Facebook Twitter Google +1     Admin

EN CASA DEL HERRERO…

20141129111501-denisse.jpg

Los directivos del Instituto Neurológico y el hospital Manuel Fajardo, de La Habana, aseveran que los charcos frente a estos centros de salud no caen bajo su jurisdicción.

Texto y fotos:
DENISSE MACHADO TABOADA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Contrario a los propósitos del Ministerio de Salud Pública de combatir el aedes aegypti, centros tan significativos como el Instituto de Neurología y Neurocirugía y el hospital Manuel Fajardo, radicados en la capital,  mantienen a su alrededor charcos dejados por la lluvia y agua estancada.

Un focal rutinario es realizado cada veintidós días. Si existe algún criadero este se destruye y los trabajadores del área de Salud fumigan para exterminar el mosquito adulto, afirmó la doctora Yamilé Alejo, vicedirectora del Departamento de Higiene y Epidemiología del policlínico Héroes del Moncada, encargado del seguimiento de la campaña en la zona.

“Existen sanciones para los centros donde hay focos, aunque en estos momentos no se ha impuesto ninguna. Realmente, no se han encontrado criaderos… El tema son las casas de las personas”, precisó la doctora.  

Aquilino Santiago Garrido, responsable de Docencia e Investigación y Director en Función del Fajardo, aseveró que, estructuralmente, este no es el peor hospital. Aunque existen goteras, lo importante es que no lleguen a convertirse en un foco y que la respuesta al problema sea rápida. El equipo de limpieza se ocupa de aquello que concierne al centro, lo cual no incluye cualquier estancamiento de agua en los alrededores. 

En un recorrido por la entidad, esta reportera constató que en el segundo piso del hospital Manuel Fajardo, frente al comedor obrero, existe un patio donde la humedad y el moho campean y los charcos permanecen, incluso, después de un  mediodía soleado.

“Los charcos en la calle no caen bajo la jurisdicción de la institución, aunque a veces uno tiene que salir y barrer el agua con una escoba si es necesario”, expresó la doctora Gloria Ester Lana Fernández, jefa del Departamento de Higiene y Epidemiología del Instituto de Neurología y Neurocirugía.

“Por mucho que fumigues y uses abate, si hay agua estancada no se resuelve nada”, recalcó Israel Meira, vecino de la comunidad. Mientras que Joan Barroso, jefe de brigada del Focal Técnico, comentó que los huevos del aedes aegypti pueden ser fértiles hasta trece meses en un lugar seco.

A pesar de los problemas que acarrea la proliferación de los criaderos, los directivos de los hospitales no reconocen la eliminación de los charcos como responsabilidad de sus entidades, mientras que la doctora Alejo no ofrece una respuesta al dilema.

Pie de foto: Frente a las instituciones hospitalarias existen charcos dejados por la lluvia y agua estancada.

Ficha Técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial de Contrate.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida.
Tipo de información: Dura, pesada, que afirma, previsible, simple, oficial, noticia en desarrollo.
Tipo de fuentes: Directas: Dra. Yamilé Alejo, Vicedirectora de Higiene y Epidemiología del policlínico Héroes del Moncada; Dra. Gloria Ester Lana Fernández, jefa del Departamento de Higiene y Epidemiología del Instituto de Neurología y Neurocirugía; Aquilino Santiago Garrido, responsable de Docencia e Investigación y Director en Función del Manuel Fajardo; Israel Meira, vecino de la comunidad; Joan Barroso, jefe de brigada del Focal Técnico del área de salud.
Primer valor noticia: Interés colectivo.
Otros dos valores noticia: Repercusión o consecuencia. Proximidad o cercanía.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris