Facebook Twitter Google +1     Admin

¿HOBBY O ADICCIÓN?

20141230130640-linh.jpg

Los videojuegos son cada vez más conocidos en la Isla y una parte de la juventud parece les prestan mucha atención.

LINH NGUYEN HOAI,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
 

Un día, un muchacho se sienta frente de la computadora durante muchas horas, sin levantarse, comer y bañarse. Los padres le llaman una y otra vez, incansablemente. ¿Qué le hizo concentrarse tanto tiempo en una sola actividad? ¿Por qué ignora a su madre cuando le pide ayuda?

La respuesta a estas preguntas es sencilla: los videojuegos son los causantes de esta distracción, lo único que interesa es terminar la misión y eliminar a los malvados, lo demás puede esperar.

Hace más de seis años que este tipo de entretenimiento entró a Cuba extensivamente. Al principio, los jóvenes solo conocían y pasaban el tiempo con los mini juegos que sin fáciles para jugar. De forma paulatina, las recreaciones originales que tienen historia y trama llegaron a ser famosas entre la juventud. Pero junto con la entrada de ellos, han aparecido las personas adictas.

El principio de una era

Nacido en los primeros años de la cuarta década del siglo XX en Estados Unidos, el video juego es conocido como un software para el entretenimiento en general. Normalmente, tiene la base de la interacción entre una o varias personas en la vida real, según la revista Hobby consola, especialidad de los programas tecnológicos.

En la misma publicación se constata que este tipo de entretenimiento también tiene muchos géneros para elegir, como aventura, educativo, estrategia, lucha, terror, musical, entre otros. Depende del gusto de cada persona, pues se ha construido una gran cantidad de categorías.

Aunque tiene una historia corta, el videojuego ha logrado muchos éxitos en el mundo y ganado la atención de los jóvenes, hasta los adultos lo disfrutan. Pero a pesar del objetivo principal que es divertir, existen efectos negativos en los jugadores.

Entre los títulos más famosos se encuentran Mario, Tetris, Call of Duty (Llamada de deber), Starcraft, Diablo, Minecraft, FIFA, entre otros. Según un muestreo aplicado a más de 60 estudiantes de varias facultades de la Universidad de La Habana, plantean que les gustan mucho los productos de género arcade como Dinner Dash (arranque de cena) y Bejeweled. Otra parte apunta que casi todos son muchachos expresaron que les llama la atención los de estrategia como Starcraft y Warcraft.

¿Por qué a los adolescentes les gustan?

“Porque son divertidos. Para mí, las películas son aburridas y siempre anticipo el final. Pero en los videos juegos, puedo hacer el final de cualquier manera que quiero”, comentó Roberto Irail Milian, estudiantes de la Facultad de Economía.

Un grupo de muchachos de la Facultad de Química señaló que ellos conocieron a otros por un juego grupal de estrategia. Declararon que les alegra ser amigos y tienen una afición común.

“No sé por qué me gusta tanto. Pero no prefiero todos los tipos de videojuego, me encantan los que tienen trama propia. Es un placer aprender una historia y encontrar yo mismo el fin”, relató Carlos Danier Valera, estudiante de Economía.

No solo los muchachos disfrutan los juegos electrónicos, también las muchachas. Comentó Lisbety Miranda Bello, alumna de la Facultad de Comunicación: “Cuando tengo tiempo libre, casi siempre enciendo mi laptop para jugar. Ellos me traen alegría y han sido mi pasatiempo hace años.”

“¿Sabes el título Los Sims? Él me encanta. Con este juego tengo la posibilidad de manejar una familia que integra tres o cuarto personas. Normalmente no puedo entender qué está pensando otra gente en una misma casa, pero en Los Sims, se cuentan los pensamientos y deseos de cada miembro de hogar”, contó Rocío García, quien estudia en la Facultad de Artes y Letras.

Para servir el gusto de esta manera de entretener, el Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE) propició festivales de videojuegos. Hasta ahora, han sostenido seis eventos en todas partes de la Isla.

El problema será…

Aunque es una parte pequeña y no popular en la sociedad cubana, algunos muchachos prestan mucha atención a los videojuegos originales. Sus padres se han quejado una y otra vez, pero parece que no les afectan nada.

Un ejemplo típico de esta adicción es José Carlos Castillo, estudiante de Biología en la Universidad de La Habana. Él puede sentarse horas y horas frente de la computadora, jugando el titulado Assassin’s Creed (Credo de asesinos). “Cuando empieza el juego, no sé cómo parar jugar. Las misiones me interesan mucho. Además, me trae los conocimientos de la historia del Mediano Oriente en la Edad Media. ¿Por qué mis padres siempre me llaman cuando estoy ‘estudiando’?”, contó José.

“Realmente me vuelve loca que se pase tanto tiempo delante de la computadora sin ni siquiera estudiar, jugar al aire libre o salir a buscar los mandados, sin mencionar el mal genio que tiene cuando pierde”, explica Carmen Rosa Márquez, madre de José.

Según la cifra del JCCE en La Habana, al menos el cinco por ciento de los jugadores les gusta la violencia del videojuego. Aunque sabe el efecto negativo, esta parte sigue participado y cada vez con más entusiasmo.

“Somos criaturas sociales, comportarse de esta forma en la vida real sería peligroso para la sociedad actual, y como todos dependemos de lo que nos da la sociedad también saldríamos perjudicados. Eso, creo yo, es la razón por la que la detestamos en la vida real, porque pone en peligro el frágil y a la vez complicado sistema que tenemos en la actualidad”, afirmó Yosvani Lama González, psicólogo y profesor de la Facultad Psicología, en la Universidad de La Habana.

“Una de las cosas satisfactorias para los jóvenes es poder matar al enemigo sólo en los juegos de lucha y guerra que permiten hacerlo. Y no por ello voy a andar serruchando a cuanto se cruce en mi camino. Creo que los jugadores maduros siempre tienen presente esa línea que divide ficción de realidad”, comentó Enrique Hernández, especialista de videojuego del Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE).

“Realmente, me siento cómodo y satisfecho cuando golpeo a los enemigo en el juego. Tal vez la razón sea la presión en la escuela, las relaciones con otra persona y los trabajos. Entonces, me gusta este género”, comentó Nelson Manuel Ramos, alumno de la Facultad de Física.

Aparte de los violentos, los de estrategia también han ganado la atención de los muchachos. Adrián Betancourt y sus amigos, estudiantes de Matemática de la Universidad de La Habana, pueden pasar al menos cinco horas para jugar Warcraft juntos.

“Cuando estoy solo o en la casa, lo sigo jugando. Este juego tiene algo muy atractivo. Una vez que lo enciendo, no paro aunque lleve toda la tarde en esa actividad”, dijo Adrián.

Aunque parece normal a estos jóvenes, a los padres no. Sin embargo, siempre hay sus excepciones: “Como si se pasa todo el día en la laptop, lo importante es que esté tranquilo, así yo puedo hacer las cosas de la casa y tener tiempo para mi, además, hasta creo que aprende cosas con esos juegos”, comenta Belkis Castro, madre de un muchacho jugador de Warcraft.

Ventajas y desventajas del videojuego

Los investigadores europeos han encontrado que en general, los niños y adolescentes que pasan más tiempo jugando videojuegos empeoran sus patrones de sueño, especialmente el tiempo total dormido y el tiempo total en la cama. Este hecho contrasta con estudios en donde se ha observado que el ejercicio físico intenso promueve una mejor calidad de sueño en niños de 12 años de edad.

Además, la situación de ver la pantalla mucho tiempo hace daño a los ojos. Eventualmente, la visión se puede encontrar comprometida al igual que es muy probable sufrir constantes dolores de cabeza, explicó el doctor Carlos Montalvo, del hospital capitalino Calixto García.

También la investigación de Vincent Mathews, profesor de Radiología en la Universidad de Medicina del estado Indiana, Estados Unidos, señala que el hecho de jugar a ciertos videojuegos violentos puede tener efectos diferentes a corto plazo en las funciones cerebrales, a quienes lo hacen con juegos no violentos, pero interesantes.

“Las personas que se sientan en un mismo lugar mucho tiempo como los jugadores tienen la posibilidad de desarrollar la obesidad por la perdida de juegos tradicionales como hacer deportes y otras actividades”, afirmó el doctor Montalvo.

Aparte de las desventajas, existen ventajas psicológicas y físicas en los videojuegos. Según la revista española QUO, los beneficios de jugar este tipo de entretenimiento son retardar el proceso de envejecimiento, ayudar a los niños disléxicos a leer mejor, mejorar la vista, desarrollar la coordinación de mano-ojo y, a veces, las fuentes de conocimiento.

Con algunos juegos, el sistema del cerebro mejora. Cita nuevamente la misma revista, Call of Duty (Llamada de deber) ayuda a los adolescentes a mejorar su vista. Comparado con las personas que no juegan, los jugadores de disparos mostraron un aumento en su "función de sensibilidad al contraste".

Además, la recreación de estrategia también hace a los niños y los jóvenes más inteligentes. A la vez, desarrollar la rapidez de pensar y memorizar. Aseguró Enrique Hernández, especialista de JCCE: “Cuando juega Starcraft, los jugadores obtendrán mejoras significativas en el rendimiento en las pruebas psicológicas y en la realización de tareas cognitivas como la flexibilidad con mayor velocidad y precisión”.

Aunque los videojuegos son divertidos y tienen muchos beneficios, los jóvenes que los juegan deben limitar el tiempo de disfrutar y no abusar de ellos ya que las ventajas de este hobby pueden acabar en una adicción sin remedio.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: De presentación.
Tipo de cuerpo: Bloques temáticos.
Tipo de cierre: Cierre de moraleja.
Tipo de reportaje: Interpretativo.

Objetivo del reportaje: Analizar qué es el videojuego. Responder a las preguntas por qué a los jóvenes les gustan. Por qué hay muchachos que lo juegan mucho. Dar a conocer las ventajas y desventajas de los videojuegos.

Planos temáticos:

Presente: Existen casos de adicción a los videojuegos en la juventud.

Pasado: Hace seis años que los videojuegos entraron extensivamente a Cuba y casi todos los jóvenes los disfrutan.

Estrategias de fuentes:

Documentales:

Revista Hobby consola, especializada en programas tecnológicos.

Muestreo con más de 60 estudiantes de varias facultades de la Universidad de La Habana.

Cifras y datos del Joven Club de Computación y Electrónica en La Habana.

Estudios de investigadores europeos.

Investigación de Vincent Mathews, profesor de Radiología en la Universidad de Medicina del estado Indiana, Estados Unidos.

Revista española QUO.

Activas:

Roberto Irail Milian, estudiantes de la Facultad de Economía.

Un grupo de muchachos de la Facultad de Química.

Carlos Daniel Valera, estudiante de Economía.

Lisbety Miranda Bello, alumna de la Facultad de Comunicación.

Rocío García, estudia en la Facultad de Arte y Letras.

José Carlos Castillo, estudiante de Biología en la Universidad de La Habana.

Carmen Rosa Márquez, madre de José.

Nelson Manuel Ramos, alumno de la Facultad de Física.

Adrián Betancourt y sus amigos, estudiantes de Matemática en la Universidad de La Habana.

Belkis Castro, madre de un muchachos jugador de Warcraft.

Especialistas:

Yosvani Lama González, psicólogo y profesor de la Faculta Psicología, Universidad de La Habana.

Carlos Montalvo, doctor del hospital Calixto García.

Enrique Hernández, especialista de videojuego de JCCE.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris