Facebook Twitter Google +1     Admin

FUTUROS TÉCNICOS EN ELECTRICIDAD

20150110144221-karla.jpg

Comienzan prácticas laborales estudiantes del Politécnico Hermanos Gómez, en la Unidad Empresarial de Base de Servicios Energéticos e Ingeniería de la Empresa Geysel.

Texto y foto:
KARLA CASTILLO MORÉ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
 

Estudiantes de técnico medio en Electricidad, pertenecientes al Politécnico Hermanos Gómez, comenzaron como parte del plan de estudios, las prácticas laborales en la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Servicios Energéticos e Ingeniería de la Empresa Geysel, situada en la calle San Martín, entre Línea de Ferrocarril y 20 de Mayo.

La escuela y la empresa firman un convenio anualmente para que los alumnos realicen actividades prácticas en el centro. La oportunidad que se brinda les permite trabajar con tecnología de punta y adiestrarse en las sutilezas de su futura profesión.  

Jesús Reinaldo Nápoles, especialista principal de capital humano de la UEB, comentó: “Son bienvenidos por los trabajadores al llegar y se realiza una panorámica de lo que conocerán durante su estancia en ella. Deben pasar por un cursillo de instrucción en salud y protección del trabajo, que los prepara en el manejo de la electricidad”.

La organización laboral realiza un currículo atendiendo a los resultados del curso preparatorio con el objetivo de captarlos. Para la evaluación también se tienen en cuenta la disciplina, asistencia y puntualidad. Se aceptan 10 estudiantes, pero se están creando las condiciones para aumentar el número.

Los jóvenes reciben seguimiento hasta que se gradúan. Algunos pueden hacer su trabajo social en la entidad como adiestrados y al terminar les permiten permanecer como trabajadores en la empresa, la plantilla laboral está abierta, explicó Nápoles.

“El técnico medio en Electricidad no es muy deseado por los muchachos. Muchos toman la Enseñanza Técnico Profesional como una especie de premio de consuelo para estudiar algo sin que les interese”, argumentó Carlos García Pérez, uno de los jefes técnicos del Taller de pizarras, y agregó: “Ni ellos ni sus familias tienen en cuenta que por este camino pueden hacerse de una digna profesión y seguir hacia estudios superiores”.

La asistencia a las prácticas se ve afectada por el desinterés de los estudiantes. Los instructores han tenido que contactar con los padres para erradicar el problema. Sin embargo, algunos muestran mayor interés. José Luis Salazar, recién graduado y adiestrado, comentó: “Aquí trabajo a gusto, fuerte, pero con calidad. Aprendo mucho”.

Los jóvenes, las familias y el país se beneficiarían si como trata de hacer la empresa, todos les prestaran la debida atención e interés a este tipo de enseñanza. García Pérez manifestó: “Aprende el que quiere aprender, el que no está dispuesto a esforzarse, no aprende”.

Pie de foto: Estudiantes recibiendo clases en Taller de pizarras.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Quién.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide Invertida.
Tipo de información: De las que afirman. Previsible.
Tipo de fuentes: No documentales. Fuente Directa. Fuente Primaria.
Primer valor noticia: Actualidad.
Otros dos valores noticia: Interés colectivo. Proximidad y cercanía.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris