Facebook Twitter Google +1     Admin

¿PREPARARSE PARA ACCEDER A LA UNIVERSIDAD?

20150725155529-limilla.jpg

A pesar de los esfuerzos que cada curso escolar realiza el Ministerio de Educación, el entrenamiento de los estudiantes preuniversitarios desde las aulas para enfrentar los exámenes de ingreso es aún deficiente y muchos recurren a maestros particulares.

DAVID RUIZ LIMILLA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Karla* es una joven  de 18 años cuyo anhelo es estudiar Ingeniería Informática en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (ISPJAE) y por ello, cada mañana, va al preuniversitario a recibir la preparación para las pruebas de ingreso que brindan profesores de Español, Matemática e Historia.

Durante las teleclases, sus ojos se sorprenden ante ejercicios de elevada complejidad, los cuales no está acostumbrada resolver, y las manos le sudan debido a la presión del tiempo y la necesidad inmediata de aprehender los conocimientos. El corazón palpita en su pecho con fuerza, pues sabe que la posibilidad de acceder a la Universidad depende de estos exámenes.

Luego, los profesores comienzan a impartir los repasos con la rapidez del entrenador que alista a sus campeones antes de enfrentar una batalla, ya que en poco tiempo deben saldar las dudas de Karla y los demás estudiantes. Pero, esto no basta para una joven como ella. Durante la enseñanza preuniversitaria careció en algunos momentos de maestros y asiste todos los días a clases particulares, a pesar de las carencias en la economía familiar.

Karla solo se siente más tranquila y  preparada para enfrentar esos exámenes de oposición, con sus “repasadores particulares”, quienes le dan atención individualizada y utilizan recursos más llamativos con el fin de enseñarla.

-¿Cómo son las clases que
recibes en el preuniversitario?

En mi caso no tuve profesores de Matemática y Español durante un tiempo prolongado en décimo grado y, en ocasiones, los que me impartían las asignaturas que se evalúan en las pruebas de ingreso, carecían de los saberes necesarios. Ahora, en doce, intensifican el entrenamiento, pero es difícil revertir la falta de conocimientos.

-¿Por qué decidiste recurrir
a repasadores particulares?

Tienen menos alumnos, muestran mayor interés porque sus estudiantes aprendan y utilizan métodos más didácticos. En otras palabras, la atención es individualizada y en medio de la desesperación, constituyen “un oasis en el desierto”.

-¿Cuánto cobran los profesores
particulares por cada repaso?

En mi caso, los de Matemática y Español cobran un CUC por hora; mientras el de Historia de Cuba, 35 CUP por dos horas. Aunque estos precios pueden variar.

Para entender el problema

El Doctor René Sánchez, Director de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior, informó recientemente a la prensa que los egresados de preuniversitario alcanzaron un 58 por ciento de aprobados en el curso 2014- 2015, mientras en el curso escolar precedente fue el 73 por ciento, esto indica una disminución y añadió que la asignatura de Historia de Cuba fue la de peores resultados: «Las causas del descenso se deben a los errores ortográficos, la mala interpretación que hacen de las preguntas, el poco autoestudio y el aprendizaje memorístico», dejó constancia Juventud Rebelde.

La profesora de Historia de Cuba de 12 grado en el IPU Saúl Delgado, en el Vedado, Alina Roselló, con más de 30 años en la docencia,  explicó: «Algunos traen una formación hacia los estudios, fomentada por la familia, y una actitud positiva ante la asignatura, a otros simplemente no les interesa».

Nuria Rosa Lago Bravet, Jefa del Departamento de Ciencias Exactas en el IPU René Orestes Reiné, en 10 de Octubre, dijo que en no pocos casos la falta de preparación tiene como origen la carencia de conocimientos en maestros de 10mo y 11no, pues en 12 sí se garantizan educadores con un alto prestigio.

En ese sentido, Lilián Hernández Blanco, Metodóloga Nacional del Ministerio de Educación (MINED), afirmó que en ocasiones los profesores no diagnostican las dificultades de cada alumno, hay falta de educadores, los estudiantes adolecen del hábito de lectura y dejan de realizar las actividades independientes.

Una solución a mano

Antonio Quevedo Pérez, funcionario de la Dirección de Adultos del MINED, explicó que los jóvenes recurren a los profesores particulares para sistematizar los conocimientos aprendidos en los institutos preuniversitarios y son pocos los casos en los cuales buscan estos maestros como vía para aprender el contenido.

Acerca de esa situación, Lilián Hernández expresó que si el docente imparte una buena clase para alumnos de bajo, mediano y alto rendimiento intelectual, estos no acuden a repasadores. Agregó estar en contra de esta posibilidad de estudio porque constituye un sacrificio económico para la familia.

-Estudiar con particulares,
¿qué riesgos trae?

No todos tienen los planes de estudio, por lo que, en ocasiones, enseñan el contenido de forma incorrecta. Quienes conocen los programas son los maestros, pues ellos reciben los seminarios, orientaciones provinciales y nacionales.

-¿Quién cree usted que sea el
responsable de esta situación?

«Los padres y la familia son culpables al pagar estudios adicionales y no exigir por los que imparte la escuela. Por otra parte, la responsabilidad recae en los maestros, porque dejan de visitar a  sus alumnos cuando faltan a clases».

El repasador por cuenta propia de la asignatura de Historia de Cuba, Diosdado Armando Pasto Rodríguez, en Lawton, aclaró que los jóvenes asisten a este tipo de repasos porque en las aulas dan el contenido de memoria sin el empleo de esquemas u otras estructuras que faciliten el aprendizaje, se utiliza poco el razonamiento y tampoco practican las habilidades intelectuales.

Los jóvenes opinan

Heriberto Sánchez Gutiérrez, estudiante de 12 grado del IPU Mártires de Porvenir, en 10 de Octubre, afirmó que las clases en su escuela son muy buenas, pero a pesar de ello, tiene un repasador de Matemática, ya que todos los ejercicios orientados en las teleclases no se resuelven en el aula.

«Yo asistí a maestros particulares para ingresar a la Universidad, pues en el pre Saúl Delgado no todos los profesores estaban bien preparados », dijo Elaine Corrales Tascón, estudiante de Ingeniería Informática.

La estudiante de Lenguas Extranjeras en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, Lisbeth Herrera Almeida, expresó: «El curso pasado tuve repasadores de las tres asignaturas y cada semana pagaba entre cuatro y cinco CUC. Esto constituyó un gran esfuerzo para mi familia, y la afectó económicamente».

Mientras, Alejandro Morales Rodríguez, estudiante de Ingeniería Mecánica, afirmó que él no asistió a este tipo de preparación porque carecía de recursos económicos.

Miradas desde la casa de altos estudios

La profesora de la Facultad de Derecho de la UH, Oricell Richard Martínez, comentó que la principal limitación presente en los alumnos es la falta de estudio sistemático por los libros de texto.

«En algunos casos tienen problemas ortográficos y de redacción. Donde menos apreciamos estas dificultades son en las carreras con pruebas de actitud», explicó Marbelia Acosta Ríos, profesora de Redacción de la Facultad de Artes y Letras.

A su vez, Ricardo Abreu Martínez, profesor de Cálculo de la Facultad de Arquitectura, aseveró que los alumnos presentan serias deficiencias en los conocimientos aritméticos y matemáticos, los cuales debían dominar de enseñanzas precedentes.

«Carecen de hábitos de estudio, no interpretan correctamente los textos, su cultura general es escasa y los errores gramaticales frecuentes», así identificó los problemas, Lourdes Arias Maldonado, profesora de Español de la Facultad de Español-Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. 

Muchos son los llamados y pocos los escogidos

Iris de la Cruz Saborit, estudiante de Periodismo en la UH, comentó: «Yo cogí Microbiología en el curso 2013-2014, pues ese año ofertaron solo ocho plazas de Periodismo para La Habana, sin embargo, el siguiente fueron 22, esta inestabilidad es injusta».

La Doctora Maricela Corona Hernández, funcionaria de la Dirección de Ingreso y Ubicación Laboral, afirmó que la cantidad de plazas cada curso depende de la solicitud hecha por el Ministerio de Trabajo de cada territorio y las posibilidades de las universidades: «No todos reciben la carrera deseada, pero sí garantizamos que los aprobados tengan una ubicación segura».

Juventud Rebelde precisó en las declaraciones de René Sánchez: «De un total de 57 375 plazas, las cuales conforman el plan de ingreso a la Educación Superior en el curso escolar 2015-2016, 31 415 están destinadas a los jóvenes que culminan en el actual curso escolar el Preuniversitario, mientras para los que aspiren al acceso a través de la vía del concurso tendrán a su disposición 1 925 del Curso Regular Diurno y 1 934 del Curso por Encuentro».

José Manuel Pérez Meléndez, asesor de la Dirección de Ingreso, ratificó que la mayor oferta está en las carreras de Ciencias Médicas, Pedagógicas y Agropecuarias.

En este tema tan controvertido, que afecta no solo a alumnos y profesores, sino a la familia y la sociedad en general, parece que para este año habrá una luz al final del túnel.

«En el actual curso (2015) disponen de mayor cantidad de horas para repasar con sus profesores, las nuevas teleclases están diseñadas con el objetivo de cerrar contenidos y las pruebas finales tendrán un formato similar a las de ingreso, lo cual debe tender a acrecentar el número de aprobados», dijo Lilián Hernández Blanco.

También señaló que la cantidad de estudiantes asistentes a repasos particulares debe disminuir, pues constituye un demérito al sistema de enseñanza cubano, el cual es de calidad y gratuito, a pesar de reconocidas carencias que posee.

Este 27 de abril comienzan las pruebas de ingreso. Septiembre y los asientos llenos o vacíos dirán la última palabra.

*El nombre fue cambiado a petición de la fuente.

Pie de fotos: 1-Estudiantes preuniversitarios se preparan en sus escuelas para enfrentar los exámenes de ingreso a la Educación Superior. 2-Jóvenes cubanos acceden por vez primera a la Universidad de La Habana, luego de vencer las pruebas de ingreso.

Ficha técnica:

Tipo de título: De interrogante.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: Por bloques temáticos.
Tipo de transiciones: La repetición de una palabra en el párrafo que sigue, pero con sinónimos, la reiteración de un concepto, pero con palabras distintas y la utilización de subtítulos.
Tipo de cierre: Mixto de proyección o futuro e incógnita.

Tema: La deficiente preparación que reciben, desde el preuniversitario, los estudiantes en doce grado con vistas a las pruebas de ingreso de la Universidad y la recurrencia de los alumnos a los profesores particulares.

Situación problémica: A pesar de los esfuerzos hechos por el estado para que todos los jóvenes accedan a la Universidad, la poca preparación que reciben los estudiantes en los preuniversitarios provoca que estos acudan a profesores particulares, quienes cobran altos precios.

Objetivos colaterales: Dar a conocer las causas de la deficiente preparación de los jóvenes, investigar las causas de la  disminución de la cantidad de plazas universitarias, ejemplificar las limitaciones y problemas a los que se enfrentan los estudiantes de doce grado para acceder a la Universidad, demostrar que el aumento de profesores particulares se debe a la deficiente preparación que reciben en el preuniversitario, conocer la labor que realiza el Ministerio de Educación para revertir la situación.

Estrategia de fuentes:

Fuentes directas:

Oficiales y especializadas:

Antonio Quevedo Pérez, Funcionario de la Dirección  de Adultos del Ministerio de Educación (MINED).

José Manuel Pérez Meléndez, Asesor de la Dirección de Ingreso.

Manuel Ramos Cusa, Funcionario de Ingreso del MINED.

Lilián Hernández Blanco, Metodóloga Nacional del MINED.

Doctora Maricela Corona Hernández, Funcionaria de la Dirección de Ingreso.

René Sánchez, Director de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior.

Testigo:

Nuria Rosa Lago Bravet: Jefa del Departamento  de Ciencias  Exactas en el Instituto Preuniversitario René Orestes Reiné, Diez de Octubre.

Diosdado Armando Pasto Rodríguez: Repasador por cuenta propia en la asignatura de Historia de Cuba.

Marbelia Acosta Ríos, profesora de Redacción de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

Ricardo  Abreu Martínez, profesor de Cálculo de la Facultad de Arquitectura.

Oricell Richard Martínez, profesora de la Facultad de  Derecho de la Universidad de La Habana.

Alina Roselló,  profesora de Historia de Cuba de duodécimo grado en el IPU Saúl Delgado.

Iris de la Cruz Saborit, estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana.

Implicados:

Karla, estudiante que pidió preservar su identidad  

Heriberto Sánchez Gutiérrez, estudiante de doce grado del IPU Mártires de Porvenir, en 10 de Octubre.

Elaine Corrales Tascón, estudiante de Ingeniería Informática.

Lisbeth Herrera Almeida, estudiante de Lenguas Extranjeras en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona.

Alejandro Morales Rodríguez, estudiante de Ingeniería Mecánica.

Tipo de juicios:

Lógico analítico: Nuria Rosa Lago Bravet, Diosdado Armando Pasto Rodríguez, Marbelia Acosta Ríos, Ricardo  Abreu Martínez, Oricell Richard Martínez, Alina Roselló, Karla, Heriberto Sánchez Gutiérrez, Elaine Corrales Tascón, Alejandro Morales Rodríguez, Lisbeth Herrera Almeida.

En cada caso selecciona una parte de la problemática y explican las causas de su origen y sus incidencias.

Sintético o de pronóstico: Lilián Hernández Blanco. En  este tipo de juicio la metodóloga del MINED se basa en su experiencia para pronosticar que producto de las modificaciones realizadas por el Ministerio de Educación el número de aprobados debe ir en aumento y la cantidad de alumnos que recurren a profesores particulares, disminuir.

Las declaraciones dadas por las fuentes especializadas y oficiales son juicios de valor.

Fuentes documentales:

En camino hacia el Alma Máter, Margarita Barrios Sánchez, Juventud Rebelde, 12 de febrero del 2015.

Comenzaron los repasos para las pruebas de ingreso a la Educación Superior, Margarita Barrios Sánchez, Juventud Rebelde, 4 de Octubre del 2014.

Soportes:

Hecho: El alto número de jóvenes en doce grado que tienen profesores particulares como vía para mejorar la deficiente preparación recibida en los preuniversitarios.

Antecedentes: El descenso del número de aprobados en el curso 2014-2015 con respecto al año anterior, la deficiente preparación que tienen los estudiantes preuniversitarios para ingresar en la Educación Superior se debe a la falta de conocimientos que traen de enseñanzas precedentes, la escasez de profesores en algunos institutos preuniversitarios, la complejidad cada vez mayor de los exámenes de ingreso y los problemas económicos que poseen muchos jóvenes en sus hogares.

Contexto: La educación preuniversitaria carece de profesores para cubrir todas las asignaturas y algunos de ellos no tienen la preparación requerida, el número de alumnos que recurren a profesores particulares es elevado y cada año la cantidad de plazas universitarias de la salud, educación y agricultura aumenta, sin embargo, el resto de las carreras tienen pocas plazas.

Proyecciones: Dar a conocer que el Ministerio de Educación (MINED) espera un aumento del número de jóvenes que ingresan  en la educación superior y saber cuáles son las medidas que tomará el MINED para preparar mejor a sus estudiantes. 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris