Facebook Twitter Google +1     Admin

PROGRESO EN LOS JARDINES COMUNITARIOS

20140820124741-yeraldin.jpg

Madres comunitarias administran los hogares infantiles del Instituto Colombiano de Bienestar  Familiar (I.C.B.F).

YERALDIN BRICEÑO MARTINEZ,
estudiante de cuarto semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Bogotá.

La señora María del Pilar Rodríguez, profesora del hogar comunitario “Los Pitufos”, situado en el barrio Los Laches, de la localidad tercera (Santa Fe), habla sobre los requisitos, el funcionamiento y la ayuda recibida por el I.C.B.F.

La profesora Rodríguez  afirma que para lograr obtener el permiso del I.C.B.F, las madres comunitarias deben cumplir varios requisitos, entre ellos tener el bachillerato como educación mínima, además, pasar por varios exámenes entre ellos el de Psicología; también se toma en cuenta el espacio con el que cuenta la madre en su casa, al igual que no deben estar habitando el recinto personas con problemas de drogadicción ni ladrones, otro requerimiento que exigen es el de no vender gasolina ni drogas en la vivienda donde van a estar los niños.

El I.C.B.F le ayuda a estas madres en forma de capacitaciones y talleres, de manera económica con un sueldo o becas como el instituto lo hace llamar, en las cuales dan un subsidio de 25.000 pesos para el combustible (gas), haciendo un total de 589.000 pesos, pero esta entidad gubernamental no les brinda un seguro de salud por lo cual ellas mismas deben pagar por la salud, explicó la profesora.

Los materiales para la educación de los niños los brinda el I.C.B.F. haciendo una transacción de 85.000 pesos dos veces al año, y aunque los padres de familia deben pagar pensión de 11.400 pesos (la cual se utiliza para comprar implementos de aseo para el jardín), se hace fácil a la población de infantes vulnerables de estratos 1 y 2 acceder a la educación y alimentación que se brinda en estos hogares. Este año la alcaldía les ayudó brindándoles material didáctico y algunas mejoras para las zonas de la casa donde se encuentra el jardín.

En estos hogares se debe seguir un cronograma para la alimentación de los niños, el cual es dado por una nutricionista, con una dieta rigurosa para cada semana del mes. Por otro lado, el trabajo que efectúan estas madres les garantiza la pensión siempre y cuando ellas la paguen, dado el caso que se retiren del instituto ya es cuestión de comodidad o facilidad seguir cancelando esa retribución.

En los 14 años y medio que esta profesora lleva con el jardín, siempre ha tenido la misma metodología para enseñarles a sus pequeños estudiantes y aunque en estos hogares comunitarios se les enseña en la mayoría del tiempo modales en la mesa, ella siempre trata de instruir a los niños con temas educativos y de academia teniendo en cuenta que no puede profundizar más allá de lo que el instituto permite.

Pie de foto: De su educación depende el futuro.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris