Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ODISEA DEL SAUTO

20150510084054-daniella-pm.jpg

Hace cinco años que el principal escenario cultural de la provincia de Matanzas permanece cerrado debido a labores constructivas y los habitantes de la ciudad no tienen un centro cultural al que acudir.

Texto y fotos:
DANIELLA PÉREZ MUÑOA,
estudiante de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Reconozco a Matanzas por el Sauto", dijo en 1937 el muralista mexicano Diego Rivera, cuya fina apreciación de artista lo hizo identificar enseguida uno de los símbolos que convertían a la ciudad en “La Atenas de Cuba”.

Sus ojos supieron percibir la singularidad del teatro, construido por el italiano Daniel Dall Aglio y cuya elegante figura se erige en el corazón de la urbe. Al Sauto lo definen  su arquitectura lineal y majestuosidad; se ve desde la bahía, la línea del ferrocarril y el parque cercano.

Monumento Nacional desde 1978, los habitantes de la región lo reconocen como insignia de la ciudad por la belleza de la edificación y el prestigio de los artistas que han actuado en él.

Pero, de seguro Rivera cambiaría su impresión al ver la plaza inmersa en una reparación desde hace quince años, la cual ha impedido que los matanceros disfruten de su principal recinto cultural.

Mirada al pasado

El centro se inauguró en 1863. Era vital construir un nuevo teatro con mayor lujo y capacidad que el Teatro Principal, pues la población de la ciudad y el comercio aumentaban. El edificio es uno de los exponentes del estilo neoclásico en la arquitectura colonial cubana.

En el interior, por la forma de herradura, la sala se incluye en la familia de teatros “a la italiana”. En el vestíbulo, se alzan estatuas de mármol de diosas griegas, y en el techo de la sala principal, las musas parecen revoletear en los frescos.

“Ocupa un área de más de dos mil metros cuadrados. Para su edificación se utilizaron ladrillos y maderas traídas del sur de Estados Unidos y parte del decorado vino de Europa. Desde el inicio su acústica fue la mejor del país, muchas veces comparada con la Scala de Milán”, asegura Daneris Fernández  Fonseca, historiador del teatro.

El investigador abunda que en el siglo XIX y XX se acometieron varios arreglos, pero no fue hasta 1966, exactamente 103 años después de su inauguración, cuando se realizó uno general. En éste faltó la investigación histórica al no respetar los elementos originales como son los frescos del techo, la bóveda del Salón de los Espejos y el decorado  del telón de madera.

Reparación ¿sin fin?

El Sauto debía protegerse de la recurrente humedad por filtraciones de la lluvia y el deterioro causado en la madera debido a las termitas que lo tomaron como hogar. Desde hace más de una década se suscitan esfuerzos para devolverle el esplendor. Pero, no todo ha sido satisfactorio en la restauración, esta se ha caracterizado por  irregularidades en el cronograma, falta de capital para la inversión, de suministros de calidad y  de mano de obra especializada.

“Las reparaciones anteriores fueron asumidas por instituciones nacionales, en cambio esta no fue así, empezó con recursos muy limitados, al principio se pensó que sería un mantenimiento ligero y la provincia comenzó el proyecto, pero después se percataron de la necesidad de un arreglo capital, y se integró el Ministerio de Cultura”, agrega, Fernández  Fonseca.

La restauración comenzó en 1999 y por más de 10 años los espectáculos estuvieron afectados, porque aunque se siguieron ofreciendo, el lugar no estaba preparado para acoger a personas conjuntamente con el proceso constructivo. Finalmente, en el 2010, las autoridades del lugar decidieron cerrar las puertas del lugar, pues no se cumplían las condiciones mínimas para la realización de presentaciones artísticas.

A decir de Mario Sabines, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial y funcionario que atiende las esferas de Cultura y Construcción, “un factor determinante en el atraso de las obras es la no utilización de un aparato inversionista adecuado, pues los que desempeñan esta función no poseen la experiencia necesaria”.

Hasta el momento, se han invertido cerca de 6 millones de pesos en ambas monedas y se desconoce cuál será el monto total. A falta de obreros de calidad en el sector estatal, en la actualidad laboran tres brigadas de trabajadores por cuenta propia, garantizando la parte civil, eléctrica y el hidrosanitario.

Este asunto ha sido varias veces tratado por la prensa. En el 2007, en declaraciones al periódico Juventud Rebelde, Days Reconde Suárez,  subdirectora de inversiones en el territorio,  explicó que “la provincia tiene construcciones destinadas a la recapitalización, las cuales demandan de un monto financiero amplio y el enmarcamiento para acometerlas es muy pequeño. Esto trae como consecuencia que las acciones de restauración se dilaten tanto”.

Sobre el tan polémico tema, Cecilia Sodis, directora del teatro, reconoce que “la carpintería ha sido y es el talón de Aquiles del Sauto”. Al comienzo de la reparación no se utilizó madera de calidad ni tampoco la mano de obra especializada, por lo que “prevaleció la chapucería y en ocasiones no se pudieron poner los trabajos terminados, porque no servían”, acotó.

Con el objetivo de resarcir los problemas anteriores, “en la actualidad la madera la trabajan artesanos artistas y antes de enmarcarla se impermeabiliza con espuma de poliuretano expandido, esto brinda mayor durabilidad, además de asegurar una mejor acústica al teatro e impedir el calor”, precisó José Jorrín, inversionista principal del proyecto.

Otra insatisfacción del proceso constructivo es, según plantea Sodis, la entrega del presupuesto y los suministros: “Aunque el dinero se recibe, la cantidad es inferior al solicitado por año. A veces necesitamos dos millones de pesos y solo nos dan medio millón, entonces hay que reajustar la obra y a la vez tratar de laborar con calidad”.

El desencanto de los matanceros con la dilatada reparación no es en vano. El vicepresidente del Gobierno asegura que si bien se deseaba para este año concluir la parte civil de la obra, lo cierto es que se desconoce la fecha exacta de la reinauguración y faltan aún buena parte de las acciones, se carece de 120 metros de madera, de climatización,  audio,  sistema de luces y del sistema de protección contra incendios.

Según especialistas en restauración patrimonial, el largo proceso constructivo se debe a la no existencia de un cronograma de mantenimiento, a que los arreglos anteriores no solucionaron todos los problemas constructivos y a la inadecuada política de manejo del local.

Los matanceros opinan

La actriz de teatro Miriam Muñoz, galardonada con la Distinción por la Cultura Nacional 2003, rememora que “en el último  espectáculo que hice llovió y tanto los actores como el público nos mojamos, sin duda, la reparación era necesaria, pero esta ha sido demasiado lenta e irregular. No solo faltan las condiciones económicas para su reapertura, también la voluntad y el empuje para hacerlo. Me duele el cierre del Sauto, una institución que durante 153 años ha generado cultura y  excelencia”.

La población considera que la reparación ha sido demorada: “Es larga, pero beneficiosa, porque después podremos disfrutar de un lugar más lindo y confortable”, comentó Marina Otero Urrutia, trabajadora del Ministerio del Interior. Mientras, Anay Hernández Garmilla, estudiante de Economía de la Universidad de Matanzas, afirmó que por causa de la dilatada restauración la última vez que asistió a la institución fue en 2009 para asistir al Festival de Ballet.

Un muestreo entre 100 habitantes de la ciudad, en un amplio rango de edades entre 18 y 65 años, constata que el 87 por ciento desea la reapertura inmediata del Sauto, a un 4 por ciento no le apura la reinauguración y un 9 por ciento no le da importancia al estado constructivo del lugar, coincidiendo este último criterio con los encuestados más jóvenes.

“Tristeza sería la palabra para definir el sentimiento del matancero al pasar y ver el Sauto rodeado de materiales de construcción, pero sin fecha de inauguración. En Matanzas no existe un lugar digno de representar la cultura nacional y local. La que antes fue La Atenas de Cuba debería ser llamada hoy la pena de Cuba”, comentó Asunción Valdés, médico jubilada.

Objetivo: preservar el Monumento

Los Lineamientos para la Política Económica y Social derivados del VI Congreso del Partido, instituyen en el acápite 163 de la Política Social “continuar fomentando la defensa de la identidad, la conservación del patrimonio cultural y la creación artística y literaria y la capacidad para apreciar el arte.”

Para que la situación del teatro no se repita en otras instituciones del territorio, “se prevé crear una escuela de oficios con el objetivo de  formar personal capaz de intervenir obras con valor histórico”, comentó el vicepresidente del Gobierno.

Como parte de la resolución 326 del Programa de Rescate Patrimonial de Matanzas, la obra se chequea internamente casi a diario, también los viernes con todos los jefes de cada empresa para analizar el cronograma y las dificultades, y por las máximas autoridades de la provincia una vez al mes.

Además de subsanar el deterioro del inmueble. El reinauguración del teatro procurará servir de sede a compañías teatrales y danzarías de la provincia y promover los atractivos de la edificación para el turismo cultural, según afirmó  Ercilio Vento, historiador de la ciudad.

Leonel Pérez, conservador de la ciudad y una de las personas que más aboga por la reinauguración del teatro, expresó: “La realidad resulta apremiante y la ambición de que este Monumento Nacional reabra sus puertas para el disfrute de los amantes del arte, se impone. Esperemos que la realidad y la ambición sigan juntas de la mano y no queden como el deseo de lo que pudo ser y no fue”.

Murmullos de expectación recorren el Sauto, por fin los asientos están ocupados, la luz comienza a hacerse tenue, los espectadores sienten un estremecimiento de placer al escuchar la tradicional campanilla del palco presidencial, avisando que falta poco para que suba el telón y los artistas brinden su arte. De pronto, la incertidumbre me invade, ¿cuándo se concretará el sueño?

Pie de fotos: 1-Hasta el momento se ha invertido en la reparación cerca de seis millones de pesos en ambas monedas (CUC Y CUP) y se desconoce cuál será el monto total. 2-“La carpintería ha sido y es el talón de Aquiles del Sauto”, afirma su directora, Cecilia Sodis.

Ficha técnica:

Tipo de Reportaje: Interpretativo, Proyectivo.
Tipo de título: Llamativo 
Tipo entrada: De cita.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos. 
Tipo de transiciones: Subtítulos.
Tipo de cierre: De incógnita.

Tema: La dilatada reparación capital del matancero teatro Sauto.

Situación problémica: El cierre del Sauto desde el 2010 debido a una demorada reparación capital, lo cual ha impedido que  los matanceros  disfruten de  representaciones artísticas en su principal centro cultural.

Objetivos colaterales  La ineludible preservación de la edificación con el objetivo de que esta situación de deterioro patrimonial no se repita.

Estrategia de fuentes:

Documentales: Salvar al Sauto, Hugo García, Juventud Rebelde, 2007.

Directas:

Mario Sabines, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial y funcionario que atiende las esferas de Cultura y Construcción. Fuente oficial. Juicio analítico.

Cecilia Sodis, directora del Sauto. Fuente oficial. Juicio analítico.

Miriam Muñoz, actriz de la provincia y galardonada con la  Distinción por la Cultura Nacional 2003. Fuente implicada, testigo. Juicio analítico.

Leonel Pérez, conservador de la ciudad. Fuente especialista. Juicio analítico.

José Jorrín, inversionista general del proyecto. Fuente oficial, implicado. Juicio analítco.

Daneris Fernández, historiador del Sauto. Fuente especialista. Juicio analítico.

Ercilio Vento, historiador de la ciudad. Fuente especialista. Juicio sintético.

Marina Otero Urrutia, trabajadora del Minint. Fuente secundaria, testigo. Juicio analítico y de valor.

Anay Hernández Garmilla, estudiante de Economía de la Universidad de Matanzas. Fuente secundaria, testigo. Juicios analítico y de valor.

Asunción Valdés, médico jubilada. Fuente secundaria, testigo. Juicio analítico y de valor.

Soportes:

Hecho: El Sauto está inmerso en una reparación capital desde 1999 y en el 2010 cerró sus puertas al público.

Antecedentes: El teatro se fundó el 6 de abril de 1863, a lo largo de sus 153 años de historia las reparaciones fueron mínimas y casi ninguna cumplió  con los patrones originales de la edificación. 

Contexto: Demora en el proceso de restauración de la obra, por esta  razón la provincia no cuenta con un centro cultural que presente las actividades culturales de la región.

Proyecciones: Las medidas que tomará el Gobierno Provincial con el objetivo de adquirir experiencia en reparaciones de este tipo, entre ellas la creación de una escuela de oficios para formar personal capacitado.

Tipos de juicios: 

Sintéticos: El inversionista principal al hablar de los avances actuales con el trabajo de la madera; Cuando el vicepresidente del Gobierno dice que se crearán escuela de oficios para formar personal capacitado; El historiador de la ciudad prevé los beneficios de la reapertura del teatro.

Hipotéticos: Presente cuando el vicepresidente del Gobierno no define con certeza la fecha de reapertura.

De valor: Cuando el Conservador de la ciudad valora la importancia de reabrir el Sauto. La actriz de teatro valora lo que representa para la provincia la dilatada reparación del recinto cultural.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris