Facebook Twitter Google +1     Admin

BOGOTÁ CONSERVA SU PRIMER MEDIO DE TRASPORTE

20141128031937-juliana.jpg

Un tren que ayuda a descubrir los paisajes de la Sabana, que lucha contra el olvido y el abandono, un lugar para niños, adultos y turistas de todos los lugares del mundo.

JULIANA SANTOS,
estudiante de cuarto semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Bogotá.

El primer medio de transporte en la cuidad de Bogotá aún sigue funcionando: Hoy día como tren turístico, viaja por la línea férrea del norte, desde la capital hasta Zipaquirá, permitiendo explorar el patrimonio histórico de la sabana y rescatar las antiguas locomotoras a vapor.

Es un tren de fines de semana, con un recorrido de 10 horas y 560 pasajeros a bordo, distribuidos en 14 coches utilizados como vagones de pasajeros y cafetería al mismo tiempo.

El viaje comienza a las 8:30 a.m. con un desayuno opcional, seguido de una fiesta al ritmo de grupos musicales, con instrumentos que representan a la cultura andina y papayera, realiza paradas alrededor de 15 minutos en las poblaciones de Cajica y La Caro, para descender en la catedral de sal de Zipaquirá, donde se disfruta un lugar de gran valor histórico.

Durante el recorrido, un grupo de maquinistas se esfuerza para proveer de carbón a la locomotora, permitiendo que avance y funcione a cabalidad para finalmente llevar a los pasajeros a la cuidad, alrededor de las 5:40 p.m.

“Permite volver a los años pasados a quienes lo abordan, es un plan para niños y adultos que permite descubrir una faceta diferente del país”, afirma Carolina Vega, visitante del tren, al terminar el recorrido.  

En 1889 la Compañía del Ferrocarril de la Sabana inauguró los primeros tramos de la vía férrea, permitiendo conducir a cientos de pasajeros que necesitaban un medio de trasporte intermunicipal.

A principio de los años 90 la tecnología avanzó y trajo consigo nuevos medios de trasporte más rápidos, la corrupción en la administración del tren hicieron que este desapareciera y se estancara en su proceso de desarrollo, este cerró en 1991 dejando a las locomotoras en un proceso de chatarrizaciòn.

“Junto a unos amigos, todos amantes del tren, decidimos reunirnos para rescatarlo, compramos nueve locomotoras y 24 coches, eran demasiados”, cuenta Eduardo Rodríguez, gerente de Turisteen, la empresa que se encargó  de reparar los vagones en mejor estado, para conservar el patrimonio cultural de las vías férreas y permitir descubrir los atractivos de la cuidad y sus poblaciones aledañas y que hoy es la encargada de los viajes turísticos y la administración  del tren.  

En la actual campaña de la Alcaldía, Bogotá Humana, liderada por el alcalde Mayor Gustavo Petro, se han comprometido con la ciudadanía a rescatar los otros tramos del ferrocarril, en un tren ligero o tranvía, de la estación de La Sabana hasta Soacha y otra a Facatativá, para dar respuesta a la demanda de transporte, logrando  una cuidad avanzada  y hacer la movilidad más diligente.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris