Facebook Twitter Google +1     Admin

TRAS EL BRONCE DE LA ACADEMIA

20141108145704-lisandra.jpg

A poco más de 80 años de la muerte del médico revolucionario José Elías Borges, su figura permanece en el desconocimiento de estudiantes y profesionales de la Salud.

Texto y foto:
LISANDRA AGUILAR WONG,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación, 
Universidad de La Habana.

(...) Y sobre todo,
 sean siempre capaces de sentir en lo más hondo
cualquier injusticia cometida contra cualquiera
 en cualquier parte del mundo.
Es la cualidad más linda de un revolucionario.
Ernesto Guevara de La Serna

Juan Carlos Delgado estudia segundo año de Medicina. Una tarde, cuando salía de su Facultad, en el Hospital General Calixto García, de la capital, y luego de terminar la asignatura Historia de Cuba, se detuvo frente al edificio del Pabellón Borges. Al instante, cuestionó su desconocimiento ante la identidad del hombre de bronce que ha custodiado el lugar por tanto tiempo.

Desde hace 65 años, el busto del médico y revolucionario José Elías Borges permanece en el anonimato ante las indiferentes miradas de las personas que visitan y trabajan en el inmueble.

Revolución & Universidad

Tras seguir la pista de aquel hombre, Juan Carlos descubrió que otros alumnos como él no conocen a esta personalidad de la medicina cubana, en tanto, otros suman esfuerzos por rescatar su legado.

Ejemplo de ello son Abel Collazo, estudiante de cuarto año de Medicina de la misma Facultad, quien refirió que no había escuchado hablar de Borges: “En segundo año de la carrera nos dan una historia muy básica”. A tono con la declaración, la Máster María del Carmen Amaro expuso que no conocía quién era el médico revolucionario y gracias a la actual investigación, pudo darse cuenta de aspectos trascendentales de la vida del héroe.

Entre los futuros galenos es común este desconocimiento histórico. Borges nació en 1906 y procedente de una familia acomodada, en el pasado siglo comenzó estudios en la  Universidad de La Habana.  Allí formó parte del Directorio Estudiantil contra la Prórroga de Poderes y se relacionó con figuras como Pablo de la Torriente Brau y Antonio Guiteras.

Debido a una ocupación militar en la Universidad, fue expulsado y, por tal razón, tomó el camino del exilio. Primero viajó a París, donde continuó sus estudios en la Facultad de Medicina de Sorbona, desarrollando, al igual que en Cuba, una intensa actividad política.

Allí fundó el periódico Cuba Libre y se vinculó con las Asociaciones de Estudiantes y de Obreros Latinoamericanos. Estableció contacto con el Partido Comunista de Francia y cooperó en la fundación del grupo de Nuevos Emigrados Revolucionarios Cubanos.

Luego, se trasladó a Bélgica donde se graduó de médico y fundó el nuevo diario La Antorcha. También profundizó en el estudio del marxismo leninismo y se unió al Partido Comunista.

Masiel Figueredo Naranjo, estudiante de primer año de Medicina, reconoció la necesidad de “recordar en nuestras aulas figuras como esta que son un ejemplo a seguir no solo en el campo de la profesión, sino también en el de las ideas revolucionarias. Nosotros, como estudiantes, debemos abogar porque se haga”.

En otras provincias también sucede igual. Ileana M. Hernández Rodríguez, jefa de la cátedra de Historia de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río, afirmó que la asignatura se imparte según los Cuadernos de Historia de la Salud Pública, de Gregorio Delgado, y se realizan investigaciones para rescatar disímiles personalidades, pero este año por primera vez se inserta la figura de José Elías Borges en el plan de estudio.

Comentó, además, que se le hace mención en las clases cuando se recorre el período de luchas donde él participó, en dependencia de la planificación que tenga el Departamento y del mismo profesor,  pero como tal, no se abordan aspectos importantes de su vida.

Y no tan lejos de la Isla

Según explicó el periodista Mario Averhoffen en un artículo de la revista Bohemia de enero de 1967, dedicado a la vida de Borges, “durante su estadía en Bélgica, firmó un manifiesto dirigido A los estudiantes y al pueblo de Cuba, fechado en Nueva York en febrero de 1930”.

“Este documento, del cual hoy se conserva un original en el Archivo Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba y que lleva entre otras, la firma del revolucionario Gabriel Barceló, es un violento ataque contra la dictadura machadista y una protesta enardecida contra la expulsión de los estudiantes universitarios”, refirió Averhoff.

Uno de los fragmentos del documento, que expresa sus ideas de soberanía, expone: “Nosotros no queremos amnistía. A Cuba no volveremos si no es para agarrotar el despotismo. Vengan trabajos y luchas, el hombre se templa en la vida azarosa.

“A Cuba iremos con la frente en alto. Sin compromisos. Sin perdonar ni ser perdonados. Los que no han cumplido hasta lo último con su deber, serán nuestros enemigos. No queremos deber favores a los cobardes que temen nuestro regreso y que en las horas difíciles se sometieron…”, refiere el texto.
A mal tiempo…

Con la caída del  régimen de Machado en 1933, José Elías Borges regresó a Cuba y, después de revalidar el título de médico, ocupó una plaza en el hospital de Emergencias, en la avenida Carlos III, hoy Salvador Allende.

“Quizás la obra de este médico es poco conocida actualmente debido a que gran parte de su vida la pasó en el extranjero y no se destacó en las manifestaciones como lo hicieron otras personalidades más estudiadas”, apuntó el sociólogo Fermín Nivardo Vicente Gainza, Máster en Promoción en salud y estudioso de esta figura.

Sin embargo, el artículo publicado en la revista Bohemia señala que a comienzos de 1934, se convirtió en uno de los principales dirigentes revolucionarios del sector de la medicina. Así, cuando se inició la llamada huelga médica, estando Ramón Grau San Martín en el  poder, ocupó la primera línea de combate.

Un artículo en el periódico Granma del 20 de enero de 1971, en la sección Galería de Mártires, da cuenta que también participó en la primera manifestación por la autonomía de los Servicios de Sanidad Municipal. En coordinación con los trabajadores, acordó una demanda de lucha para el mejoramiento de los servicios de las clases más humildes de la población. Borges reclamaba medicinas, equipos, médicos y la erradicación de favoritismos de la politiquería.

Borges consideraba que “debe existir una sólida relación entre los médicos y los que luchan contra la insalubridad”, y estimaba, además, que “a esa estrecha unión deben estar vinculados los que combaten contra la miseria, el hambre, la ignorancia y los horrores de la opresión de las oligarquías dominantes, vinculadas a los imperialistas norteamericanos”.

Fiel a sus ideas marxistas-leninistas, trató de obtener el apoyo de la clase obrera en su papel como dirigente del “Comité de Acción  para la defensa de la huelga”, cuya misión era luchar contra los rompehuelgas usando métodos violentos.

Pertrechado con las ideas comunistas, identificó su trabajo profesional con las ideas revolucionarias, organizando la Asociación de Profesionales, Alumnos y Empleados de los Servicios de la Sanidad Municipal.

“El 20 de enero de 1934, cuando participaba en una acción revolucionaria, José Elías Borges fue asesinado a tiros por la espalda, en la esquina de Campanario y Condesa, en La Habana. Su sepelio constituyó una  demostración popular de dolor. Su ataúd estuvo envuelto en la bandera de la hoz y el martillo, ya que Borges pertenecía al Comité Distrital de La Habana del Partido Comunista”, indicó el periódico Granma.

Un desconocido conocido

En 1949, el Colegio Médico Nacional inauguró dentro del Hospital General Calixto García un edificio destinado a la atención de los médicos, al que se dio el nombre de Pabellón Borges, en honor al revolucionario.

Hoy, luego de haberse convertido el lugar en el Centro de Investigación para el Envejecimiento, Longevidad y Salud (CITED), gran parte del personal que en él labora no conoce quién fue este médico que, como pocos cubanos,  perteneció al Partido Comunista de Bélgica, Francia y de Cuba, según constata un escrito en el Cuaderno de Historia No.81 de 1996, bajo el título de La salud pública en Cuba en el periodo republicano burgués

Tania Méndez Amador, jefa del Departamento de Psicopedagogía del Pabellón Borges, expresó que en el pasado, cuando se cumplía  un aniversario más de la muerte del mártir, se realizaban actividades para difundir aspectos importantes de su vida y obra, pero se ha perdido la tradición.

“Se deben rescatar estos homenajes con el objetivo de que las nuevas generaciones del centro conozcan a ciencia cierta de la obra del revolucionario”, comentó el profesor Vicente Gainza.

Luego de 80 años de la muerte del líder, Juan Carlos Delgado espera que Borges sea reconocido entre las personas que, sin saberlo,  cada día continúan su legado.  Así, el hombre en bronce de cada mañana no será visto como una  estatua anónima, sino  aquel que, como dijera Ernesto Guevara acerca de los revolucionarios, “no llevó la revolución en los labios para vivir de ella, la llevó en el corazón para morir por ella”.

Pie de foto: El busto del médico y revolucionario José Elías Borges permanece hace 65 años en el Pabellón del hospital Calixto García que tributa a su nombre.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada:   Narrativa.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Repetir en la oración o párrafo que sigue una palabra o frase clave utilizada antes.
Tipo de cierre: De conclusión o resumen.

Tema: El desconocimiento que existe sobre la vida y obra del médico y revolucionario José Elías Borges entre estudiantes y profesionales de la salud.

Situación problémica: A poco más de cumplirse 80 años de la muerte de José Elías Borges y 65 años de creado un busto en su honor que se encuentra en el Centro de Investigaciones para la Longevidad, el Envejecimiento y Salud, del hospital Calixto García, su vida y obra permanecen en el anonimato para el personal que trabaja en el centro y la mayoría de los estudiantes de Medicina que tienen su Facultad al frente del lugar.

Objetivos colaterales: 1-Exponer elementos fundamentales de la obra del médico José Elías Borges que demuestren su pensamiento a favor de las clases más desposeídas. 2-Demostrar el desconocimiento por parte de estudiantes y profesionales de la salud acerca de la vida y obra de esta personalidad. 3-Arribar a conclusiones sobre el posible rescate de tal figura. 4-Explicar la importancia mediante aspectos de su vida y voces de expertos que tiene el hecho de que esta personalidad sea conocida.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Artículo Un médico mártir de las luchas revolucionarias, del  periodista Mario Averhof, publicado en la revista Bohemia de enero de 1967.

Periódico Granma, 20 de enero de 1971, en la Galería de Mártires.

Cuaderno de Historia No. 181 de 1996, epígrafe titulado: La salud pública en Cuba en el período republicano burgués.

Activas:

Fermín Nivardo Vicente Gainza: Licenciado en Sociología, Master, fundador del Pabellón Borges y estudioso de su vida. Tipo de Fuente: Oficial. Tipo de Hecho que emite: Valorativo.

Tania Méndez Amador: Jefa del Departamento de Psicopedagogía y fundadora del Pabellón Borges. Tipo de Fuente: Testigo. Tipo de Hecho que emite: Valorativo.

Abel Collazo: Estudiante de cuarto año de Medicina de la Facultad de La Habana. Tipo de Fuente: Testigo. Tipo de Hecho que emite: Valorativo.

Masiel Figueredo Naranjo: Estudiante de primer año de Medicina de la Facultad de La Habana. Tipo de Fuente: Testigo. Tipo de Hecho que emite: Valorativo.

Juan Carlos Delgado: Estudiante de segundo año de Medicina de la Facultad de La Habana. Tipo de Fuente: Implicado. Tipo de Hecho que emite: Lógico.

Ileana M. Hernández Rodríguez: Jefa de la cátedra de Historia de la Universidad de Pinar del Río. Tipo de Fuente: Especialista, Implicada. Tipo de Hecho que emite: Valorativo.

Máster María del Carmen Amaro Cano: Profesora de la Facultad de Medicina de La Habana. Tipo de Fuente: Especialista. Tipo de Hecho que emite: Valorativo.

Soportes:

Hecho: La figura de José Elías Borges es desconocida y poco estudiada para quienes, sin saberlo, deciden cada día continuar su ejemplo.

Antecedentes: Borges pasó una gran parte de su vida en el exterior debido a que fue expulsado de la Universidad y exiliado del país. Esta situación hizo que gran parte de su labor revolucionaria la realizara en países como Bélgica y Francia. Otra causa por la que quizás se desconoce al revolucionario fue que nada más ejerció un año la carrera de Medicina en Cuba, en el hospital de Emergencias de la actual Avenida Carlos III, porque fue asesinado en una manifestación popular.

Contexto: En el aniversario 80 de su muerte, cumplido en el pasado mes de enero (2014), no se realizó ninguna actividad con el objetivo de rendirle tributo, en el centro que lleva su nombre y está ubicado en el hospital general Calixto García.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris