Facebook Twitter Google +1     Admin

LA RELATIVIDAD DE LA VERDAD

20141107040858-dario.jpg

Tema: Roberto Herrcscher, periodista y profesor universitario en Argentina, asevera que “escuchar a alguien distinto a nosotros contar su historia, desde su punto de vista, construyendo la narración desde la que ven el mundo y nos ven a nosotros es una experiencia que siempre nos descoloca, a veces nos confunde, pero a la larga nos enriquece”.

 

DARÍO ALEJANDRO ALEMÁN CAÑIZARES.
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Roberto Herrcscher (1962-actualidad), periodista y profesor universitario en Argentina, asevera que “escuchar a alguien distinto a nosotros contar su historia, desde su punto de vista, construyendo la narración desde la que ven el mundo y nos ven a nosotros es una experiencia que siempre nos descoloca, a veces nos confunde, pero a la larga nos enriquece”.

A partir de esta frase, expresada por uno de los catedráticos que con más fervor defiende el periodismo literario, sería positivo argumentar la relación que debe existir entre periodista y fuente ante una disparidad de criterios.

El objetivo del periodista es de por sí subjetivo. La búsqueda de la verdad se le presenta como un horizonte solo alcanzable desde el punto de vista de la honestidad profesional, la ética y la remisión a múltiples y diferentes fuentes que hagan comprobable su relato. Por ello, la aproximación a lo indiscutiblemente cierto conlleva estrategias comunicacionales, la mayoría enfocadas al sujeto proveedor de información del periodista: la fuente.

Para un mejor acercamiento conceptual al tema convendría citar al teórico español José Caminos: “La fuente perfecta será la persona que tiene documentación importante y está ansiosa por contar lo que sabe” (1997: 65). Pero no siempre todas las fuentes piensan igual, cada una tiene su apreciación, incluso, distinta a la del periodista. Cada ser humano mantiene criterios propios respecto a cuestiones de índole cultural e ideológica, lo que se vuelve un problema para el comunicador cuyo trabajo dependa directamente de las declaraciones de otros.

Apreciación y realidad

El presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Antonio Moltó Martorell, es del criterio que la verdad periodística es una mediación, una apreciación desde lo subjetivo, por lo cual necesita de manera irremediable las distintas visiones de un hecho aunque se contradigan (EP, 2014). Por lo que la búsqueda idílica de lo objetivo pasa a ser, en la práctica, el uso correcto de las fuentes. Es imprescindible ese buen manejo, al igual que plantearse estrategias para así dar una visión panorámica del tema en cuestión.

Yoslei Carrero, periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y profesor de la Facultad de Comunicación, considera que “el comunicador está para ofrecer modelos de interpretación de la realidad, y hacia dicho empeño debe tener en cuenta todas las aristas y dotarse de un registro de fuentes variado, donde en alguna medida se vean representadas las diversas miradas del asunto” (EP, 2014).  Teniendo en cuenta esto, podemos apreciar que es el manejo de las fuentes la médula del trabajo periodístico, la esencia, la manera de brindar al lector una información completa, contextualizada y lo más cerca posible de esa verdad absoluta imposible de lograr, pero irrenunciable en cuanto a propuesta ética.

Los más grandes problemas que enfrentó y enfrenta el periodismo en los últimos años están relacionados con un deficiente manejo de las fuentes informativas (Suárez, 2014: Web). Los profesionales de la comunicación de masa optan por conformarse con una línea declaratoria, sin contraparte ni visión alterna que brinde posiciones distintas respecto a lo analizado. 

Según el analista político venezolano, Simón Alberto Osorio, “es lamentable que dicho problema suceda en una época donde nuestra profesión ya se ha abierto un ancho camino en el campo teórico y cuenta, como una de sus premisas principales, con la norma que dicta que la sociedad tiene derecho a saber la verdad completa, comprobable, en forma oportuna, sin intereses ni prejuicios personales” (2007; 76). Esto último da pie forzado para nuestro próximo análisis.

Deontología y censura

Albert Einstein (1879-1955) expresó en una entrevista: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”, y qué peor prejuicio que el de censurar los criterios de las personas debido a fines personales o a disparidad de opiniones del periodista con la fuente.

Los periodistas, quienes a lo largo de su existencia como gremio se han quejado de la censura, deben tener mucho cuidado de censurar una fuente. La noticia requiere de distintas perspectivas para ser tridimensionalizada y desarrollada de manera óptima, de forma tal que el receptor sienta que se le está entregando una verdad.

La profesora española María del Pilar Tello cree que los comunicadores deben asumir una enorme responsabilidad al buscar la mayor objetividad posible y promover la investigación seria y contrastada sin caer en la cacería de brujas o aceptar sin mayor ética ser el vehículo de vergonzantes venganzas personales (2014: Web).

Manuel Enrique Lagarde, director de Cuba Sí, asegura: “En la interpretación, el periodista habla a través de las fuentes por lo que su intencionalidad depende de la exhaustiva búsqueda de estas.” Aunque se esté parcializado respecto a una cuestión, no sería profesional el no abundar en las opiniones encontradas. Pero todo tiene sus límites y sus amarres a ciertas normas éticas y de carácter editorial marcadas principalmente por la ideología y la política.

Si bien la multiplicidad de ópticas y miradas de un tema es un derecho del receptor y a la vez un deber del periodista, es válido aclarar que hay situaciones que ameritan una actitud intransigente ante esta dualidad de perspectivas. Cuando la fuente, por muy autorizada que sea su voz, no cumple con las características encuadradas en la política editorial del medio, debe ser rechazada.

Con respecto a esto último, Antonio Moltó declaró: “Siempre se ha de buscar opiniones diversas en el asunto, pero hay que escoger bien a las fuentes. Se apela en nuestro país a que se respete la diversidad dentro de la Revolución, pero no a que se cuente con el enemigo. La política debe condicionar al periodista” (EP, 2014).

Buscar diversidad no es sinónimo de irse a la desbandada y agarrarse de los criterios más opuestos que puedan encontrarse; ese contrapunteo excesivo puede caer en sensacionalismos y violaciones de reglas editoriales que pudieran ser graves.

No toda información es válida como contraste. Todo acto comunicativo conlleva un fin y la prensa no escapa a ello: la intencionalidad está irremediablemente ligada a su existencia, por lo que si bien deben cumplirse los derechos y exigencias del buen lector que pide diversidad, no se pueden traicionar principios ideológicos y morales propios del periodista.

Al final, la verdad será siempre nuestra verdad, con sus matices, pero nuestra; eso impide abrir toda brecha posible a quienes piensen conscientemente en transgredir y manipular la información mediática para fines personales de índole publicitaria, económica o política. No es digno el medio que no represente los intereses de la mayoría, y estará en constante conflicto con quien haga suyo el compromiso de informar al pueblo.

A manera de resumen, podríamos decir que la expresión inicial de Herrcscher es cierta, pero lleva sus paréntesis, comillas y notas al pie de página. Las opiniones de fuentes que contrasten nuestras visiones personales son enriquecedoras, nos dotan de multiplicidad de perspectivas y nos facilita el valorar de manera más justa cualquier cuestión, pero siempre dentro de los marcos que restringen la política editorial, la ideología y la ética personal del periodista.
 

Bibliografía:

Documental:

Osorio, Simón Alberto: Mordaza a la información en tiempos de guerra. Caracas, Venezuela 2007. Editorial: Comunicación y sociedad.

Caminos, José: Periodismo de Investigación: teoría y práctica. Síntesis, Madrid, 1997.
Tello, María del Pilar: Las fuentes periodísticas. http://www.generaccion.com/magazine/995/fuentes. Fecha de consulta: 2/05/2014.

Suárez. C: Las fuentes de información periodísticas. www.perio.unlp.edu.ar/

grafica2/documentos/Las_fuentes.doc. Fecha de consulta: 5/05/2014.

Profesor consultado:

Yoslei Carrero: periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y profesor de la Facultad de Comunicación.

Periodistas consultados:

Antonio Moltó Martorell, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba.

Manuel Enrique Lagarde, director de CubaSí.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris