Facebook Twitter Google +1     Admin

¿SIN CONDÓN? ¡NI PENSARLO!

20150821154514-iris.jpg

Desde la década de los 80 las enfermedades de transmisión sexual cobraron protagonismo negativo dentro de la población cubana. Se calcula que alrededor de 21 mil personas están infectadas hoy con VIH-SIDA.

Texto y foto:
IRIS DE LA CRUZ SABORIT,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Tenía 20 años cuando me contagié con el VIH. Juan Carlos era mi novio desde los 14 y teníamos dos hijos juntos. Él viajó a Oriente por cuestiones de trabajo y al regresar, la relación siguió como siempre. Un día el médico de la familia nos visitó y orientó hacernos la prueba del VIH. No entendía por qué, era una unión estable, no podía dar positivo. Me contagió con el virus que tardó dos años en desencadenarse en SIDA. Desde ese momento, enfrenté la vida sola porque él me abandonó, solo conté con el apoyo de unos pocos familiares”, contó Rebeca*, con 30 años.

La historia de Rebeca es una entre los 21 mil casos diagnosticados con VIH desde febrero de 1986, momento en que se confirmó al primer infectado en Cuba, lo que dio inicio a la epidemia que hasta hoy ha cobrado la vida a 3 mil personas.

“Cuando analizamos estas cifras nos percatamos de que aún queda un largo camino en la prevención contra todas las ITS, incluida el VIH-SIDA. La edad promedio de los infectados al momento del diagnóstico oscila entre los 24 y 34 años, por lo que es hacia la población joven que van dirigidas especialmente nuestras campañas y hacemos hincapié en los hombres, ya que ellos representan el 80,1 por ciento de los contagiados con VIH. Es reconocible que el aumento de contagios va a ritmo lento, a razón de 100 personas por año”, expresó Gerardo Coll, subdirector de prevención de las ITS, VIH-SIDA del Departamento de Grupos Vulnerables de la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

El uso del condón en la juventud constituye entonces una prioridad para el MINSAP y el país en general, pues es esta la vía más eficaz para prevenir infecciones de transmisión sexual (ITS) y embarazos no deseados, pero ¿son todos los jóvenes conscientes de eso?

La primera vez…

Un estudio realizado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) demuestra que las tasas de protección durante la primera relación sexual se incrementaron del 23.8 por ciento en los años 80, a 71.1 en la primera década del siglo XXI como consecuencia de un mayor nivel de conocimiento sobre la importancia y aceptación de los métodos para la prevención de las ITS y maternidad no planificada.

Sin embargo, el informe también indica que cerca de una tercera parte de los adolescentes (27.6 por  ciento de las muchachas y el 35.2 de los muchachos) comienzan la vida sexual sin protegerse. La Habana es la segunda provincia con mayor porcentaje de jóvenes entre 12 y 19 años que iniciaron relaciones de manera protegida con el 77.8 por ciento, luego de la Isla de la Juventud con el 80.5.

Carmen Roche, psicóloga del policlínico Van Troy del municipio Centro Habana y Máster en Sexualidad, comentó que para la mayoría de los jóvenes la primera experiencia sexual es un momento muy importante que marca de manera significativa el posterior desarrollo psicosocial de las personas, pues un inicio violento podría causar trastornos severos en el comportamiento del individuo. Consideró, además,  del peligro de las ITS, de invaluable todos los esfuerzos realizados en materia de prevención para lograr concientizar a aquellos que empiezan en el mundo erótico.

“Para mí fue importante el uso del condón la primera vez que hice el amor. Como pertenecía al círculo de interés sobre sexualidad de mi escuela, sabía de los riesgos que se corren al tener sexo desprotegido, tuve la dicha de contar con el apoyo de mi madre, quien siempre me ha hablado y explicado con confianza los pro y los contra de esta nueva etapa”, conto Mara*, estudiante de noveno grado.

Prevenir con educación

Gerardo Coll, Máster en Intervención Comunitaria del MINSAP, explicó que el organismo desarrolla programas de educación sexual en los distintos niveles de enseñanza atendiendo los contenidos curriculares de los mismos, desde preescolar hasta la Universidad con sus particularidades de acuerdo con la edad.

Especialista en prevención de Salud del policlínico 19 de Abril, en Plaza de la Revolución, la doctora Ana Ody Valiente dijo que no solo existe el preservativo masculino, también hay uno femenino que cubre los labios genitales y el clítoris, evita que los testículos estén expuestos a contagios con ITS (como el virus del papiloma humano - VPH, VIH). Lamentablemente, este no se expende en el país, solo ha sido posible su distribución gracias a donaciones hechas por organismos internacionales.

El MINSAP prioriza la distribución de condones en los distintos puntos de venta, farmacias (llamadas tradicionales) y centros de servicio y gastronomía (no tradicionales), para que la población tenga acceso a los preservativos, acotó Coll.

También agregó que “como parte de la estrategia, la Unidad de Prevención vendió por mucho tiempo condones cerca de las escuelas, pero recibimos quejas de algunos padres conservadores que alegaban que así incitábamos a los muchachos a tener relaciones sexuales desde temprana edad”.

Al respecto, Carmen Roche expresó que la sociedad cubana, especialmente los hombres, mantienen todo un mito alrededor del uso del condón, pues ellos lo ven como falta de virilidad y que disminuye el placer a la hora del acto, incluso algunos plantean que son pequeños. Lo cierto es que son tabúes creados alrededor del preservativo por la ignorancia en el tema. No queda más que seguir con las campañas de prevención.

Datos, uso y efectividad

El mismo estudio de la ONEI, ahora referido al uso del condón la última vez que se tuvo relaciones sexuales, mostró variaciones entre los diferentes tipos de pareja, con mayor frecuencia en las ocasionales, ya que tres de cada cuatro se protegieron (74.6 por ciento de los hombres, 69.3 de las mujeres, 73.4 de los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y 72 de las personas que practican la prostitución); mientras dos de cada tres personas (66.1por ciento) casadas-unidas o con pareja estable estuvieron desprotegidas.

En las relaciones sexuales de este último grupo las proporciones se incrementan en 37.4 puntos porcentuales, pasando de un 22.7 por ciento en el grupo de edad de 45-49 años a un 60.1 en los adolescentes, sugiriendo así que los  jóvenes han ido interiorizando rápidamente que los más adultos la necesidad de protegerse, y de hacerlo con todo tipo de pareja, indicó la encuesta.

“Estos avances en la juventud son consecuencia de las campañas que realizamos en los distintos niveles de enseñanza mediante charlas, distribución de afiches y carteles, y otros medios alternativos”, dijo Yoandry Herrera, promotor de salud de Carritos por la Vida, en el Vedado.

Varios jóvenes participantes en las campañas ofrecieron sus consejos acerca del uso correcto del preservativo, pues es conocido que muchos imprevistos son causa de su mala utilización. Ellos sugieren colocarlo y retirarlo mientras el pene esta erecto, no emplear dos a la vez, porque la fricción entre ambas superficies de látex provoca la ruptura de la funda profiláctica. Otra recomendación es no guardarlo en bolsillos o billeteras, ya que el calor los deteriora.

“Su efectividad exacta en la prevención de ITS es discutible, pues el preservativo masculino más común, el de látex natural, no protege al escroto ni evita las infecciones producidas por epizoonosis (piojo púbico, escabiosis), las verrugas genitales o las lesiones por virus del papiloma humano –VPH-. La  efectividad para prevenir una ITS ronda en el 95 por ciento, mientras que  como método de control natal es más alta, hasta 97 por ciento, cuando se usa de forma apropiada”. Un informe del Centro Nacional de Prevención de Salud del 2014, mostró una reducción del 85 por ciento en el riesgo de transmisión VIH utilizando correcta y sistemáticamente el preservativo de látex.

“Como inconvenientes del uso del condón se halla que la mayoría no puede ser utilizado si se tiene alergia al látex y no protege contra el virus de papiloma humano VPH, ya que este no se encuentra en el semen sino en la piel del área genital, argumentó la doctora Ana Ody Valiente.

Uso del condón en la capital

La Encuesta sobre Indicadores de Prevención de Infección sobre el VIH/sida-2013, llevada a cabo por el MINSAP y la ONEI demostró que en La Habana se concentran los mayores porcentajes de uso del condón tanto en las relaciones de parejas estables como ocasionales, y aglutina también los mayores volúmenes de personas que han incorporado la prevención como estrategia de adaptación al riesgo de infección por el VIH.

Este hallazgo resulta positivo si se tiene en cuenta que es en la capital donde residen más de la mitad de las personas seropositivas (53 por ciento) y, por tanto, donde con mayor frecuencia pueden entablarse relaciones entre parejas serodiscordantes.

Entre los principales argumentos que sostiene la población para no protegerse se aprecia que tanto en los hombres como en las mujeres, independientemente del tipo de pareja, predominan elementos subjetivos como son la “confianza en la pareja” o sencillamente que  “no les gusta usarlo”, probó la encuesta realizada por la ONEI.

“Considero que el condón es la vía anticonceptiva más efectiva, por eso aunque mi novio me diga que no le gusta usarlo, que para eso tomo la píldora, yo le insisto, y si aún persiste en su afán de evitarlo, lo dejo, aunque esté muy enamorada”, expresó Ana*, estudiante de segundo año de Microbiología. Mientras Heriberto*, joven ingeniero de 25 años, expresó total confianza en su pareja, por lo que no usa preservativo. Su novia, Tatiana*, no le pone resistencia ante su negativa, pues lo considera una prueba de amor.

“Actualmente estoy trabajando como secretaria en una empresa vinculada a la recogida de materia prima. Mis compañeros saben de mi enfermedad y en ningún momento me han rechazado por ello, al contrario, se manifiestan solidarios conmigo y mis hijos. Tengo una pareja y no es seropositivo, nos cuidamos mutuamente. Al principio no creí que pudiera funcionar, pero desde hace cinco años él es mi brazo derecho. Y si alguien tiene duda de que el amor lo puede todo, nosotros somos la prueba”, concluyó Rebeca.

*Los nombres fueron cambiados para proteger la identidad de las fuentes.

Pie de foto: Cada año aumenta el número de jóvenes que optan por el preservativo como vía preventiva contra las ITS y embarazos no deseados.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: Bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Repetir un concepto en cada espacio.
Tipo de cierre: De cierre de caso.

Tema: Uso del condón en los jóvenes.

Situación problémica: Cómo influyen las campañas de prevención en la juventud con respecto al uso del condón.

Objetivos colaterales: Contribuir en el proceso de concientización de los jóvenes sobre la importancia de usar preservativo.

Estrategia de fuentes:

Documentales: Encuesta sobre Indicadores de Prevención de Infección sobre el VIH/sida-2013, realizada por la ONEI y el MINSAP, publicada en www.onei.cu y consultada el 2 de abril de 2015.

Directas:

Gerardo Coll, subdirector de prevención de las ITS, VIH-SIDA del Departamento de Grupos Vulnerables de la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud Pública. Fuente oficial y emite juicio de valor.

Carmen Roche y Ana Ody Valiente, doctoras de los políclinicos VangTroy y 19 de Abril, respectivamente. Fuentes expertas y emiten juicios de valor.

Rebeca, víctima, fuente implicada, emite su opinión mediante su experiencia personal.

Yoandry, Mara, Heriberto y Tatiana: fuentes implicadas, emiten sus criterios a través de sus conocimientos, juicios hipotéticos.

Soporte:

Hecho: 21 mil personas en Cuba viven con VIH-SIDA.

Antecedentes: Inicio en Cuba de la epidemia en febrero de 1986.

Contexto: Aumento, aunque lento, a razón de 100 personas por año infectadas con VIH.

Situaciones colaterales: Ignorancia de la población a pesar de todas las campañas que se realizan.

Proyección: Lograr que más personas, en especial los jóvenes, concienticen la importancia de protegerse siempre.

Tipos de juicio:

Los ofrecidos por Gerardo Coll, Carmen Roche y Ana Ody Valiente son juicios analíticos y de valor, pues ellos como fuentes oficiales y directas coocen datos y casos de personas que están infectadas y están al corriente de todos los esfuerzos que realiza el país en materia de prevención.

Los ofrecidos por las fuentes implicadas son disyuntivos, pues algunos ven como indispensable el uso del condón, mientras otros ven como prueba de amor y confianza el no usarlo.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris