Facebook Twitter Google +1     Admin

ROSA INGLESA EN CUBA

20140812134926-irelys.jpg

Un linaje de “flores de corte” desconocido en Cuba crece en el jardín de Marlen Igarza, en Boyeros.

Texto y fotos:
IRELYS SERRANO ACOSTA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación, 
Universidad de La Habana.

En forma de espiral, dibujando una corona de pétalos sobre un cetro verde, la única rosa inglesa de su especie en Cuba pasa casi inadvertida frente a los ojos de Marlen Igarza, la dueña de esta rareza botánica.

Se trata de un rosal híbrido llamado James Galway, en honor al 60 cumpleaños del famoso flautista, creado por el botánico inglés David Austin, según datos de http://www.mooseyscountrygarden.com/. Presenta grandes hojas y un tallo fuerte sin espinas, engendra retoños de matiz rosado pálido desde finales de la primavera hasta los últimos días del mes de agosto.

“No sabía  de la importancia del ejemplar que tengo en el jardín, para mí era una flor común, simplemente los retoños los utilizaba para ponerlos frente al retrato de mis padres cada fecha importante”, cuenta Marlen Igarza.

Según relata Marlen, su mamá acostumbraba a visitar a un amigo inglés residente en el país. Este poseía un patio con variedades de arbustos ornamentales trasladados desde su tierra, entre ellos, la peculiar rosa. Explica la dueña que en el cumpleaños 50 de su madre, el anciano se la obsequió y así comenzó la historia.

La planta tiene una altura de dos metros, aunque normalmente su especie solo crece hasta el metro y medio. Con cualidades semejantes a la enredadera casera, esta flor se expande en busca de luz, por ello es conocida como escalada.

“El rosal necesita suelo de arcilla, húmedo, pero bien drenado, con un carácter ácido, alcalino y neutro, de lo contrario no podrá desarrollar adecuadamente la extracción de nutrientes de la tierra”, dijo Marian Saralegui, especialista del Jardín Botánico.

“Los rosales vírgenes cuentan con un promedio de vida de cinco a seis años y los híbridos de ocho a diez debido a que se obtienen del cruce de varias plantas, mientras que la rosa James Galway en Cuba ha alcanzado los 38”, comentó Marian.

Al ser una planta típica de regiones  frías y secas, el clima de Cuba no es el ideal para su supervivencia. Sin embargo, María Antonia Castiñeira, licenciada en Botánica del Centro Nacional de Áreas Protegidas (CNAP), plantea que Boyeros posee un microclima especial en relación con el resto de la ciudad, por lo que allí se dan mejor algunas especies de plantas  que en otros lugares.

Juan Antonio Hernández, también licenciado en Botánica del CNAP, afirma que, como este tipo de rosal es de relativamente poco tiempo en el país, no se ha registrado aún en los archivos de flora y fauna de la Isla. Agrega que la gran mayoría es importada  desde Ecuador para su venta en florerías especializadas.

De acuerdo con www.shootgardening.co.uk, sitio web británico especializado en botánica, en todo el mundo existen más de 200 variedades de esta flor, vinculadas por sus nombres a grandes personalidades como Gertrude Jekyll, Lady Emma Hamiltony, Alexandra Rose, entre otras.

Pie de foto: La rosa James Galway.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial de Retrato.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide Normal + Dato Adicional.
Primer valor noticia: Singularidad.
Otros dos valores noticia: Proximidad, Interés colectivo.
Tipo de Fuentes: Dos empíricas (no documentales) y una documental.

12/08/2014 06:49 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris