Facebook Twitter Google +1     Admin

LENGUAJE DIGITAL: ¿DESTRUCCIÓN O ESTILO?

20150912130500-limilla.jpg

DAVID RUIZ LIMILLA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Un estudio realizado este año por la herramienta Google Ad Planner a las 1 000 webs más grandes del mundo informó que el 90 por ciento de lo escrito en las redes sociales presenta errores de sintaxis y que el 57 por ciento de sus usuarios hablan más por la red que en la vida real. Dichas cifras indican el mal uso del idioma en estas plataformas tecnológicas y su impacto en la sociedad.

Durante el desarrollo de la humanidad el lenguaje ha evolucionado y transformado; así ha pasado de la oralidad a la escritura, debido a la necesidad del hombre de plasmar sus ideas en un formato perdurable. Para ello se creó un sistema de símbolos que se talló primeramente sobre piedras y luego, con el impulso de la imprenta, en libros. Con la aparición de las nuevas tecnologías de la información surgió el lenguaje interactivo en las redes sociales de internet y la telefonía celular. Como es lógico, este proceso ha provocado transformaciones negativas en el idioma y amenaza con la desaparición de muchas lenguas.

El lenguaje escrito utilizado en libros, revistas y diarios presenta mayor formalidad, lo que implica un vocabulario más preciso; signos de puntuación, los cuales indican pausas en la lectura y el respeto de las reglas ortográficas. Mientras, en las redes sociales no se emplean los signos de  puntuación, se cometen errores ortográficos, las oraciones carecen de coherencia y el vocabulario es pobre. Aunque, debemos aclarar que no todo es negativo, pues las redes sociales permiten la interacción entre millones de personas y aceleran el ritmo de transmisión de la información.

La mayoría de los errores presentes en las redes son la omisión de fonemas; la sustitución o adición de letras; la inversión de sílabas; la incorrecta separación de palabras. También encontramos “la escritura “oralizada”, es decir, que se escribe como se habla, y existen cambios intencionados de las palabras, por ejemplo: “Ssiifueraz una estrella fugaz ezcribiiriia en lo alto del cielo ¡feliiznaviidad!”.Otros errores son  la mezcla de dos idiomas o el mal uso de abreviaturas como TKM, para decir te quiero mucho, entre otros.

Cleóbulo Sabogal, filólogo de la Academia Colombiana de la Lengua, expresa: «El auge de las redes sociales ha generado nuevos géneros que se caracterizan por la libertad expresiva y formal (…) puede que el mensaje se entienda, pero no significa que sea legible. Hay que aprender a interpretar los símbolos, imágenes y abreviaciones para entender un mensaje».

Entre las causas del mal uso del idioma se encuentran la inmediatez y el límite de espacio en las redes, lo cual provoca que muchos acorten las palabras; la necesidad de ser aceptados por un grupo contribuye a que todos adopten “estilos” de escritura similares y el deseo de los jóvenes de mostrar rebeldía y originalidad.

Las redes sociales, a pesar de sus conocidos beneficios, cada vez hacen menos entendible el idioma, lo cual puede provocar la destrucción de muchas lenguas y culturas. Por tanto, me atrevo a decir que a partir de ahora pensaremos un poco antes de escribir en la web con errores ortográficos o sintácticos para así cuidar ese caudal de conocimientos milenarios que es el lenguaje.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris