los consejos que nos dio para que pasásemos, con la menor cantidad de contratiempos, los cinco años de la carrera, a la vez que nos advertía cómo era la vida de un recién graduado, de un neófito profesional de la comunicación (Darío Alemán Cañizares). 

VAMOS A REDACTAR UN TÍTULO. El viernes de la semana pasada, nosotros recibimos una conferencia en aula de Periodismo Impreso, con la periodista de Radio Rebelde, Iván Morales. Hay muchas informaciones interesantes que significan mucho para los estudiantes, y este encuentro sirvió para que él explicara cómo se hace un título, lo cual es motivante.  Fue muy interesante porque tuve la suerte de conectar con un periodista que promete ser talentoso. Él compartió con nosotros sus conocimientos mediante ejemplos de grandes periodistas. Creo que esta reunión es un regalo muy bonito para las periodistas del futuro y que puede servir de gran provecho en su carrera. Además, ahora nosotros sabemos cómo se hace una tesis sobre el título periodístico. Ahora tengo el sueño ser una periodista famosa (Nga Tran Thu (Nina).

NECESIDAD CONGÉNITA. Un bolígrafo y algunas hojas virginales pueden ser, además de la información, los rudimentos necesarios para que el más hipotético de los periodistas trabaje, pero en mi caso eso no bastaría. Una taza de café, la fría y pragmática pantalla de la computadora, silencio absoluto y varios minutos de reflexión, pudieran ser también reclamos razonables para construir con palabras la noticia, pero eso tampoco me sirve. Tengo, como necesidad congénita y primeriza del acto de la escritura, la búsqueda y el descubrimiento de un título para las palabras que al ser escritas, como paradoja de su esencia, reclaman un nombre. Quizás por eso me gustó tanto la clase  en la que el periodista Iván….  nos comentó sus venturas y desventuras en el empeño de hacer la tesis sobre la titulación, tema poco abordado desde el campo teórico y bastante azaroso en la práctica. Contó cómo revisando nuestra morgue, la hemeroteca, descubrió cadáveres bastante descompuestos, incluso antes de perder el calor de la imprenta y otros que, aunque muertos, suelen resucitar al ser leídos por lo que de frescura y genialidad que conservarán siempre. Habló, además, del silencio con que algunos respondieron a su trabajo y de la necesidad de que el titulaje sea la esencia de la noticia, para que, como verdadera esencia, seduzca y cautive más por lo que sugiere que por lo que explicita. Así, la tarde del viernes se fue otra vez al ritmo inalterable de las manecillas del reloj y la clase, aunque captada por la lente de la cámara, se quedó también aquí…en estas líneas que la memoria escribe (Jorge Nava Quintero).

¡HAY QUE APRENDER COSAS NUEVAS! En la clase del 2 del mayo, 2014, tuvimos un encuentro muy interesante con el periodista de Radio Rebelde, Iván Morales, quien hasta hace apenas unos meses era estudiante de Facultad de Comunicación. En la conferencia, entendí más sobre la importancia de la titulación y la manera de hacer  una titulación de calidad. Además, Iván nos compartió sobre su experiencia en la emisora Radio Rebelde. Me impresionó que él tuviera que trabajar en la parte de la economía, aunque su deseo sea del deporte y no sabía nada de ese primer sector. Pero al fin, todo salió bien, él trabajó y aprendió mucho, también tuvo las ayudas de sus compañeros del periódico, pero lo más importante es que ahora a él le gusta trabajar y escribe bien en el ambiente de la redacción Nacionales. Un periodista tiene que aprender y saber muchas cosas desde los años en la Universidad, y también es esencial para ser un periodista que pueda trabajar en cualquier medio y en cualquier circunstancia. Tenemos que estudiar mucho para tener un fundamento para la carrera en el futuro (Phuong Vu Lan (Olivia).

UN TÍTULO CUALQUIERA. Nuevamente tuvimos invitado. Es un exalumno y apenas se graduó el año pasado. Incluso, supimos en qué asiento se sentaba, pero lo más importante es que se identifica al máximo con nuestras inquietudes actuales. Vino a hablarnos de su tesis; podría parecer que fue una tarde aburrida, pero para nada. Se olvida de lo que había planificado y termina teniendo una conversación con nosotros como si volviera a ser alumno de la profesora Iraida y un compañero más de los estudiantes de primer año de Periodismo. Su trabajo de graduación fue acerca de la titulación. Lo que podría parecer un tema sencillo, influencia hoy en cómo se percibe la prensa escrita en Cuba y el mundo. Nos cuenta todo por lo que pasó para llevar a cabo el proyecto y finalmente da consejos para realizar esta difícil parte de nuestro trabajo. El tiempo que le dedicamos en nuestra clase se fue corriendo. Nos quedamos con ansias de seguir conversando. Recuerda con alegría el momento de tirarse la foto con el invitado. Se marcha caminando por los pasillos de la sede de FCOM como si no hubiera pasado un año de su graduación. Fue una tarde de recuerdos (Wendy García Marquetti).

LOS  TÍTULOS EN EL PERIODISMO. “Un buen título puede salvar un trabajo”, así comenzó nuestro encuentro con Iván, periodista de Radio Rebelde, invitado el 2 de mayo del 2014 al aula de primer año de Periodismo de la Universidad de La Habana, por la profesora Iraida Calzadilla. Esta vez la conversación giró en torno a los títulos en los trabajos periodísticos. Nunca imaginé que un titulo fuese tan importante en un texto. Para mí los títulos solo embellecían, pero ahora me doy cuenta de que un titulo puede influir en todo lo escrito debajo de él. Iván, realizó su tesis sobre la titulación en el periodismo deportivo, sonará descabellado, pero sin duda, es un tema  muy interesante y polémico. No tardó en darse cuenta de lo imprescindible de un buen encabezado en los trabajos. Nos aconsejó que tuviéramos mucho tacto a la hora de escribir un título para algún trabajo periodístico y que si se nos ocurriera algún día hacer un trabajo con un tema poco común, por muy loco que parezca, que sigamos adelante, aunque todo el mundo diga que no tiene sentido, porque “siempre todo  tiene sentido” (Leanny Vistel Pérez).

UN BUEN PERIODISTA ES UN COMO UN MULTIMEDIA. En la tarde del 2 de mayo, tuvimos una conferencia muy útil por Iván Morales, quien era estudiante de la Facultad de Comunicación como nosotros ahora. Él nos transmitió muchas experiencias logradas durante su trabajo en la emisora Radio Rebelde. Contó sobre su caso, pues le gusta el deporte, pero tuvo que escribir del sector de la economía, en la que no tenía muchos conocimientos. Pero, sobre todo, con la ayuda de sus compañeros en la emisora, Iván aprendió y alcanzó buenos resultados. Nos dijo que para ser un periodista hay que saber mucho y siempre estudiar, especialmente desde el tiempo en la Universidad. A través de este encuentro, tuvimos un punto de vista nuevo: un buen periodista es un como un multimedia, que puede trabajar con sus saberes en cualquier medio (Oanh Dinh Van (Oany).

UNA HABILIDAD PERIODÍSTICA. Un periodista profesional debe tener flexibilidad en su carrera. Esos presupuestos relacionados con el tema fueron presentados por Iván Morales, invitado por la profesora de Periodismo Impreso, Iraida Calzadilla. Aunque es apasionado por el deporte, su trabajo actual es escribir sobre otros temas, por eso nos transmitió sus experiencias bisoñas sobre cómo escribir, entrevistar, arreglar ideas, poner títulos y, especialmente, dar opinión propia. Dijo que nunca podemos olvidar los elementos claves que nos caracterizan como profesionales de la información, entre ellos, los valores noticias, la verdad de nuestras fuentes y el respeto por las mismas (Linh Nguyen Hoai).

NO SIEMPRE VAMOS A HACER LO QUE QUERAMOS. Siguiendo la invitación de nuestra profesora de primer año de Periodismo, Iraida Calzadilla, fue Iván, un joven periodista que ha profundizado sus estudios en el tema de la titulación dentro de la prensa, a nuestra aula de FCOM a hablarnos sobre este tema. Los resultados de una investigación hecha por él, arrojaron que en nuestros medios se trata muy mal este aspecto, títulos mal elaborados, que no dicen nada, que se repiten en el mismo medio, e incluso, por el mismo periodista. Nada, que esto hay que evitarlo y empezar por nosotros, que somos el “futuro”. Además, Iván nos advirtió que no siempre vamos a hacer lo que queramos en esta profesión, por lo que tenemos que adquirir la mayor cantidad de conocimientos a lo largo de la carrera, imaginen, él que siempre fue apasionado de los deportes, lo enviaron en su medio de prensa para los temas económicos (Mario Luis Reyes Betancourt).

LA TITULACIÓN Y SUS RETOS. La titulación periodística es, sin duda, uno de los mayores retos a los que se tiene que enfrentar el periodista diariamente. Existen muchas teorías para realizar un buen título, pero la genialidad del periodista y la destreza que lo acompañan son los mejores aliados. Así narra Iván, un joven graduado de Periodismo en el año 2013, quien dedicó su tesis a este tema. Haciendo uso de un lenguaje joven, el periodista explicó cómo realizó su trabajo y los contratiempos a la hora de realizar su tesis, los que iban desde la aceptación de su tema hasta la bibliografía a consultar. La titulación aún sigue dando mucho que decir, pero sin duda, Iván, como le recordamos todos, marcó con su investigación un punto importante en el arduo mundo de la investigación de estos temas (Claudia Pérez Vila).

HABLAMOS EL MISMO IDIOMA. Cómo no entendernos, si hablamos el mismo idioma. Esa es la lengua de la juventud, cálida y llena de espontaneidad, alejada de los protocolos y enemiga de los papeles por los que guiarse. Esa fue la relación entablada de inmediato, cual sinapsis neuronal, entre los estudiantes de primer año de Periodismo, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, y el recién graduado Iván Morales, de Radio Rebelde. Al principio, anunció que nos iba a hablar de la titulación, tema sobre el que versó su tesis, pero los entresijos de una conversación entablada entre iguales, lo llevaron a transmitirnos sus experiencias en el sendero que ya él recorrió y que se nos muestra a nosotros como una meta futura (José Manuel Pérez González).
 
TODO TIENE SU PRINCIPIO. El curso llegaba a su fin, lo meses se habían alejado con un miedo comprensible. Cansados de tantas tachaduras en el almanaque, de los momentos compartidos, de los millones de letras descuidadas, las miles de líneas y los cientos de párrafos, nos hicieron recordar que todo, como mismo empieza, termina. Y así, mientras conversábamos sobre las tareas que se nos acercaban y todas la que se iban, la profe nos trae otro invitado. Por nuestras aulas pasaron premios nacionales de periodismo, fotógrafos, antiguos estudiantes, periodistas de Bohemia, Granma, Juventud Rebelde y Verde Olivo. Sin embargo, este intruso tenía algo peculiar. Es de corta estatura, pero todos sus centímetros parecían tener el doble de la energía aconsejable. Hablaba rápido, sin atropellar palabras, pero tirándolas una detrás de otra. Miraba a todas partes como buscando anécdotas o recordando sus días de estudiantes en un aula calurosa como la que ahora detalla con precisión. La conferencia de Iván, como se llama el invitado, demostraba la relevancia de los títulos en los trabajos periodísticos, sus particularidades según los géneros, los cambios sufridos a través de los años en los medios de comunicación cubanos, y los problemas acarreados por esta obsesión con el titulaje, que casi le cuesta la tesis. La disertación venía de la mano de historias, comentarios casi humorísticos, consejos con vocabulario juvenil, gestos de nerviosismo e hiperactividad. “Muchachos, aunque su intención sea captar al lector, no pueden prometer ‘pescao’ en el título para dar ‘pollo’ en el cuerpo”. Esta frase lo resume todo, su posición ante la titulación periodística, su carisma y nuestra sorpresa tras escuchar tales lecciones. La Academia exige cierta objetividad y responsabilidad en el estudio y seriedad durante la exposición de ideas, pero a veces nos demuestra que entre las risas también se defienden posiciones, se respaldan hechos y se culmina una lección pedagógica. A Iván no le hubiera gustado que este texto improvisado no guardara relación con el título, así que vamos a terminar con algo así: digamos que este semestre fue nuestro epígrafe, segundo año será el título, tercero, el lead o la entrada, cuarto, el cuerpo, cuya construcción se aconseja cronológica, pues la pirámide invertida en un curso escolar podría resultar problemática y finalmente quinto año, sería el cierre. Por lo tanto, para lograr un escrito periodístico consecuente, se debe prometer lo que podemos cumplir. La maestría no se adquiere en los predios, pero los deseos de superarse, de sorprendernos, deben aparecer desde el inicio. Debemos querer ‘pescao’, aunque sepamos que todos los fines de mes lo que toca por la libreta es ‘pollo’. Aunque no exista la perfección, trabajemos como si fuera alcanzable (Zulema Samuel del Sol).

APRENDER, REÍR Y DISFRUTAR. "Me siento algo extraño porque no hace ni siquiera un año que estaba sentado en esta misma aula", expresó el joven periodista Iván Morales al iniciar su tertulia acerca de la titulación con los estudiantes de primer año de Periodismo. La conversación se tornó en un intercambio de ideas entre Morales y sus futuros colegas, quienes pudimos aprender, reír y disfrutar de increíbles anécdotas. Con ejemplos y vivencias suyas, Iván nos brindó importantes herramientas para titular de forma atractiva y perspicaz nuestros trabajos. Llegue a él el agradecimiento de cada uno de los estudiantes que con gran placer lo escuchamos y aprendimos de sus experiencias (Rocío Ramos Suárez).

EL TITULAJE EN EL PERIODISMO. Iván Morales Morales, periodista de la radio, nos visitó para hablarnos sobre el titulaje periodístico. Entre otras aristas explicó la necesidad de titular correctamente los trabajos, de adecuar al contenido de la información el tipo de título que favorezca su interés. También comentó la necesidad de aumentar el número de títulos atractivos en nuestros medios nacionales y caracterizó un buen titular como breve y sugerente. En un segundo momento expuso varios ejemplos de buenos y malos titulares. Aseguró que el género en que se escriba un trabajo no es impedimento para utilizar cualquier tipología de las existentes y que de la creatividad del periodista depende el éxito de un título (Walkiria Juanes Sánchez).

TAREA DIFÍCIL. Titular es probablemente de las tareas más difíciles a la hora de hacer un trabajo periodístico, sobre todo, si se están dando los primeros pasos en el mundo de la prensa.  Sintetizar tantas ideas en una línea y, además, hacerlo de forma atractiva, puede convertirse en toda una Odisea. Unos dicen que lo conciben antes del resto del trabajo y otros que después, las opiniones acerca de sus características varían. Es todo un reto, incluso, para los no tan principiantes. Iván llegó hablando de títulos y de deportes. Solo por ello se había ganado la atención de una buena parte del grupo. Pero no bastó con eso y nos contó, explicó, relató y ejemplificó haciéndonos reír y dando una clase completamente diferente, útil y divertida (Ania Terrero Trinquete).

UNA TARDE CON IVÁN. Esta semana nos acompañó Iván Morales Morales, joven periodista recién graduado de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. En los habituales encuentros que la profesora de Periodismo Impreso, Iraida Calzadilla, nos prepara con sus antiguos alumnos, esta vez compartimos experiencias respecto a los títulos con alguien a quien este tema le llega muy de cerca. Dado que su tesis de graduación fue elaborada sobre la base de la titulación deportiva, mucho tenía que contarnos Iván, pero como buen periodista al fin, no solo habló de cómo nombrar un texto, sino que también expuso varias experiencias que atesora ya en su corta experiencia profesional. Con la esperanza de algún día regresar nosotros también a estas aulas una vez graduados, despedimos el diálogo, más que conferencia, que se fue como en un suspiro, así como se acaban de rápido las cosas agradables (Yohandra Portelles Quevedo).

EL ANZUELO DE LAS LETRAS. ¿Qué se puede decir que no se haya dicho del titular? El gancho inicial, la garantía de que te lean o no y, a la vez, un compromiso de no traicionar las expectativas del lector sobre el tema a tratar. Claridad, brevedad y atractivo, son las fórmulas ineludibles para construir un buen título. Todo esto pudimos conocer o reafirmar en la voz de un joven periodista, Iván Morales Morales, que, invitado por la profe Iraida, compartió sus experiencias sobre la utilidad de este componente esencial en la prensa. El hecho de ser un tema de medular importancia y gran desconocimiento a la vez, impulsó a tomarlo como eje central de su tesis de grado. En ella, según nos contó, realiza un análisis exhaustivo para comparar el antes y después de periódicos como Granma y Juventud Rebelde. Reconoció que, sin dudad alguna, persisten muchas deficiencias en la creación de frases llamativas, libres de eslóganes o manidas exhortaciones. Finalizó con útiles consejos ofrecidos por Tomás Lapique acerca del enlace de ideas mencionadas en un texto con el titular y que este podía surgir lo mismo antes de construir la información que después de redactarse (Adiel Guevara Rodríguez).  

 

08/08/2014 08:53 islalsur #. Entre colegas


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris