Facebook Twitter Google +1     Admin

PERIODISMO CUMPLE 50 AÑOS

20150930150018-darianna.jpg

Palabras de Darianna Reinoso Rodríguez, estudiante de 5to. año de Periodismo, Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana, en el acto celebrado en el Aula Magna con motivo del medio siglo de constituida la carrera con formación universitaria.

Queridos profesores y estudiantes,
Invitados,
Presentes todos:

Hace cinco años no me imaginaba como periodista en ciernes. Sí deseaba ser acogida por el Alma Máter para después, como profesional, integrarme a la sociedad. Pero, ¿qué tipo de profesional sería? Al llenar la boleta, el “cuando sea grande quiero ser…” debería estar definido, pero en las enseñanzas precedentes se carece de formación vocacional; y entonces valoré convertirme en reportera porque soy intransigente ante lo mal hecho, porque quisiera darle voz a quienes no la tienen, y porque tengo fe en la Comunicación para cambiar en la sociedad todo lo que deba ser cambiado.

En el poeta confié y he comprobado que se hace camino al andar. Hasta el tercer año de la carrera se corroboran nuestras aptitudes cuando experimentamos cada lenguaje, desde el impreso hasta el digital. Sobre todo primero es decisivo desde ese acercamiento inicial a los diferentes géneros periodísticos. Ahh, ¡¡la nota!! ¡Tan básica y primigenia de la profesión! ¡Cuán emborronadas quedaron mis primeras notas informativas! Semejando el rol que en una redacción tienen el editor o el corrector, mi profesora entintaba aquellas cuartillas insistiendo –desde la experiencia-  en un estilo claro, sencillo y preciso;  en el lead intencionado y en el titular creativo. Estructurar la información lleva implícito el trabajo con los diversos tipos de fuentes, labor en la que también nos hemos ido entrenando con perspicacia y con la debida ética. 

Anhelantes por ejercitar lo aprendido, nos estrenamos en las primeras prácticas laborales en los medios. Hoy se valora que el plan de estudio de la carrera pudiera abarcar solo cuatro cursos académicos, pero en tal caso los estudiantes consideramos que de ninguna manera debe reducirse el período de prácticas, el cual valoramos que debiera imbricarse durante más tiempo en cada semestre, dado el grado de oficio que tiene la profesión.

En nuestras aventuras reporteriles, comprobamos lo que dijera Gabriel García Márquez: “el periodismo es una pasión insaciable que solo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad.”

Siempre tiene la prensa un encargo social que cumplir, noble y liberador en todos los sentidos. Con aspiraciones independentistas, Félix Varela fundó El Habanero, destinado a llamar a los cubanos a “ocuparse de la suerte de la Patria”; en esos afanes, incluso más ambiciosos, con un proyecto de República democrática, el Apóstol llevó adelante su mayor empresa periodística: Patria, considerado un soldado de la valiosa trinchera de ideas.

En este siglo XXI y en una nueva plataforma política, de pensamiento sigue siendo la guerra cotidiana en la que se plantea una agenda pública y otra mediática que no deben estar divorciadas.

Hoy, cinco décadas pareciera mucho tiempo para el perfil profesional desde el campo académico, pero cada vez  este se reconfigura en una Facultad moderna, donde -en una apuesta transdisciplinar- confluyen tres profesiones del ámbito comunicacional y de la información; en una Facultad que se integra con mayor protagonismo y emprendimiento al ambiente de la Universidad y al contexto político-social… Tanto es así que apenas con cinco años como Feconiana se acumulan muchísimas experiencias docentes, mediáticas, político-culturales…, cada una diferente y enriquecedora.

Entre lo vivido como estudiantes en este último lustro resultan notables la acreditación, por vez primera, de nuestra carrera; la realización del Npveno Congreso de la UPEC, ineludible espacio propositivo; así como el desarrollo de dos ediciones del Encuentro de Socialización de Investigaciones en Periodismo, evento que, aunque precisa de una participación cada vez mayor por parte de los actores determinantes en el sector, deviene iniciativa vital para favorecer ese intercambio necesario entre la Academia y la sociedad.

Y trayendo a colación el modelo teórico del catedrático español Manuel Martín Serrano, verificamos en nuestro contexto la relación dialéctica entre el Sistema Social y el Sistema Comunicativo donde ha sido evidente una reconfiguración tecnológica, mediática, político-administrativa y económica. Ante el natural e indetenible, pero todavía insuficiente acercamiento de Cuba a internet, por ejemplo, nuestros medios han ido posicionándose en la web e incluso, actualizando cada vez sus sitios en correspondencia con las nuevas prestaciones que requieren los usuarios; han emergido nuevas publicaciones online; así como numerosos blogs. En tal sentido, es evidente que el lenguaje impreso, radial y televisivo deberá reacomodarse a la red de redes para llegar, además, al público del ciberespacio. Por eso, los jóvenes, nativos digitales como nos nombran, apostamos por las redacciones integradas donde la producción de contenidos y su presentación es diferente de acuerdo con  el discurso tradicional y el hipermedial.

Desde la pertenencia y el deber, como nos convidara el profesor Julio García Luis, aspiramos los jóvenes a enarbolar un Periodismo mejor en pos de un destino mejor para la Patria, en pos de una ciudadanía más cívica, participativa y comprometida.

Con ética y  responsabilidad, provistos de los saberes teórico-prácticos que nos proporciona la Academia -ya con medio siglo de experiencia-, y teniendo en cuenta lo más provechoso de la tradición anterior, queremos hacer una prensa que se caracterice por la interpretación y la investigación, desprejuiciada; atemperada cada vez más a las nuevas tecnologías y plataformas desde las cuales la comunicación se propone, como servicio público, llegar a la sociedad.

Y en esa avidez, contamos con el apoyo de ustedes, los Maestros de antes y de ahora. Juntos, entreguemos renovados bríos a nuestra prensa y a sus estudios. Juntos, acortemos la brecha entre los saberes de la Academia y el valioso aporte de la praxis, pues ambos son imprescindibles para la consolidación del buen periodismo. Qué otros 50 años multiplicados sumen al hacer y la entrega de la escuela cubana de Periodismo. Ojalá, medio siglo después, parte de mi generación se reúna aquí como hoy en un recuento, e incluso entonces, los recordaremos a ustedes: nuestros Maestros.

Muchas gracias.

Aula Magna, Martes 29 de septiembre de 2015.
50 años de la carrera de Periodismo en Cuba.

 

30/09/2015 08:00 islalsur #. Ediciones Especiales


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris