Facebook Twitter Google +1     Admin

LA ÚLTIMA PARADA DE DOS MAMBISES CHINOS

20150816132038-alejandra.jpg

De la amplia participación de emigrantes asiáticos en las luchas contra el colonialismo español, solo se conservan en el Cementerio Chino de La Habana los restos de Juan Chao Sen y José Bu Tack.

Texto y fotos:
ALEJANDRA ANGULO ALONSO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Aunque alrededor de 6 000 chinos integraron las filas del Ejército Libertador en la lucha contra la metrópoli española, solo se conservan en el capitalino Cementerio Chino los restos del centenario mambí Juan Chao Sen y del teniente coronel José Bu Tack.

Teresita La Barca, investigadora de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC), señaló que Sen, último mambí chino de la zona occidental, vivió en distintos lugares de La Habana y a todos llevó el machete con que peleó por la independencia de Cuba. Además, mantuvo un rincón martiano con el retrato del Apóstol José Martí y un búcaro de flores blancas hasta que murió en 1972, a la edad de 101 años.

Por su parte, el coronel Bu Tack regresó a la manigua cuando inició la guerra de 1895, donde se convirtió en correo personal y parte de la escolta del patriota Máximo Gómez. Al finalizar la guerra e iniciarse la vida republicana, fundó la sociedad On Teng Tong, aún vigente en el Barrio Chino de la capital, agregó La Barca.

“Cuando se habla de la presencia internacionalista en la gesta emancipadora contra el colonialismo español, pocas veces se menciona a Sen y Bu Tack, independentistas que se ganaron, junto al dominicano Máximo Gómez y el polaco Carlos Roloff, el derecho a ocupar la presidencia de la nación por haber portado armas cubanas durante más de diez años”, afirmó Pedro Eng, pintor naif e investigador de la cultura china en la Isla, actualmente jubilado.

“El sepulcro de Juan Chao Sen, ubicado en la hilera No. 4, se encuentra en un estado deplorable, sin embargo, han comenzado las labores de restauración que consisten en pintura, tallado y limpieza del descanso”, expresó Ernesto Marrero, jefe de mantenimiento del Cementerio Chino.

Por su parte, la tumba de Bu Tack, establecida en la hilera No. 1 desde marzo de 1926, presenta una mayor conservación. En ambos descansos se destaca un respaldo de mármol blanco, como parte de un conjunto de altos relieves tallados en el mismo material y decorados con motivos florales.

“El valor estético reposa en la armonía del conjunto y en la representación de la belleza humana, que admite lo simple y lo imperfecto, para inducirnos a la meditación y al recuerdo”, escribió Luis Martín, museólogo de la Necrópolis de Colón, en su ponencia Cementerio Chino de La Habana: Señales de vida próximo a su centenario.

La presidenta de la Alianza Socialista China, Mirta Sam, comentó que el Cementerio Chino, declarado Monumento Nacional en 1996, es una obra que caracteriza a este grupo étnico, el cual forma parte de nuestras tradiciones de lucha y constituye el tercer componente de importancia en la identidad nacional cubana.

Esta necrópolis, fundada en octubre de 1893, está dividida en cuatro cuadros regulares que representan el cielo, la tierra, el mundo de los vivos y el de los muertos. En su interior alternan capillas, obeliscos y fosas excavadas en la tierra. Solo tienen derecho de enterramiento los nacionales chinos, sus cónyuges y descendientes hasta la segunda generación.

Pie de fotos: 1-Un largo proceso de restauración atraviesa el sepulcro del centenario mambí Juan Chao Sen: 2-La tumba del teniente coronel José Bu Tack, ubicada en el Cementerio Chino de La Habana.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico
Tipo de lead: Especial de Contraste.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Primer valor noticia: Singularidad.
Otros valores noticia: Proximidad o cercanía, Interés colectivo.
Tipo de noticia: Simple, ligera.
Tipo de fuentes: Documentales, no documentales.

16/08/2015 06:20 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris