Facebook Twitter Google +1     Admin

CÓNDOR ANDINO EN CUBA

20150105132128-mariana.jpg

En el Jardín-Zoológico La Edad de Oro permanece, desde 1970, uno de los cóndores donados por Salvador Allende a Cuba.

Texto y fotos:
MARIANA BRUGUERAS MÁS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
 

Después de 44 años de donados los cóndores Aconcagua y Santiago - especies suramericanas en peligro de extinción-, por el presidente chileno Salvador Allende al gobierno cubano, el macho de esa pareja aún vive en el Jardín-Zoológico La Edad de Oro, ubicado en la calle 26 del reparto Nuevo Vedado, en La Habana.

“Aunque tienen un récord de 75 años de vida, estas especies suelen durar hasta medio siglo. Desgraciadamente, Aconcagua murió en 2002, pero sin darnos cuenta ya Santiago ha permanecido aquí más de cuatro décadas y supera en 12 los años de existencia de su pareja”, explicó el microbiólogo e historiador de la institución, Raúl Campos Talavera.

El licenciado añadió que la historia de estas aves comenzó en 1970, cuando Salvador Allende en una visita las regaló al zoológico. Más allá de su llamativa procedencia y del tiempo transcurrido desde que arribaron a la Isla, adquirieron gran relevancia por reproducirse en cautiverio, algo que solo se había logrado en Estados Unidos hasta entonces.

Los archivos del centro dan cuenta de que en 1980 recibieron a Combatiente, su primera cría, que con la boliviana Catunga, en 2004, les daría una nieta llamada Alba, la que actualmente habita junto a Santiago en el zoológico.

Che fue el segundo de la camada, nacido en el 2000 y enviado a Argentina, todavía en etapa de huevo, para extender la especie por Latinoamérica. Criado de manera artificial, fue liberado en la cordillera de Los Andes como parte del Proyecto de Conservación del Cóndor Andino.

Yuhina Magly, especialista en Educación Ambiental de la institución, reconoció que estas aves, a pesar de ser carroñeras, son muy sensibles y el contacto con las personas las humaniza demasiado. Esto trae consigo que, en ocasiones, se haga imposible devolverlas a su medio natural. 

Al respecto, Oscar Armas, veterinario del zoológico, agregó que en diferentes países de América del Sur se emplean títeres que simulan cóndores como método de alimentación, principalmente para que fijen esa imagen. De esta forma son capaces después de adaptarse y desenvolverse sin problemas en su hábitat.

Mayda González Cabrera, relacionista pública de la institución, comentó que, por su alto valor patrimonial, Santiago destaca como uno de los grandes atractivos entre los 115 ejemplares que pueden apreciarse en las 23, 6 hectáreas que conforman el Jardín Zoológico de La Habana.

Según Nacional Geograghic, los vultus gryphus son buitres de cuello desnudo, plumaje negro y cola pequeña. Presentan un collar de plumas blancas en el cuello y la hembra se diferencia del macho por tener ojos rojos, mientras los ejemplares masculinos exhiben cresta. Son considerados los de mayor envergadura alar, pues la distancia entre las puntas de cada ala es de 3,5 metros. Además, pueden llegar a pesar 11,5 kg y alcanzan hasta un metro de altura.

Pie de foto: El Jardín Zoológico de La Habana exhibe el cóndor (vultus gryphus) de más edad de su tipo actualmente en el país.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Cuándo.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Tipo de información: Ligera, blanda, las que afirman.
 Tipo de fuentes: Directa, documental, primaria.
 Primer valor-noticia: Singularidad.
Otros dos valores-noticia: Proximidad o cercanía. Prominencia de los protagonistas.

05/01/2015 06:21 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris