Facebook Twitter Google +1     Admin

¿EL TABÚ ACEPTADO?

20150423030052-linh.jpg

LINH NGUYEN HOAI,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
 

Estamos en el siglo XXI, donde hay muchas innovaciones en la cultura, la política, la industria y se da una mirada diferente a los problemas sociales. En estos momentos, existen varios juicios, visiones y acepciones sobre  la homosexualidad, uno de los temas más delicados del mundo.

Hubo un tiempo en que la gente creía que ser gay era un tabú,  contrario a la naturaleza y a la moralidad. Algunos países musulmanes promulgaban la ley de ejecutar a las personas que practicaban el sexo  de manera irregular, sin distinción de orientación sexual. No obstante, estas personas han sido diferenciadas por la sociedad, haciéndoles víctimas de maltratos físicos y emocionales.

La rueda del tiempo hizo que las épocas cambiaran. Las miradas también lo hicieron y progresivamente la sociedad ha aceptado la existencia de una preferencia sexual difícilmente consentida en otros momentos.

Un proverbio japonés dice: “El amor entre los del mismo sexo es el amor verdadero. Aunque es contra la naturaleza, las dos personas encuentran qué de especial tiene el otro y lo aman”.

Las personas con preferencias por otras de su mismo sexo, también son humanas. Tienen pensamientos y derechos como cualquier otro individuo: estudiar, trabajar, hablar de cualquier cosa que les interese y ser libres para elegir a quién amar. En el mundo, muchos hombres tienen éxito en su carrera a pesar de su orientación sexual, como son Elton John, Ricky Martin y Adam Lambert.

Sin embargo, existen individuos que no aceptan a las personas que atraen al mismo sexo. Le llaman una enfermedad que necesita cura, o peor aún, creen que es una locura. Tratan a los gay como criaturas irregulares, con actitud de desprecio y los aíslan de su círculo de vida. Por estas situaciones, existen personas que viven de forma afligida con respecto a su orientación sexual, incluso, se suicidan.

A partir de los primeros años del siglo XXI, países como España, Finlandia y algunos estados norteamericanos han aprobado el matrimonio entre las personas del mismo sexo. Existen varios argumentos a favor y en contra de esta decisión. Una gran cantidad de jóvenes parece aceptarla, mientras la otra parte no da el sí al nuevo derecho de la homosexualidad. 

Se encuentran fácilmente en los medios de comunicación las noticias relacionadas con el tema. Esta es una buena señal para aquellos que desean vivir plenamente con su orientación sexual. El mundo empieza a prestar más atención a los problemas, hablar a favor suyo y garantizar las igualdades en la sociedad moderna.
Aunque han sido despreciados por largo tiempo, con el paso de las etapas y el cambio de la sociedad, poco a poco tienen voz propia. Les debemos respetar y tratar como seres humanos. La diferencia entre personas homosexuales y heterosexuales radica solamente en la preferencia sexual, y esto no debería ser causa de discrepancia.

Entendamos que todos nacemos con los mismos derechos y uno de ellos es escoger a quién amar. Nuestros amigos y la sociedad en general, pueden ofrecernos herramientas para vivir, pero ellos no pueden decidir por nosotros.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris