Facebook Twitter Google +1     Admin

SALVAR LOCAL Y DEPORTE, HE AHÍ EL DILEMA

20141024145422-alain.jpg

El gimnasio del Complejo Deportivo Alfredo Gamonal, del municipio mayabequense de Quivicán, lleva inhabilitado 21 años, pero una reparación ahora atenta contra el movimiento de seguidores del Front-tenis en el pueblo.

Texto y fotos:
ALAIN MIRA LÓPEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Corría el año 1993, un obrero quivicanero llegaba a la casa luego de una larga jornada de trabajo. Su hijo lo esperaba impaciente, pues sabía que en cuanto apareciera podrían ir juntos al gimnasio del Complejo Deportivo Alfredo Gamonal y así vería a su padre competir en levantamiento de pesas.

Ese niño creció, se convirtió en un adulto y tuvo un niño varón, a quien quiere mostrarle lo aprendido de su padre cuando aún era un infante, pero ahora la situación es distinta. El descuido de la Dirección Municipal de Deportes (DMD) de Quivicán y el maltrato de los pobladores propició que de aquel gimnasio hoy solo queden las paredes, pues está inhabilitado desde 1993.

También desde hace algunos años existe un movimiento de seguidores del Front-tenis, deporte que cada día gana más adeptos que juegan a diario allí.

El conflicto

Según Eliecer Sánchez O´rrelly, presidente de la DMD, el período especial hizo de la suyas con este sitio, es una realidad. Durante ese tiempo, el porcentaje de atletas tributados por el municipio a las selecciones deportivas provinciales decayó en un 40 por ciento.

“Estamos elaborando el proyecto para rehabilitar todas las áreas del Alfredo Gamonal, queremos instalar un Dojo de Karate-Do, un local de levantamiento de pesas y buscar un espacio al boxeo en el gimnasio”, comentó Sánchez O´rrelly.

Para el Sensei Manuel Rodríguez Tarraza, entrenador de Karate-Do en el municipio, la noticia de la reparación es una felicidad. Ahora, entrenará con todas las condiciones, lo cual estimula a sus atletas e, incluso, el Dojo podrá ser sede de torneos municipales y provinciales.

“Estoy muy contento, ya tengo un espacio para entrenar como se debe, antes debía hacerlo en el césped o en pisos de cemento, lo que puede provocar lesiones. Quiero elevar la calidad de la disciplina en el municipio, la cual levanta cabeza poco a poco”, agregó.

La reparación del local es algo esperado por el pueblo quivicanero, pero los atletas de Front-tenis perderán su cancha y, con ella, todo el nivel alcanzado hasta el momento.

Jesús Milián González, fundador del movimiento de seguidores del deporte, alegó que “antes, para poder jugarlo, debíamos viajar hasta San José de las Lajas  porque en Quivicán no existe ninguna cancha para hacerlo. Cuando la DMD abandonó este sitio nosotros lo condicionamos según sus características, con reglas especiales adaptadas a él”.

“Cada vez somos más los fanáticos del Front-tenis porque es muy atractivo y dinámico, pero si reparan el sitio donde jugamos dónde lo haremos. Entonces morirá la especialidad en el municipio”, precisó Marcos Jesús González Sánchez, miembro del movimiento de seguidores.

La presidencia de la DMD debe buscar una solución, pues aunque sus atletas no estén asociados a ellos, sí son un buen número de jugadores por lo que deberían considerar el hecho de quitarles ese espacio. Sería positivo institucionalizarla, ya tiene muchos adelantos a su favor, no tendrían que empezar de cero.

“Veo muy bien la reparación del gimnasio, después de tantos años el pueblo lo necesita, pero nosotros dónde jugamos. Ya no tengo tiempo para ir a San José de las Lajas. Pienso que deben construirnos un local, pues a diario aparecen jóvenes a quienes les fascina practicarlo”, manifiestó González Milián.

La cancha más cercana al municipio se encuentra en la capital provincial, a 42 kilómetros del pueblo. Para llegar, los atletas tienen que tomar un ómnibus directo hasta allí y la travesía demora cuatro horas en llegar y retornar. Quienes trabajan o estudian solo podrían practicar Front-tenis los fines de semana, eso sin que exista contratiempos.

Ante la polémica, el presidente de la DMD contestó: “No los hemos olvidado, ideamos una estrategia y el manejo de los fondos. Les construimos un local para que puedan seguir practicando. Estamos al tanto de la creciente popularidad del deporte”.

“Es una locura ir contra los deseos de la población, al final, de ella salen los atletas que luego representarán al municipio, a la provincia y al país. Si lo quivicaneros quieren jugar Front-tenis, no lo impediremos, al contrario, lo fomentamos”, agregó

Un error costoso

“Está en desuso desde que soy un niño, nunca he podido utilizarlo, en cambio, tengo que paga 100 pesos mensuales a un cuentapropista dueño de un gimnasio para poder convertirme en fisiculturista como mi padre”, comentó Jonathan Acosta Busutil, joven quivicanero.

En este local se practicó boxeo y judo, además, estuvo el gimnasio de levantamiento de pesas, el de cultura física y las anillas de gimnasia, pero, de a poco, y por ese orden, desaparecieron los implementos para los deportes, tanto “por obra y gracia del Señor”, como por el deterioro del tiempo.

Félix Fernando Salgado Martínez, quien fuera presidente de la DMD durante los primeros años del abandono, dijo que “se nos fue de las manos, dejamos pasar el tiempo y lo perdimos, quisimos repararlo en otras ocasiones, teníamos el presupuesto para ello, pero no podíamos porque faltaban los instrumentos deportivos que eran muy escasos en aquella época”.

Las indisciplinas de la población también contribuyeron al deterioro del lugar. De allí se robaron los implementos deportivos, todas las tejas del techo, azulejos de los baños, un tanque de agua y hasta una tubería de agua enterrada a más de un metro de profundidad en la tierra.

Ante tan grave fenómeno, la DMD reaccionó y logró salvar las ventanas, algún que otro instrumento del gimnasio de cultura física y las anillas, todo guardado como queda demostrado en el inventario del almacén. En la actualidad, el local tiene la mitad de su cubierta, pero de ahí no pasan las reparaciones.

Ricardo Rodríguez Borges, un quivicanero de 40 años de edad, recuerda sus años de judoca en la selección municipal y aquella vez, en 1985, cuando participó en los Juegos Escolares vistiendo los colores del equipo Habana.

Sin embargo, “no es necesaria la demolición, tampoco restaurar las paredes, solo con colocar el techo que falta, las ventanas, las puertas, reparar el interior y pintar, es suficiente; no existen daños significativos en la estructura a pesar del decursar del tiempo y el azote de los huracanes”, afirma el ingeniero civil Humberto González Vidal.

Otros usos

En la actualidad, al menos es útil para otros fines, por ejemplo, sirve de baño público, hogar de algún desamparado, lugar de recreación íntima para parejas, para entrenar voleibol y Front-tenis, un deporte parecido al tenis de campo, pero el objetivo es golpear la pelota contra la pared y que el contrario no logre hacer lo mismo.

Eros Jesús Molina, joven quivicanero, contó que “en más de una ocasión me he encontrado con personas que no son del pueblo dormitando en su interior, a pesar de los asquerosos olores que el sitio desprende y en la noches de domingo, si pasas cerca y a altas horas, puedes sentir mucho sonidos”.

Los deportes institucionalizados en el municipio también tienen su espacio en el lugar, las selecciones infantiles de voleibol realizan ejercicios de ataque y defensa en la parte derecha interior, donde la fetidez es más débil.

Roberto Cheo Martínez, entrenador de voleibol en el municipio, manifestó que “como es un local cerrado, cuando mis jugadores rematan la pelota se queda cerca, es mucho más cómodo, y al tener techo en una parte evita la incidencia directa del sol en los atletas”.

A Cheo Martínez le conviene tener un lugar así para entrenar, pero desea que el gimnasio sea reparado. “El pueblo ha esperado mucho para poder disfrutar de él, no veo la hora de que sea reinaugurado”, dijo.

La reparación del gimnasio es un punto a favor del pueblo de Quivicán, de concretarse el proyecto tal y como indicó Sánchez O´rrelly, se abren las puertas para los amantes al boxeo, al karate-do, el Front-tenis y la halterofilia, pues podrán practicar lo que les gusta hacer. Esperemos que todos salgan ganando.

Pie de fotos: 1-El gimnasio del Complejo Deportivo Alfredo Gamonal tiene esta fachada desde hace 21 años y, por lo menos, ahora posee la mitad de la cubierta. 2-Sin nadie que proteja el sitio, los pobladores entran y hacen en él lo que estimen conveniente.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos.
Tipo de cierre: De opinión del periodista.
Tipos de transiciones: Repetir en la oración una palabra clave de la oración anterior. Repetir un concepto, pero de forma distinta.

Tema: El gimnasio del municipio Quivicán.

Situación problémica: El gimnasio lleva inhabilitado 21 años, pero una reparación atenta contra los seguidores del Front-tenis en el municipio.

Contexto: Los ajustes políticos-económicos y la nueva estructura puesta en práctica como experimento en la provincia Mayabeque tienen entre sus objetivos desarrollar el deporte.

Hechos colaterales: La población en la actualidad no cuenta con los servicios de este local.

Antecedentes: De este local otrora salieron atletas que formaron parte de las distintas selecciones provinciales de boxeo, judo y halterofilia.

Causa: Las indisciplinas sociales y el descuido de la Dirección Municipal de Deportes durante el período especial inhabilitaron el Gimnasio.

Proyecciones: Para el año 2015 se presentará un proyecto para reparar todo el complejo Deportivo y con él, el Gimnasio.

Fuentes:

Documentales:

Inventario del Almacén de la DMD.

No documentales:

Oficiales:

Eliecer Sánchez O´rrelly, presidente de la DMD (Juicio: pronóstico).

Félix Fernando Salgado Martínez, expresidente de la DMD (Juicio: valorativo).

Manuel Rodríguez Tarraza, entrenador de Karate-Do (Juicio: valorativo).

Roberto Cheo Martínez, entrenador de voleibol (Juicio: valorativo).

Pobladores (Juicios: valorativos y lógicos).

Especialista:

Humberto González Vidal, ingeniero civil (Juicio: valorativos).

Testigo e implicado:

Jesús Gonzalez Milián, fundador del movimiento de seguidores del Front-tenis (Juicio: disyuntivo y valorativo).

Marcos Jesús González Sánchez, miembro del grupo (Juicio: disyuntivo).



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris