Facebook Twitter Google +1     Admin

LOLÓ DE LA TORRIENTE

20151014131811-raul.jpg

A 30 años del fallecimiento de una de las periodistas que más trabajó el rescate de la historia, poco se le conoce entre los estudiantes y profesionales del periodismo.

RAÚL ABREU MARTÍN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Loló fue una periodista honesta y agresiva, de ágil pluma, redacción directa, interesada por los temas políticos e históricos, y alcanzó a hacer un muy destacado periodismo cultural, de reseñas de libros y obras de arte, que la consumaron como una de las críticas de arte más importante de su tiempo”, recuerda el intelectual cubano Virgilio López Lemus, estudioso de la familia Torriente.

Y agrega que hay que preguntarse si los cubanos somos un pueblo de fuerte sentido de memoria histórica, si solo nos interesa a veces recordar los hitos, mientras desdibujamos a muchos de sus participantes: “Que hoy Loló sea «desconocida» será en verdad un baldón para quienes la desconozcan.”

A 30 años de su fallecimiento (2015), un muestreo entre estudiantes de cuarto año de Periodismo de la Facultad de Comunicación (FCOM) de la Universidad de La Habana y profesionales de diferentes medios de comunicación cubanos, evidencia que de 49 encuestados, solo 18 conocen sobre a esta periodista, crítica de arte y escritora, quien captó la atención de los lectores con un lenguaje sencillo, pero que reflejaba su vasto nivel cultural, desde las páginas de las revistas Bohemia y Carteles, el diario El Mundo y su suplemento dominical.

Mujer multifacética

“Como fue multifacética se ha quedado en el medio de todas las especialidades y existen diferencias sobre qué faceta se debe estudiar. Creo que entre todos, debemos rescatar a una de las mujeres más influyentes en diferentes ámbitos de la sociedad cubana”, declara la periodista de Verde Olivo y profesora de FCOM, Sonia Pérez Sosa, quien realizó su tesis de Licenciatura sobre el lenguaje periodístico de Loló de la Torriente.

Acerca de su inclusión en el plan de estudios de la carrera de Periodismo, la Doctora Miriam Rodríguez Betancourt, Premio Nacional de Periodismo José Martí y una de las gestoras del currículo docente, señala que debe dedicarse más tiempo y énfasis a la cultura profesional de nuestros estudiantes: “Hace unos años estamos intentando cubrir esas ausencias con la asignatura Grandes figuras del Periodismo, pero todavía no es suficiente.”

En el plan de estudios de la carrera existe la asignatura optativa que intenta un acercamiento al lenguaje periodístico de Loló de la Torriente. Maribel Acosta, jefa del Departamento de Periodismo de la FCOM, declara que “no se imparte todos los años debido al poco tiempo disponible. Siempre hemos tenido profesores que, para bien de los estudiantes, intentan rescatar estas personalidades.”

Otra de las causas de su “olvido” puede ser que la mayoría de los medios para los cuales la destacada periodista escribió, no existen, solo la revista Bohemia. En “Esta es la Historia”, sección que mantenía en la popular publicación, Loló utilizaba el seudónimo de María Luz de Nora, otra posible razón de su poco reconocimiento. Al respecto, Pérez Sosa opina que “era para esconderse de su nombre, o diversificar la cantidad de trabajos en una publicación.”

Lenguaje periodístico

En la investigación referida, Pérez Sosa precisa que “sencillez, claridad, e incentivo, creemos que son los primeros rasgos que definen el periodismo de Loló de la Torriente. Proyección esta de su propia personalidad y del género periodístico que cultiva en cada momento y medio.”

Al respecto, esta profesora que justamente imparte la optativa sobre la destacada intelectual, agrega que tenía un lenguaje sencillo, escribía para que todos la entendieran, sin dejar de reflejar su vasto nivel cultural: “El rescate de figuras y hechos históricos lo hacía de manera bien fundamentada. No le gustaba dejar cabos sueltos, y cuando los dejaba declaraba que se continuaría ampliando.”

Loló dominaba principios técnicos clave de la escritura periodística: la presentación directa, desde el primer párrafo, del hecho o asunto; la precisión del dato y del detalle reveladores, y el acudir a criterios de expertos y testigos de lo expuesto. Era un estilo muy ameno, de interacción con el lector. Se afirma que sus investigaciones periodísticas, principalmente para Bohemia, surgían de algún dato dado por quienes la leían.

Rescatarla, ¿para qué?

Loló de la Torriente colaboró con una de las páginas de opinión más prestigiosas en Cuba, la del diario El Mundo. En ese medio también tributaban grandes figuras de la intelectualidad de la época en la Isla como Raúl Roa, José Zacarías Tallet, Alejo Carpentier, Marcelo Pogolotti, Ángel Augier, Hortensia Pichardo y Fernando Ortiz.

¿Cuán significativo es para los estudiantes y profesionales de Periodismo conocer la obra de los maestros del oficio? ¿Cómo construir un estilo propio si no se leen las obras de grandes como Jorge Mañach, Oriana Fallaci, Gabriel García Márquez o la misma Loló de la Torriente?

En opinión de Miriam Rodríguez Betancourt, rescatar estos pilares es importantísimo para conocer y valorar el Periodismo como profesión, y el rol que este ha cumplido en diversos momentos de la historia: “Para saber si lo que hoy hacemos es continuación o ruptura de verdad, para saber si estamos cerca o muy lejos de ellos, para saber cómo y por qué ellos marcaron la diferencia en su tiempo.”

¿Puede un pueblo vivir de espaldas a sus tradiciones? ¿Puede un profesional desconocer a los que le antecedieron e hicieron aportes cimeros en su profesión? Si un estudiante no se prepara para ser un profesional legítimo, se enfrenta a la mediocridad peor: la que no se mueve ni deja mover, sentenció López Lemus.

Más allá de la periodista, la persona

Muy pequeña vino a La Habana, donde ya en su juventud se vinculó con el periodismo. Durante el bachillerato escribió en “Instituto”, revista del Instituto de La Habana, ejercicio que sería decisivo en su trayectoria pública. Fue José Antonio Fernández de Castro, destacado periodista cubano, quien se convirtió para ella en un paradigma, y guió sus primeros pasos en la profesión.

El fuerte desequilibrio social y político tras el machadato, que ella combatió activamente, y el matrimonio con un directivo expulsado del Partido Comunista de Cuba, condujo a Loló de la Torriente al México de Lázaro Cárdenas, donde tanto su esposo como ella, y sus dos hijas, iban a tener todas las garantías.

Con su don de gentes, consiguió atraer a colegas y amigos, comenzó a dialogar con un grupo de intelectuales, escritores y periodistas mexicanos que le fueron abriendo espacio y la posibilidad de trabajar en periódicos importantes. Durante los 15 años que vivió allí, desarrolló una labor gigantesca, en ese tiempo se convirtió en una periodista de enorme calidad, declaró Enrique Saínz de la Torriente, sobrino de Loló.

Para él, la periodista se convirtió en un gran apoyo. “Yo acababa de perder a mis padres y decidí vivir en su casa. Sabía que me acogería con mucho cariño y preocupación, sentía gran aprecio por mi madre, su hermana. Gozábamos de muy buena relación. Me recibió como si hubiera sido el hijo varón que nunca tuvo, sin discriminación, yo era un hermano más para sus hijas”, recuerda.

En el lugar que merece

La profesora Rodríguez Betancourt, en conferencia ofrecida en la Fundación Alejo Carpentier, hablaba que “de esa obra y de esa vida, los estudiantes, los jóvenes graduados y los profesionales del Periodismo también, podemos derivar lecciones perdurables: la dedicación a la profesión, la aproximación a la gente y el cultivo permanente de la lectura.”

Agregó que “la militancia como pasión, el compromiso con la verdad, la valentía, la curiosidad intelectual, el conocimiento de la historia y la cultura del país, la práctica constante de la observación de hechos y personas, el entender la objetividad como valor moral y la inconformidad con la propia obra”, son el legado de Loló de la Torriente.

Su ímpetu, entusiasmo y constancia estuvieron presentes en todas las facetas de su vida, sus conocimientos la hacen merecedora de un lugar en la cultura cubana. En la historia hay grandes figuras que merecen ser estudiadas y no dudo que Loló esté en ese grupo, sostiene Saínz.

«Loló de la Torriente es una voz, entre muchas otras, que está a la sombra de la luz, pero debe ser recordada como la intelectual capaz que fue, la revolucionaria amiga de Julio Antonio Mella, cuya muerte le causó un doloroso impacto,  como la de Pablo de la Torriente, caído en Majadahonda, cuando ella guardaba prisión en la cárcel de mujeres por defender a su patria de los desmanes del gobierno», aparece en “Loló de la Torriente en persona”, escrito por Cira Romero para Cubaliteraria (www.cubaliteraria.cu).

En ese artículo se precisa que fue “mujer culta, su fino espíritu artístico no hizo de ella una mujer de élite, sino una mujer  atravesada por el afán de decir, por el deseo de comunicar y con el fervor de ayudar a los otros a ver, no con sus ojos, sino con sus apreciaciones, siempre atinadas y precisas.”

La obra de Dolores (Loló) de la Torriente debe ser conocida por estudiantes y profesionales del Periodismo por su agudeza, versatilidad y valentía, y porque constituye un referente para los que aspiran a ejercer el oficio.

Pie de foto: Periodista, abogada y escritora, Loló de la Torriente es desconocida por gran parte de los estudiantes y profesionales del Periodismo.

Ficha técnica:

Tipo de título: De referencia al tema.
Tipo de entrada: De citas.
Tipo de cuerpo: Estructura por bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Repetición de palabras clave para evidenciar que se habla del mismo tema. Los subtítulos también constituyen un tipo de transiciones.
Tipo de cierre: De conclusión o resumen.
Tipo de reportaje: Retrospectivo explicativo.

Tema: En 2015 se cumplen 30 años del fallecimiento de Loló de la Torriente, destacada periodista cubana colaboradora de grandes medios como Bohemia y El Mundo.

Situación problémica: El desconocimiento que existe, por parte de los profesionales y estudiantes de Periodismo, sobre la figura de Loló.

Objetivos colaterales: Explicar el por qué de su olvido, la necesidad de rescatar su figura, investigar las características de su lenguaje periodístico y explorar la faceta familiar de una de las periodistas más leídas del siglo XX.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

“Los mundos de la memoria. Acercamiento al lenguaje periodístico de Dolores (Loló) de la Torriente (1959-1968)”, tesis de Licenciatura en Periodismo de Sonia Pérez Sosa (2009).

“Loló de la Torriente: Sus lecciones periodísticas”, conferencia brindada por la Premio Nacional de Periodismo y profesora Miriam Rodríguez Betancourt en la Fundación Alejo Carpentier.

“Loló de la Torriente en persona”, escrito por Cira Romero para Cubaliteraria (www.cubaliteraria.cu).

Directas:

Sonia Pérez Sosa, periodista de la revista Verde Olivo y profesora de FCOM, quien realizó su tesis de Licenciatura en Periodismo sobre el lenguaje periodístico de Loló de la Torriente. Fuente especialista, implicada. Juicio analítico y valorativo.

Miriam Rodríguez Betancourt, Premio Nacional de Periodismo, profesora y gestora del currículo docente de la FCOM. Fuente especialista, implicada. Juicio analítico y valorativo.

Maribel Acosta, jefa del Departamento de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Fuente implicada. Juicio analítico.

Virgilio López Lemus, estudioso de la familia Torriente e investigador del Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba. Fuente especialista. Juicio analítico y de valor.

Enrique Saínz de la Torriente, sobrino de Loló de la Torriente. Fuente implicada. Juicio analítico.

Soportes:

Hecho: El desconocimiento que existe sobre la figura de Loló de la Torriente.

Antecedentes: Datos de la vida y obra de la periodista cubana.

Contexto: La escasa divulgación que existe sobre la vida y obra de la escritora, quizás producto de que la mayoría de los medios con los que colaboró, no existen.

Situaciones colaterales que también pudieran incidir: La figura es poco mencionada en los medios de comunicación de nuestro país, y la asignatura optativa que abordaba la obra periodística de Loló de la Torriente, forma parte del plan de estudios de la carrera de Periodismo, pero no se imparte todos los años.

Proyecciones: Vale rescatar la trayectoria de la periodista y escritora Loló de la Torriente para las actuales y futuras generaciones de periodistas.

Tipos de juicios: Analíticos, de valor.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris