Facebook Twitter Google +1     Admin

VÍCTIMA DEL ASESINATO EN BARBADOS

20150203132516-wendy.jpg

Jorge de la Nuez Suárez es un mártir del municipio de Güira de Melena que falleció en la voladura del avión de Cubana de Aviación en Barbados, pero, ¿cuánto saben en realidad los habitantes del pueblo acerca de su vida?

WENDY GARCÍA MARQUETTI,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

A 38 años de la voladura del avión de Cubana de Aviación en Barbados, algunos de estos mártires no son suficientemente recordados. Este es el caso de Jorge de la Nuez Suárez, un hombre que nació en una familia de bajos recursos e hizo mucho por construir la Revolución que hoy disfrutamos.
Penoso resulta que los habitantes de su tierra natal prácticamente lo desconozcan y siga relegado a las hojas de su biografía, una tarja en la casa que vivió y una mención durante las clases de Historia de la localidad.

Un joven revolucionario

Jorge de la Nuez Suárez nació en Güira de Melena, actual provincia de Artemisa, el 2 de enero de 1939, hijo de Mateo y Zoyla Urbelina, de procedencia obrera, según acta del registro civil. Su padre era albañil y la madre despalilladora y luego ama de casa. Inició los estudios primarios a los seis años de edad en la Escuela “El Paraíso”.

Según los datos ofrecidos por Nilma Ravelo Cabrera, directora del Museo de Historia Municipal, por problemas económicos y necesidad de la familia no continuó estudiando y con 10 años comenzó su vida laboral en tareas agrícolas como la cosecha de la papa y el tabaco en la finca El Tumbadero. Vendió frutas y viandas por el pueblo y más tarde, ya con 14 años, trabajó como aprendiz de albañil. Sin embargo, debido a su interés, una profesora le brindó clases gratuitamente durante las noches y logró terminar los estudios hasta el sexto grado.

“Posteriormente, se incorporó a la banda de música municipal bajo la dirección del profesor Salazar. Además, se le podía ver junto a su padre, bombero voluntario, en el carro cuando la sirena sonaba y a pesar de su juventud, no había quien lo bajara del vehículo y le impidiera cumplir esta misión”, agregó Ravelo Cabrera.

Jesús Villar, Maestro Benemérito de la Logia Masónica municipal y estudioso de la historia local, apuntó que formó parte de la Logia Caballeros de la Luz en la localidad, junto a Lázaro “Cumbito”, Rolando (El Pelú), Norberto Alfonso y Eloy Valle.

Otras notas de su biografía confirmaron que laboró en la construcción como peón de albañil en obras públicas, entre ellas, la construcción de las aceras de Güira. Debido a su desempeño, fue objeto de elogios por parte del Alcalde Municipal, Benjamín Delgado, en la década de los 50.

Dentro de los detalles ofrecidos por la Enciclopedia Colaborativa Cubana (Ecured), se incluyó que junto con Joseíto del Toro, Nazario Pérez “Zuro” y otros compañeros, comenzó en la lucha clandestina contra el régimen de Batista. Lo mismo repartía proclamas que vendía y compraba bonos del Movimiento 26 de Julio. Debido a su accionar, se fue destacando en el grupo hasta el triunfo de la Revolución.

Su hermano Jesús de la Nuez, conocido como Chicho, relató que “se incorporó de inmediato a un grupo encargado de la toma de los cuarteles de la Guardia Rural y la Policía. Además, participó en la persecución y aprehensión de varios chivatos de Fulgencio Batista, y cooperó en la Zona Fiscal y el Ayuntamiento”.

“Criado en un ambiente ameno, a pesar de las dificultades económicas, nunca dejó de ser alegre y ayudar a los demás. Compartía lo que tenía y cuando pudo incorporarse al proceso revolucionario lo hizo sin pensarlo dos veces. Para él, lo más importante era la familia, los amigos, y la patria”, agregó Chicho.

Luchando en revolución

Su hermano confirmó su participación en las movilizaciones de la Revolución y estuvo junto al pueblo el 28 de septiembre de 1960, cuando Fidel planteó la creación de los Comité de Defensa de la Revolución: “De regreso al pueblo, fue de los primeros dirigentes iniciadores de la organización y formó parte de la Dirección Municipal, junto a Sergio Hernández, José del Toro, Marcos Alfaro, Eloy Valle, entre otros”, evocó.

Quedó reflejado en su biografía que, además de su preparación cultural, también se preparó militarmente. Para ello cursó la Escuela de la Chorrera, las Escuelas Municipales del Círculo de Instrucción Revolucionaria, la Escuela Básica de Instrucción Revolucionaria y la Escuela Nacional de Instrucción Revolucionaria "Osvaldo Sánchez Cabrera”.

“Más tarde, cuando Fidel creó la Milicia Nacional Revolucionaria debido a los ataques y amenazas de los Estados Unidos, fue fundador de las mismas en la localidad, junto a Ciro Pedro González “Pepe”. Con la creación del Batallón 180, sería nombrado Jefe de la 1era. Compañía y participó en la limpia del Escambray”, afirmó Eloy Valle, miembro de la dirección municipal de la Asociación de Combatientes.

Valle, uno de sus mejores amigos, agregó que Jorge participó en el sepelio de las víctimas de los bombardeos norteamericanos el día 15 de abril de 1961 a los aeropuertos de Santiago de Cuba, San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad. “El día 17, en horas de la mañana, partió hacia Playa Girón, junto a las fuerzas del Ejército Rebelde y la Policía Nacional Revolucionaria y fue uno de los héroes güireños en esta primera victoria sobre el imperialismo en América”, recordó con orgullo.

En artículo recogido en el No. 137 de la revista Mar y Pesca, quedó plasmado que durante la Crisis del Caribe fue movilizado de nuevo con la Unidad Militar 2048, en la Isla de la Juventud. Concluido el curso y listo para laborar en la Marina de Guerra Revolucionaria como Comisario Político, tuvo que ser desmovilizado por problemas de salud.

Luis de la Nuez, uno de sus primos, destacó que laboró a finales de los años 60 en la Universidad de La Habana, en el cargo de responsable de transporte, donde fue elegido como dirigente del Comité del Partido Comunista de Cuba (PCC). Agregó que su ascenso fue, finalmente, como líder de los núcleos del Partido en el sector de la Pesca y, dentro de ella, en la división camaronera.

“En 1973 un compañero, José del Toro, Secretario del Comité del PCC en el Instituto de la Pesca, lo llevó para la Flota Camaronera, donde fue elegido Secretario General del núcleo del PCC”, comentó Chicho. Por su destacada labor le entregaron la Distinción Aracelio Iglesias.

La directora del Museo de Historia de Güira de Melena explicó que en 1976, durante el ejercicio de sus funciones en este sector de la industria, fue enviado a la República de Guyana para llevar las orientaciones y ver a los compañeros que allí laboraban en los centros de Acopio y de Pesca. A su regreso, el 6 de octubre de 1976, abordó el avión de Barbados y murió en el brutal atentado terrorista.

Al morir contaba con 37 años de edad. Por la labor desempeñada a lo largo de su vida, obtuvo otras condecoraciones como la medalla XX Aniversario de Playa Girón (postmorten) y el Sello de Fundador del Batallón 180.

Una historia perdida

Lo que en inicio pareció una labor sencilla debido a la cercanía que ofrecía descubrir quién era Jorge de la Nuez, se convirtió en una tarea titánica. La estancia fuera del país de algunos familiares y el historiador del municipio, así como la clásica batalla al intentar obtener información de las instituciones, hicieron que la realización de este reportaje fuera realmente ardua.

A pesar de la cantidad de detalles recogidos por los trabajadores del Museo, los fondos bibliográficos del Museo de Historia Municipal y los aportados por los testimonios de sus familiares, la pregunta que aún no tiene respuesta es por qué esta figura, pilar de la labor revolucionaria en Güira de Melena, permanece en el olvido de muchas personas o recordado solo como “el hombre que murió en el atentado de Barbados”.

Así lo identificaron los escolares del Instituto preuniversitario urbano “Eugenio María de Hostos” durante un sondeo realizado a 50 alumnos de duodécimo grado. Al respecto, Lauren Luis, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media del centro, comentó: “Es triste cuando los alumnos lo recuerdan así, sobre todo porque es un héroe cercano a nosotros en el tiempo. No luchó contra los españoles, sino que transitó por las calles güireñas hace relativamente poco”.

Rastrearlo a través de su labor en la Flota Camaronera es complicado, comparable con intentar armar un rompecabezas de mil piezas donde faltan muchas. Debido a la desaparición del Ministerio de la Pesca, la absorción de la Industria Pesquera por la Alimentaria y otra serie de elementos, aún es complejo comprobar todas las referencias que tienen que ver con esta faceta de su vida.

El municipio se ha encargado de alguna manera de destacar esta figura. Al respecto, Jesús Villar, quien también se desempeña como profesor de Historia en el Instituto Politécnico XI Festival, afirmó que si bien en la Logia no realizan, precisamente, actividades para recordarlo, si lo es por su labor e intentan evocarlo a partir de su trabajo dentro de la organización.

La casa donde residía cuenta con una tarja que le recuerda y la Escuela de Oficios del municipio lleva por nombre Jorge de la Nuez Suárez. En los centros estudiantiles se dan charlas acerca de su labor cada vez que se celebra un aniversario del atentado terrorista. Lo extraño es, que aún así, persista el desconocimiento.

La respuesta a esta interrogante la ofreció el Licenciado en Historia Roberto de Jesús Corvo López, quien se desempeña como profesor de la asignatura en el preuniversitario municipal: “No basta con incluir la mención de Jorge en las clases de Historia de la localidad, ni que los alumnos visiten una vez la tarja y la mantengan en buenas condiciones, lo importante es inculcarles lo valioso que es ese conocimiento”.

Agrega que no sentir esta pertenencia por la historia municipal no es su culpa y no es solo un fenómeno güireño. A su parecer, de la Nuez permanecerá en este olvido mientras que no se deje de ver la historia como una asignatura aburrida y se cambien las perspectivas para que sea considerada como una necesidad del conocimiento y de la preparación política, ideológica y social en nuestra sociedad.

FICHA TÉCNICA:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: De presentación de la situación.
Tipo de cuerpo: Bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Mención de palabras claves empleadas antes.
Tipo de cierre: De instancia a la acción.

Tema: Figura de Jorge de la Nuez Suárez, héroe local de Güira de Melena.

Situación problémica: Desconocimiento de su figura en la población güireña.

Objetivos colaterales: Redescubrir la figura. Investigar las causas del desconocimiento.
Soportes:

Hecho: No obstante de ser un héroe local, el mártir Jorge de la Nuez Suárez sigue siendo recordado solo por morir en la voladura del avión de Cubana de Aviación y no por su obra ni su vida.

Antecedentes: A pesar de ser un héroe cercano en el tiempo, solo sus familiares y amigos íntimos lo recuerdan.

Contexto: Estudiante güireños no lo reconocen por su nombre, solo por ser “el hombre que murió en el atentado de Barbados”.

Proyecciones: La Logia Masónica intenta rescatarlo por su labor dentro de la institución.
Fuentes:

Documentales: Biografía existente en el Museo Municipal de Historia de Güira de Melena, datos de la Enciclopedia colaborativa cubana, actas del registro civil y No. 137 de la revista Mar y Pesca.

No documentales:

Nilma Ravelo Cabrera, directora del Museo de Historia Municipal. Oficial y especialista. Analítico.

Eloy Valle, miembro de la dirección municipal de la Asociación de Combatientes. Oficial y testigo. Analítico.

Jesús Villar, Venerable Maestro de la Logia Masónica del municipio. Oficial y especialista. Analítico.

Luis de la Nuez, uno de sus primos. Implícita. Analítico.

Jesús de la Nuez, uno de sus hermanos. Implícita. Analítico.

Lauren Luis, estudiante de 11º grado y presidenta de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media del IPU municipal. No implicada. Valorativo.

Roberto de Jesús Corvo López, licenciado en Historia y profesor de la asignatura. Oficial y especialista. Valorativo.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris