Facebook Twitter Google +1     Admin

EL NUEVO INSTITUTO PREUNIVERSITARIO VOCACIONAL DEL MININT “HERMANOS TAMAYO”

20151115130521-milene.jpg

El centro se encuentra en el proceso de restauración que cambiará su estructura, gracias a la Empresa de Consultoría y Diseño Constructivo.

Texto y foto: 
MILENE MEDINA MARTÍNEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Los trabajadores de la Empresa de Consultoría y Diseño constructivo (ECODIC) están inmersos en el proyecto de remodelación del Instituto Preuniversitario Vocacional “Hermanos Tamayo” (IPV), el cual tiene como objetivo orientar vocacionalmente a los futuros profesionales del Ministerio del Interior (MININT). La obra se encuentra al mando del arquitecto Oscar Lázaro Acosta Ruidíaz, proyectista principal y director de la entidad, quien cuenta con 56 años de edad y 32 de ellos dedicados a su profesión.

-¿En qué se basa el proceso de remodelación del Instituto Preuniversitario Vocacional del MININT “Hermanos Tamayo”?

Este proyecto es la recuperación de lo que conocí hace años como el preuniversitario del MININT. Inicialmente la institución se creó con el propósito de formar a estudiantes en las especialidades de Criminalística, Contrainteligencia militar, entre otras. Desde hace algún tiempo el perfil de la escuela se encaminó a trabajar íntegramente en la aptitud del estudiante, pues es una edad donde las decisiones suelen ser muy susceptibles al cambio.

-¿Quién los convoca para la realización de este trabajo? ¿Con qué fin?

El Ministerio cita a mi empresa, la ECODIC, con el propósito de transformar el centro. Antiguamente era la Facultad de Contrainteligencia, por lo que no tiene la misma estructura. La repartición, por tanto, es totalmente diferente, no se ajusta a la de un preuniversitario de tales características. Aunque se han realizado una serie de adaptaciones y adecuaciones, todavía no están creadas las condiciones propicias.

La idea de llevar a cabo un proceso de remodelación en la Hermanos Tamayo, surgió por la necesidad de amplificar el centro, darle una mejor distribución. Dicha amplificación estará dirigida fundamentalmente a las zonas de residencia estudiantil, ya que se piensa que una vez concluida la obra todos los estudiantes sean internos como lo fue en un principio.

-¿Cuándo comenzó el proyecto y para cuándo está prevista su terminación?

Hace ya un año empezó, entre los meses de octubre y  noviembre de 2013. Es un proceso bastante largo que depende de diversos factores, no se puede procurar en una tarea como esta, que es de pocos millones de pesos, hacerla rápidamente. Estamos trabajando con los estudiantes y profesores de la institución dentro, porque la escuela tiene espacios comprometidos, no pueden detenerse las clases para que nosotros avancemos y esto provoca que tengamos que realizar la labor muy limitadamente. Dicho esto, pensamos que bien programada, bien estructurada la brigada constructora, bien abastecida de personal, contando con una media de financiamiento estable y materiales de la construcción, en cinco años culminará la remodelación.

-La obra está dividida en tres etapas: ¿en qué consiste cada una de ellas? ¿En cuál se encuentra actualmente?

En este momento estamos en la primera etapa, la cual se basa en las tareas de proyección de cada uno de los objetos de obra, que en la carrera de arquitectura constituye uno de los momentos más significativos, es como el talón de Aquiles, el sueño hecho realidad. La segunda etapa se refiere a las ideas conceptuales del proceso de diseño. La tercera ya es el asunto ejecutivo, el de ingeniería y detalle. Quiero agregar que para avanzar de un nivel a otro, se hace necesaria la aprobación del cliente, quien cuenta con el presupuesto.

-¿Cuántos trabajadores están implicados en el desarrollo de la obra?

De la EODIC somos siete, entre ellos, diseñadores, proyectistas, ingenieros y arquitectos. De la brigada de construcción no podría decir un número exacto, sólo sé que son muy pocos, no los que queremos, no los suficientes. El avance y la calidad de la obra dependen en gran medida de estos factores.

Ahora se nos autorizó radicar en la propia instalación, lo cual es importante, pues nos permite ver de cerca nuestra creación. El que estemos allí propicia el intercambio con el cliente y también con la brigada, lo que resulta imprescindible. Tenemos creada una serie de condiciones que contribuyen al buen desempeño del trabajo.

-Ventajas y desventajas que usted le atribuye a esta idea…

La desventaja que le veo a este trabajo de remodelación es, precisamente eso, “remodelar”, porque una obra nueva sería lo ideal. Pero por otro lado significa un reto, y yo prefiero siempre el desafío que el facilismo, lo que representa que tengo que adecuarme al espacio. Constituye más meritorio adaptar, remodelar y convertir edificaciones que hacer algo nuevo. Así de complejo resulta el proyecto de la “Hermanos Tamayo”, veremos cuán satisfactorio será el resultado.

Pie de foto: El arquitecto Oscar Lázaro Acosta Ruidíaz realiza actualmente un largo proceso de remodelación, donde se desempeña  como proyectista principal de la obra.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris