Facebook Twitter Google +1     Admin

¿DÓNDE ESTÁ EL POLLO?

20150215171117-ariel.jpg

Más del 2 por ciento del peso de una caja de este producto alimenticio es hielo. Ejemplo concreto fue el caso que provocó la reclamación de los vecinos de la Circunscripción 13, en el municipio Cerro.

Texto y fotos:
ARIEL PAZOS ORTIZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Más de 15 vecinos de la Circunscripción 13, en el capitalino municipio del Cerro, fueron perjudicados en el abastecimiento de la cuota normada de pollo el pasado mes de septiembre (2014). Al término de octubre, esta problemática no está resuelta y se analizó en la última Asamblea de Rendición de Cuentas del Poder Popular.

Gilson López, vecino de la circunscripción, afirmó que fue a la carnicería en el plazo de las 72 horas establecidas después de la entrada y ya se había acabado el pollo. “No es primera vez que esto sucede, pero está claro que quien se afecta es una familia que a veces depende necesariamente de esa cuota para alimentarse”, agregó.

Alexis Alfonso, administrador de la carnicería de Carvajal y Trinidad, expresó: “La situación es incómoda; los consumidores atribuyen la culpa al carnicero; no comprenden que el problema proviene de instancias superiores como resultado de diferencias en el criterio de pesaje entre el fabricante extranjero, quien vende a Cuba cada caja con 33 libras de pollo más 2 libras entre hielo y envoltura, y la Empresa Cárnica, que hace la distribución en las carnicerías atendiendo a su peso total”.

Al respecto, Gisel Blanco, jefa de Comercial de la Empresa de Comercio del Cerro, aclaró que es norma otorgarle a cada carnicería el 2 por ciento de la cantidad correspondiente para reponer las pérdidas ocasionadas por descongelación, pero que ello no resuelve a cabalidad el problema del hielo.

“Esto podría solucionarse si la Empresa Cárnica accede a distribuir la mercancía sobre la base de la cantidad de pollo realmente contenida en cada caja, del mismo modo que es comprada a los proveedores extranjeros. Así modo lograríamos satisfacer a los consumidores y no tuviéramos que esperar a envíos posteriores para reponer el producto a los afectados”, acotó Blanco.

Arcides Oliva, dependiente de la carnicería de Calzada del Cerro y Buenos Aires, donde compran algunas víctimas del fenómeno, explicó que en su caso, “recibimos alrededor de 49 cajas; es cierto que la Empresa deja un remanente de 1.25 libras por cada una para compensar el peso del embase, pero aún así aparece un faltante de 37 libras, pues más del 2 por ciento de cada caja no es más que hielo”.

Pie de foto: Cada mes parte de la población es perjudicada con los abastecimientos cárnicos normados.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo. 
Tipo de lead: Sumario de Quién.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida.
Tipo de información: Ligera, blanda, las que afirman, previsibles, hecho consumado, directas.
Tipo de fuentes: No documentales, permanentes, primarias, directas.
Primer valor-noticia: Interés colectivo.
Otros dos valores-noticia: Actualidad. Proximidad.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris