Facebook Twitter Google +1     Admin

EL RETO DE VERACRUZ

20150812144910-laura.jpg

Juegos Centroamericanos y del Caribe: primer escalón para Cuba medir lo mejor de su deporte.

LAURA ALONSO HERNÁNDEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Lunes, 17 de noviembre, Cuba contra México, sexto inning, marcador 10 a 1, nuestro equipo va por delante y veo a un muchacho correr agitado con un papel en la mano, la información acaba de llegar y el comentario deportivo de las 8:00 pm está en el aire desde hace una hora. Me encontraba en la emisora capitalina COCO en medio de los vigésimo segundos Juegos Centroamericanos y del Caribe, Veracruz 2014.

La emoción se veía en todo momento: el retorno de Cuba a este evento tras no haber participado en la edición pasada, Mayagüez 2010, en Puerto Rico, porque no se pudo garantizar la seguridad de la delegación cubana, significa el retorno a la lucha por mantener el primer lugar en el medallero histórico de estos Juegos, esta vez en la tierra de nuestro eterno rival y segundo en la lista de preseas a lo largo de los juegos: México.

-Por aquí.

Una voz me habló desde el final del pasillo. Enseguida distinguí ese tono inconfundible que escuchamos en cada juego de los Industriales en las Series Nacionales. Ángel Andrés Hernández Vargas o, como a él le gusta que lo llamen, Andy Vargas, me espera paciente comprobando los últimos resultados de los juegos del día. Las presentaciones fueron rápidas, a las 10 tenía que entrar a la cabina y ya eran las 9.

-¿Considera a los Juegos Centroamericanos y del Caribe como escenario idóneo para mostrar lo mejor del deporte cubano?

El área centroamericana es el escenario para dar una valoración o una oportunidad de descubrir talentos como los jóvenes que ahora conforman nuestra delegación. Son un primer escalón para responder interrogantes como: ¿en qué momento se encuentra el deporte cubano?, ¿en qué estado?

Aquí nos creamos un aval para eventos posteriores como los Panamericanos, los próximos son en Toronto, el 2015 que ya incluyen potencias del deporte como Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil. Con esto no quiero decir que la cita marque un nivel mínimo, como algunos la quieren demeritar, solamente reitero que es el primer escalón para evaluar la selección cubana en cuanto a eventos internacionales deportivos se refiere.

-Pero, estos jóvenes de los que hablaba, ¿no se pueden considerar un freno para que Cuba logre el primer lugar en el medallero?

Es verdad que estos muchachos en su mayoría participan por vez primera en unos Centroamericanos y también es posible que sea su primer evento de envergadura internacional; sin embargo, lo están haciendo muy bien y es el momento para demostrar su valía.

Claro que queremos alcanzar el primer lugar en el medallero, pero estos son atletas que llevan años preparándose para su debut aquí, es la manera de evaluarlos y puede ser la catapulta a compromisos de mayor exigencia como los Panamericanos y los Juegos Olímpicos.

Un ejemplo, en la natación han brillado deportistas jóvenes como Armando Barrera Aira que nos dio un inesperado bronce en los 100 metros espalda; en el voleibol, Melissa Vargas, una muchachita que recién cumplió sus quince años y prácticamente fue la que llevó al equipo a ganar el bronce centroamericano.

-¿Qué cambios ha sufrido el deporte cubano en ocho años de ausencia de los Juegos?

Por diversas causas se puede considerar que ha tenido un estancamiento. Primero, lo que en deporte se llaman los topes, nuestros deportistas necesitan competir más seguido con sus similares de otros países, es la única manera de ver cómo nos encontramos respecto al mundo.

Segundo, la situación de los estadios donde entrenan tampoco es la mejor, el equipo de ciclismo en un velódromo de cemento, frente al mar con el aire en contra; natación, en piscinas de agua salada y más pequeñas en comparación con las que enfrentan en eventos como este. Las decepciones afectan el rendimiento y todavía nos falta cuidar más a nuestros atletas.

-Parte del disfrute de un deporte depende de la calidad de los comentarios del narrador, ¿qué considera acerca de los mismos en estos Centros?

Los problemas económicos no afectan solamente a los deportistas, también a nosotros. Una posición de comentarista para un juego en cualquier parte del mundo es carísima, como no se puede costear, la mayor parte del trabajo de los narradores cubanos se hace en un centro de prensa frente a un televisor con la pantalla más chica que el de una casa. La única posición de comentarista que hemos tenido en estos juegos es en el beisbol, pero ha sido en las gradas y tuvieron que narrar por teléfono. Cuando no estás en la instalación, cuando no tienes la oportunidad de conversar con los deportistas antes de la competencia, llegas a la cabina desinformado.

También sucede que a nivel internacional, los comentaristas deportivos se especializan en uno o dos deportes, sin embargo, aquí tenemos diez o doce; vas de las pesas a la natación, después a la gimnasia artística o al voleibol, hay veces en que uno tiene que volverse mago. Por esta ausencia de especialización muchas veces no se sigue la historia de los atletas, con tantos deportes no hay quien le siga el rastro a todos y por eso podemos cometer errores, subestimar o sobrevalorar al deportista y esto le agrega presión.

Un muchacho se le acerca –Andy, ya tienes que ir a cabina.

-Está bien -me mira-, creo que es todo por hoy, el deber llama.

La despedida con el “León del micrófono” fue corta. Acaban de anunciar la victoria del equipo Cuba en la pelota contra México, 10 a 1. ¿También tendremos la misma victoria en el medallero junto a nuestro histórico rival?

Pie de foto: “Los problemas económicos no afectan solamente a los deportistas, también a nosotros”, manifiesta el comentarista cubano Andy Vargas.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris