Facebook Twitter Google +1     Admin

¿DERROTA O REVÉS?

20150605083846-laura.jpg

El equipo pinareño quedó a un juego de la clasificación para los playoff en el Clásico 54 de la pelota cubana, razón por la que buscará rebasar la postemporada en la venidera campaña regular.

LAURA MERCEDES GIRALDEZ COLLERA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
Foto: OSMANY PÉREZ GARCÍA.

Posiblemente, y por fortuna, ningún cubano ha sido testigo de un tsunami. Sin embargo, ese fenómeno extraordinario que arrasa con fuerza todo lo que encuentra a su paso, cuando es verde, el pueblo pinareño lo disfruta, lo aclama, lo apoya con pasión desbordante.

El equipo representante de la provincia vueltabajera en el Clásico de la pelota cubana recibió este sobrenombre por su combatividad, tenacidad y la barrida total a los equipos contarios, aun cuando los pronósticos no estén a su favor. No obstante, hay quienes afirman que su actuación en la 54 Serie Nacional no fue digna de este espíritu, sobre todo, luego del regreso de la Serie del Caribe.

Raiko Martín, en Tabaco que no arde parejo, en el periódico Juventud Rebelde el 2 de octubre, comentó: “Abocados a cambiar el curso de su nave han de nadar el timonel Alfonso Urquiola y sus colaboradores, pues el equipo de Pinar del Río, vigente monarca del béisbol cubano, navega a bandazos por el inicio de la presente Serie Nacional. Llama la atención que cuatro de los tropiezos vueltabajeros han sucedido por la mínima diferencia, así como la poca producción de extrabases y la cantidad de hombres dejados en circulación, una media de ocho por desafío. Pero como dijimos, quedan muchas oportunidades para corregir el tiro”.

Respecto a las dificultades presentadas por la nómina pinareña, su mánager, Alfonso Urquiola, expresó: “Hemos tenido problemas internos con las deserciones. El resto de los atletas realizó un gran esfuerzo, pero no es lo mismo, además, hacer nuevos ajustes en el medio de la temporada fue bien difícil. Cuando un equipo sufre situaciones similares previo a la competencia, se tiene tiempo para incluir cambios, pero durante ella no. Estos son los aspectos que más afectaron, independientemente del rendimiento de algunos jugadores, pero eso va dentro del béisbol”.

Escollos que puso el camino

Para el periodista deportivo Sigfredo Barros, del periódico Granma, “cuatro son las causas fundamentales por las que no clasificó Pinar: la ausencia final de ocho jugadores clave que le aportaban tanto defensiva como ofensivamente; perdieron un juego contra Industriales aun cuando el marcador estaba parejo, al abandonar el estadio y regalar una posible victoria que luego necesitaron para luchar por el cuarto puesto en la clasificación; desaprovecharon la oportunidad de ganar a Holguín, un equipo débil; y comenzaron mal la serie, sus bateadores principales, Duarte y Saavedra no produjeron carreras, razón por la que dependieron completamente del pitcheo.

En la edición del viernes 19 de diciembre de 2014, previo a la Serie del Caribe, en el periódico provincial Guerrillero, Glauber García Lara precisó que “pese a no batear con oportunidad y no producir carreras,  el actual campeón de la pelota cubana basa sus resultados en el pitcheo y la defensa, departamentos que lidera en la liga”.  

Si los serpentineros fundamentales, Yosvany Torres y Vladimir Baños, permanecieron lesionados posterior al evento internacional, y otras 10 figuras importantes dentro de la plantilla desertaron o fueron expulsadas por bajo rendimiento, entonces, ¿con qué jugadores clave contaron los vegueros en su staff de pitcheo y bateo?

Quienes lo viven de cerca

Donald Duarte, capitán de Pinar, manifestó estar contento y satisfecho con la actuación de su equipo, de igual forma sostuvo la disposición de los pinareños de preparase para lograr la clasificación en la próxima campaña.

“Durante la postemporada, el equipo se debilitó, sin embargo, los atletas salimos al campo a luchar por cada victoria porque la dirección nos dio la confianza necesaria y asumimos la tarea de llevar hacia adelante a Pinar que es, por tradición, un rival peligroso”, insistió Andrés Quiala, quien por segunda ocasión actúa como refuerzo para el tsunami.

A su vez, Liván Moinelo, joven lanzador del staff verde, confesó que los jugadores no se rindieron nunca y que siempre salían a arrebatarle la victoria al adversario, aunque eso no signifique que las rachas ganadoras les favorecieran como en otras series.

“Realmente, el equipo tuvo numerosos contratiempos, pero debemos tener en cuenta que desde el principio el rendimiento fue bajo y no respondían ante el pitcheo al que se enfrentaban. El pueblo esperaba un inicio digno del campeón”, declaró Adriam Acosta Llanes, estudiante de Medicina que sigue de cerca a la nómina de su provincia; en tanto, Niurka Martínez, profesora de Física de la escuela secundaria José Martí, afirmó sentirse orgullosa de la estirpe del tsunami, “fiel a sus  colores y a su pueblo”.  

54 Serie Nacional

Para un equipo que en la serie anterior resultó campeón, es difícil no poder llegar a la lucha por refrendar su corona, pero las dificultades pinareñas estuvieron durante la primera fase del torneo. De 45 juegos, ganaron 24 y perdieron 21, mientras tanto la segunda etapa llegaron a 24 sonrisas y solo 18 descalabros. De igual forma, el average inicial fue de 533 y posteriormente subieron a 571.

“El estado del equipo en la última etapa no estuvo al nivel deseado. Afrontó numerosas dificultades después del regreso de la Serie del Caribe, pero ello en nada demerita su actuación, rendimiento, entereza, disposición, disciplina y el colectivismo que reinó entre los jugadores”, comentó Julio Alberto Candelario, comisionado provincial de béisbol. 

La clasificación de los pinareños dependía, en último momento de ganarle la serie particular a Artemisa y si Industriales era barrido por La Isla, no habría chance para el tsunami. Los verdes lograron derrotar a los Cazadores artemiseños, pero los leones azules no pudieron arrebatarles un partido a los pineros, razón por la cual quedaron fuera de los cuatro semifinalistas en la tabla de posiciones.

“A la hora de seleccionar los refuerzos, el mánager Urquiola pidió lo que le hacía falta a la escuadra, pero es el único equipo en Cuba que juega contra el contrario, los pronósticos, los árbitros y los narradores”, afirmó Efraín Camacho, fiel seguidor de la nave vueltabajera. 

Durante el penúltimo desafío contra Ciego de Ávila, Denis Laza fildeó una línea cuando los tigres avileños tenían varios hombres en bases. El árbitro de segunda no decretó el out que el jardinero pinareño llevaba en su guante. Por tanto, la bola continuó en el juego y el corredor siguió rumbo al plato, golpeado por esta en zona prohibida,  durante el rundowon.

Los  umpires alegaron no ver tales sucesos y, por tanto, se empató el desafío, que desencadenó una larga protesta, con agresiones por parte de los Vegueros. La Comisión Nacional expulsó jugadores de los verdes y a su coach de tercera, Mario Valle. Estas sanciones se dieron a conocer inmediatamente. Ya concluyó la Serie y, sin embargo, aún no hay explicaciones ni medidas anunciadas sobre las equivocaciones de quienes supuestamente deben impartir justicia.

Glauber García expresó que Pinar no entró en la postemporada por el desbalance de victorias y reveses durante la primera fase del certamen, pues es un equipo que tiene como costumbre iniciar sin mucho ánimo y luego ponerse de lleno en vistas a la clasificación, pero llegó el momento en el que esta técnica no le funcionó: “No obstante, los árbitros demostraron no tener dominio suficiente de las reglas del juego, la indecisión ante las acciones de los atletas lo demostraron”.

Soluciones

En cuanto a las medidas tomadas por la dirección del INDER y del equipo, Julio Alberto Candelario y Alfonso Urquiola coincidieron en que se llevaban a cabo mítines para hablar con los atletas, se varió la rotación de jugadores debido a las ausencias, todo ello buscando la cohesión que, en definitiva, es lo que da al traste con los resultados. Pero no fue suficiente.

“Pinar es una fábrica de peloteros desde el inicio de las series nacionales, tiene atletas jóvenes que pueden ascender a la campaña regular y darles la victoria que siempre les pide el pueblo, porque conocen su tradición de ser un fuerte rival cada año”, explicó Sigfredo Barros.

Verdaderamente, Pinar del Río enfrentó comienzos débiles, situaciones injustas, dificultades técnicas y profesionales, abandonos, pero no dejaron jamás de luchar por refrendar el sueño de mantener vigente la corona del béisbol cubano. 

Peter C. Bjarkman, destacado escritor de béisbol estadounidense, quien sigue como pocos la serie nacional, expresó en www.baseballofcuba.com: “Recuerden mis palabras; Pinar parece ser un equipo del destino, regresaron casi de la eliminación en la semana final de la primera mitad del campeonato, vinieron de entre los muertos para ganar la Serie del Caribe (…). Sería difícil votar en contra de Alfonso Urquiola como MÁNAGER DEL AÑO en Cuba, especialmente desde que ha tenido que cambiar más de un 50 por ciento de su equipo desde principios de enero”.

Un tsunami que viaja grandes distancias, con frecuencia disminuye la altura de sus olas, pero jamás se detiene; durante la actual campaña beisbolera, el tsunami pinareño no logró llegar a la costa para arrasar con la multitud, sin embargo, supo demostrar por qué el pueblo lo apodó de esta forma. Si bien en la antigua Grecia era considerado este fenómeno como castigo de los dioses, los pinareños lo reciben cada año como regalo divino de los orishas, bajo la guía del Eleguá vueltabajero Alfonso Urquiola.

Pie de foto: Un revés no es motivo para ceder y bien lo sabe la afición pinareña que nunca deja de apoyar al tsunami verde.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: Simbólica.
Tipo de cuerpo: Por bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Subtítulos.
Tipo de cierre: De conclusión.
Tipo de reportaje: Proyectivo.

Tema: Actuación del equipo de Pinar del Río en la 54 Serie Nacional de Béisbol.

Situación problémica: El equipo pinareño no clasificó a la segunda fase del recién concluido clásico de la pelota cubana, luego de enfrentar dificultades técnicas y la salida de figuras clave.

Objetivos colaterales: Analizar los factores que propiciaron que el Tsunami verde no llegase a la última etapa de la serie 54, así como las medidas tomadas por la dirección del INDER y del equipo para erradicar tales problemas con vistas a lograr la clasificación en el próximo año.

Estrategia de fuentes.

Documentales:

Tabaco que no arde parejo, de Raiko Martín. Periódico Juventud Rebelde, 2 de octubre de 2014, La Habana. 

Respuesta de campeón, de Glauber García Lara. Periódico Guerrillero, 19 de diciembre de 2014, Pinar del Río.

Grandes hasta el final, de Peter C. Bjarkman, www.baseballofcuba.com. 19 de marzo de 2015.

Directas:

Alfonso Urquiola, manager del equipo de Pinar del Río. Fuente oficial y protagonista. Juicios analítico y de valor.

Julio Alberto Candelario, comisionado provincial de béisbol en Pinar del Río. Fuente  oficial. Juicios sintético y de valor.

Donald Duarte, capitán del equipo de Pinar del Río. Fuente implicada. Juicio de valor.

Liván Moinelo, lanzador del equipo de Pinar del Río. Fuente implicada.        Juicio de valor.

Andrés Quiala, refuerzo del equipo de Pinar del Río durante las dos últimas series. Fuente implicada. Juicio de valor.

Sigfredo Barros, periodista deportivo del periódico Granma. Fuente     especialista. Juicio analítico y de valor.

Glauber García Lara, periodista del periódico Guerrillero. Fuente    especialista. Juicio analítico.

Niurka Martínez, profesora de la escuela secundaria José Martí y fiel seguidora del equipo vueltabajero. Fuente testigo. Juicio sintético.

Efraín Camacho, aficionado pinareño. Fuente testigo. Juicio hipotético.

Adrián Acosta Llanes, estudiante de Medicina y espectador pinareño. Fuente testigo. Juicio disyuntivo.

Soportes:

Hecho: El equipo que representa a la provincia de Pinar del Río en la Serie Nacional de Béisbol, no logró la clasificación en la edición 54 del campeonato.

Antecedentes: El tsunami verde se coronó campeón de la edición 53 del Clásico de la pelota cubana, pero iniciaron con bajo rendimiento la campaña siguiente. 

Contexto: Desde el inicio de la recién concluida campaña regular de béisbol, los pinareños presentaron dificultades técnicas e indisciplinas.

Situaciones colaterales que pudieran incidir: Iniciaron la serie con bajo rendimiento ofensivo; para la segunda fase del campeonato, algunas figuras clave estaban fuera del equipo; perdieron importantes juegos. 

Proyecciones: Medidas tomadas con vistas a incorporar nuevas figuras que puedan aportarle al equipo y lograr la clasificación en la próxima campaña.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris