Facebook Twitter Google +1     Admin

LA FUENTE PERIODÍSTICA: VERDADERA PROTAGONISTA

20141128032609-linh.jpg

Tema: El argentino Roberto Herrscher, periodista y profesor universitario, asegura que “los periodista solemos tener fuentes, que no son gente, sino expertos, testigos, poderosos o víctimas de estos poderosos. Las fuentes largan parrafadas sin contexto, muchas veces nos tiran sus conclusiones sin contarnos de dónde las sacaron, lazan argumentos sin narrar las historias que hay detrás, y aparecen y desaparecen de nuestros textos sin que podamos verlos, ni olerlos, ni entenderlos. No cuentan ni recuerdan ni reflexionan. Dan declaraciones”.

LINH NGUYEN HOAI,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Para elaborar un trabajo periodístico, generalmente se necesita algo muy importante: la fuente. Esta puede determinar la calidad de la información y hacerla problémica.

¿Qué es la fuente periodística? Como define la profesora cubana Iraida Calzadilla en su libro La Nota: “Ya sea objeto o sujeto, en el medio denominamos fuente periodística a todo lo que propicie, contenga, facilite y transmita información. Sin embargo, será el hombre la fuente de información por excelencia” (2005: 53).

“Las fuentes periodísticas son la base de toda noticia y toda información, los seres humanos son los actores de toda información y el periodista suele acudir a esos seres humanos para saber lo que ha sucedido. Es decir, la noticia, la información, surge de uno o más sujetos que conocen la noticia o la generan”, plantea Luis Sexto, Premio Nacional de Periodismo y profesor de la Universidad de La Habana (ED, 2014).

Los periodistas no siempre están presentes en el momento que se producen los acontecimientos. Sin embargo, en algunos eventos que pueden ser una rueda de prensa o una sesión previsible, los periodistas lo pueden cubrir personalmente para recopilar información; luego utilizará los datos para construir la noticia. Pero en otros casos que son imprevisibles, no pueden hacerlo.

Citando nuevamente el libro La Nota, de la profesora Calzadilla, las fuentes se clasifican en cinco grupos: documentales y no documentales, tradicionales o no tradicionales, permanentes o transitorias, primarias o secundarias y, por último, directas, indirectas o complementarias.

En un trabajo, el reportero puede conservar una gran cantidad de fuentes. Como dice Roberto Herrscher, periodista y profesor universitario argentino, en el libro Analizando los medios y la comunicación: teoría y métodos de varios autores: “Las fuentes largan parrafadas sin contexto, muchas veces nos tiran sus conclusiones sin contarnos de dónde las sacaron, lazan argumentos sin narrar las historias que hay detrás, y aparecen y desaparecen de nuestros textos sin que podamos verlos, ni olerlos, ni entenderlos. No cuentan ni recuerdan ni reflexionan. Dan declaraciones” (2009: 46).

Al respecto, Abdul Nasser, reportero deportivo del periódico Juventud Rebelde, afirmó: “El periodista necesita a las fuentes para poder ahondar en un tema en el que no es experto. Herrscher plantea que las fuentes, aunque ayudan a establecer la información que el informador necesita, no le da el acercamiento que el público prefiere, eso es labor del comunicador”.

Lorenzo Gomis, catedrático en la Universidad Autónoma de Barcelona, expone claramente en su trabajo Teoría del Periodismo – Como se forma el presente: “Las fuentes forman parte de la audiencia. Las fuentes no pueden ofrecer información hasta que establecen contacto con algún miembro de alguna organización de noticias; y esa organización escogerá la fuente si la considera adecuada para su audiencia aún cuando el medio haya escogido por la fuente que quiere transmitir información” (1991: 63).

También al hablar de la importancia de las fuentes, para la catedrática española Mar de Fontcuberta (1993), en su libro La noticia, pistas para percibir el mundo, “un medio sin fuentes es un medio muerto”. Especialmente en la carrera de Periodismo, la fuente es la información. El tema del trabajo es lo principal, y para atribuirlo, se usan muchas más fuentes: de opinión, de noticia, valorativa, de criterio, juicio, etc.

Los periodistas tienen la responsabilidad de reunir todas las informaciones que dicen las fuentes para luego interpretarlas, organizarlas y entregarlas al receptor. Para hacerla bien necesitan un conocimiento grande sobre todo de economía, política, filosofía, medio ambiente, tecnología, ciencia, etc., pero no requieren el saber completo. También deben tener las direcciones, teléfonos o correos de las personas que le puedan brindar información de los acontecimientos.

“Nuestras fuentes son, principalmente, las agencias cablegráficas, los medios digitales, seleccionando la información afín con los criterios, el perfil editorial del medio y la ideología. Se requiere de mucho estudio por parte del periodista para saber donde buscar la fuente y cómo utilizarlas”, anotó Juana Carrasco Martín, jefa del departamento Internacional del diario Juventud Rebelde.

“Como el agua sale de un manantial que al correr se va anchando hasta llegar al mar, ese manantial es la fuente, que conoce la noticia porque la hace o la conoce. Por ello, toda noticia para que sea verdadera, precisa de una fuente. Cuando no hay un según dijo, la información carece de valor. Todo acontecimiento a tratar debe tener esas fuentes para que lo validen y lo respalden”, explica el profesor Sexto.

Por otro lado, la calidad de las fuentes decide la de los trabajos periodísticos, le da la categoría y el nivel de importancia a la información. En el reportaje se exigen muchas fuentes documentales, no documentales, y más importante, las oficiales junto con otras que aportan también los diferentes protagonistas o testigos. Cuanto más criterio, juicio y opinión, más clara la noticia.

Los periodistas nunca deben ser amigos de las fuentes, pues ellas pueden manipularlos y así que se publique lo que ellas desean. Estos no se logran. Se demandan a los reporteros que tienen que mantener una relación de cercanía y  distancia a la vez.

“Muchas veces el  periodista tiene que confirmar lo que dice la fuente o las fuentes. El argentino Herrscher tiene razón al decir con otras palabras que no se puede creer cualquier declaración sin confirmar. Uno debe confirmar si la declaración es verdad. Los datos son lo más importante, pues con ellos se hace la noticia, con datos y no con declaraciones”, asegura Luis Sexto.

En algún caso, si el trabajo necesita declaración, los reporteros deben respaldarlo con datos y decir en qué argumento se basan para exponer eso. Una noticia no puede quedarse con la declaración sin origen y sin valor.

Para terminar, nos damos cuenta de que las fuentes tienen un papel muy importante en los trabajos para transmitir la información que elaboran los periodistas. Puede decirse que es el verdadero protagonista de cada género del periodismo, afecta directamente a la calidad del trabajo y, además, forma el conocimiento de la audiencia cuando lee, ve o escucha.

Bibliografía:

Calzadilla Rodríguez, Iraida: La nota. Pablo de la Torriente. La Habana, Cuba. 2005.

De Fontcuberta, Mar: La noticia, pistas para percibir el mundo. Paidós Ibérica. Buenos Aires, Argentina.1993.

Herrscher, Roberto; Araya, Rodrigo; Elórtegui Gómez, Caludio; Lazcano Peña, Daniela; Rivas

Inostroza, Fernando; Sáez Baeza, Chiara y Pedro Santander, Molina: Analizando los medios y la comunicación: teoría y métodos. Valparaíso. Chile. 2009.

Gomis, Lorenzo: Teoría del Periodismo – Cómo se forma el presente. Paidós Ibérica, Argentina. 1991.

Periodistas consultados:

Abdul Nasser, periodista del Diario Juventud Rebelde.

Juana Carrasco Martín, jefa del departamento Internacional del diario Juventud Rebelde.

Profesor consultado:

Luis Sexto, Premio Nacional de Periodismo y profesor de la Universidad de La Habana.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris