Facebook Twitter Google +1     Admin

CON EL PÁRPADO ABIERTO

20141110131309-alejandro.jpg

La Pupila Insomne, de Rubén Martínez Villena, es la propuesta de la Casa Editora Abril para el lector amante de la poesía.

Texto y foto:
ALEJANDRO BENÍTEZ GUERRA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Un caudal de poesía que mueve a la acción, así puede calificarse La Pupila Insomne, antología poética de Rubén Martínez Villena (1899-1934), publicada póstumamente y que hoy, al ser reeditada, no pierde la frescura que hizo época en la primera mitad del siglo pasado.  

Líder en la Protesta de los Trece, fundador junto a  Mella de la Liga Antiimperialista, arquitecto de la Revolución del 30, Villena ha pasado a la historia como uno de los más incansables luchadores por la toma de la conciencia nacional y contra el gobierno machadista.

Sin embargo, pocos conocen la obra poética de Villena, un hombre que brilló, como pocos de su generación, en la creación lírica.

“Vivía en el verso y para el verso”, dijo de él su amigo Raúl Roa en el prólogo de este libro, publicado por primera vez en 1946, bajo la dirección de Asela Jiménez, esposa del autor.

El orden cronológico de las poesías dentro del texto, permite al lector observar la evolución lírica de Villena, quien desde muy joven se descubriera como poeta. De esta forma, se aprecia la maduración del pensamiento del escritor a través de su obra.

En estos versos, rima bien cuidada, se halla un hombre insatisfecho de todo, respetuoso de los luchadores que lo antecedieron, pero inconforme con su realidad, revolucionario, con una honda preocupación por la vida y la muerte, y un ansia por lo infinito, manifestada, a decir de Regino Pedroso, “en un ancho anhelo, en una aspiración febril por llenar el mundo”.

Así, estas rimas -a veces con una marcada ironía- devienen himno de combate que busca llenar al lector del espíritu guerrero de generaciones pasadas y oponerlo a todo lo que sea traba, “para impugnar la tesis de una verdad ficticia”, diría el autor.

Además se encuentran en esta compilación muestras de su poca desarrollada poesía de amor, principalmente dirigida a la esposa, líneas cargadas del sentir de quien “amó como un romántico fiel”, como afirmó Roa.

Más allá de lo que pueda parecer complejo, es esta una obra que invita a pensar, que pudiera parecer nueva aún a 68 años de su primera publicación, que muestra un Villena nuevo, más humano, con sus dudas, miedos, deseos, frustraciones, y en esa suerte de radiografía al autor se convierte, como dijera el propio Roa, en “un libro que lo devuelve como fue con su ternura y sus cóleras, arrebatado y angélico (...)”. 

Pie de foto: A 68 años de su primera publicación, el poemario mantiene actualidad, sin perder  carácter histórico.

 

10/11/2014 06:13 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris