Facebook Twitter Google +1     Admin

CUBA: MÁS DE 9 000 PERSONAS PRACTICAN TAI CHI

20150301085530-alejandro.jpg

Por sus beneficios terapéuticos, la práctica de este deporte cobra auge desde su popularización en la Isla, hace 19 años.

Texto y foto:
ALEJANDRO BENÍTEZ GUERRA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

En el parque, personas de la tercera edad parecen bailar. Su elegante movimiento semeja al bambú. Pero no es una danza lo que interpretan, es un combate: practican tai chi.

Más de 9 000 personas en Cuba se incorporan a la disciplina con escuelas en todas las provincias, las cuales agrupan desde niños de cinco años, hasta ancianos casi centenarios, afirmó Pedro Torres Lea, vicepresidente de la Escuela Cubana de Wushu, ubicada en el Barrio Chino de La Habana.

La escuela promueve cursos para maestros, que imparten la enseñanza de la especialidad a quienes deseen recibirla, por el módico precio de un peso en moneda nacional cada clase, y luego donan a la institución la mitad de lo recaudado, haciéndola autosustentable.

“El logro de una práctica tan masiva de este deporte se debe a los incontables beneficios que aporta a la salud y al mejoramiento de la calidad de vida”, expresó Inés María Bárcenas Gallardo, maestra de la disciplina.

Con el tai chi pueden contrarrestarse problemas circulatorios, cardiovasculares, óseos, musculares, de las articulaciones, entre otros; además, contribuye a ganar en flexibilidad y libera la mente del estrés.

Aplicando estos ejercicios se logra el restablecimiento de la salud en pacientes con determinadas patologías. Tributan a la salud mental, la socialización, y aumentan la calidad de vida del adulto mayor, refirió Yunier Hernández Alayo, psicólogo y Máster en Medicina Natural y Tradicional.

Muchos de quienes entran a la escuela lo hacen para aliviar algún padecimiento, y el resultado puede ser sorprendente: Clara Díaz Oviedo, de 85 años, estaba inválida, andaba con muletas y gracias a los ejercicios no camina perfecto, pero lo hace.

A Fernando Hernández, de 88 años, el tai chi no le ha curado las lesiones en la espalda, consecuencia del trabajo de estibador que realizó en su juventud, pero le ayuda, “y más que nada, me quita la tensión”, afirmó.

Como una rama del wushu, el tai chi-chuan surgió en China a finales del siglo XIV. Cuentan que el monje que lo creó, se inspiró en la lucha entre una grulla y una serpiente, ganada por la segunda, y se impresionó por sus movimientos veloces y relajados.

En 1995 el maestro Roberto Vargas Lee creó la Asociación Cubana de Wushu y su escuela, de la que es actualmente director.

Pie de foto: La práctica del tai chi tributa a la salud mental, la socialización y el aumento de la calidad de vida del adulto mayor.

Ficha técnica:

Tipo de título: Informativo.
Tipo de lead: Especial de Ambiente.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide Invertida + Dato Adicional.
Tipo de Información: Ligera, blanda, simple.
Tipo de Fuentes: Directas, no documentales.
Primer valor noticia: Interés colectivo.
Otros dos valores noticia: Actualidad; Repercusión.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris