Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CAFÉ, TEMA DULCE Y AMARGO

20151120125419-mcarla.jpg

A pesar de ser una de las bebidas más demandadas en el mercado mundial, las nuevas investigaciones y el criterio de los especialistas son disímiles en cuanto a sus efectos sobre la salud.
 
MARÍA CARLA O´CONNOR BARRIOS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Las personas menores de 55 años que consumen más de 28 tazas de café a la semana, o sea, cuatro tazas por día, podrían correr mayor riesgo de mortalidad por cualquier causa, según los resultados de un nuevo estudio publicado recientemente por el diario británico The Guardian.

Alrededor de la infusión negra, la polémica no termina. El debate entre los especialistas y la publicación de nuevas investigaciones hacen que la brújula de la razón pierda el norte.  

El café es la segunda bebida con más demanda en los países desarrollados, principalmente Estados Unidos y las potencias europeas. A nivel mundial, una persona consume mensualmente 1,3 kilogramos de la infusión y aunque no en la concentración típica de Cuba, es excesiva la cantidad que ronda las tres libras.

Si bien los ingleses observan con disciplina la hora del té, a los cubanos cualquier pretexto es bueno para “una coladita”: en el desayuno o al final del almuerzo y la comida; además de constituir el acompañante indispensable en visitas y reuniones de trabajo.

“El café, desde el punto de vista nutricional, no aporta nada, ya que es un diurético que arrastra muchas vitaminas y minerales. La sensación de alerta o activación después de ingerirlo es artificial”, asegura la doctora Sacha Lazo, especialista del Instituto de Gastroenterología del Hospital Clínico Docente Calixto García, de La Habana.

La literatura médica asiente que los efectos nocivos  de la bebida están relacionados con su alto contenido de cafeína. Los más comunes son el insomnio, la irritabilidad y la taquicardia. En el estómago provoca molestias gastrointestinales, como dispepsia, cólicos, diarrea, vómitos, náuseas, úlceras gástricas y alteraciones en la motilidad gastroesofágica.

“Hasta que no tomo café, no soy persona. Soy una gran fumadora y bebo de cuatro a cinco tazas al día, desde hace más de quince años y nunca he sufrido ningún padecimiento por ello”, manifiesta Ana Luisa Jiménez, paciente del Instituto de Gastroenterología, por problemas de la vesícula.

Sin embargo, Javier Perdomo, tiene 18 años y es baja del Servicio Militar por una úlcera en el estómago: “Siempre he sufrido problemas digestivos. Me hice adicto al café cuando las pruebas de ingreso a la Universidad, ya que ayudaba a concentrarme y estudiar hasta altas horas de la noche. Como resultado, ahora no puedo ni olerlo, porque me dan fuertes dolores abdominales y vómitos continuos”.

Enrique González, especialista en Nutrición de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, en una entrevista a la agencia EFE, asegura que esta bebida genera adicción. “De hecho, existe el Síndrome de la Dependencia Cafeínica, cuando sometemos al cuerpo a un estado de tensión que nos pide más y más café”, declara.

En Cuba, con un sistema de distribución atípico al resto del mundo, podría parecer que el consumo no perjudicaría. Sin embargo, “la cuota establecida del grano molido y tostado, que se entrega mensualmente a cada ciudadano es de 115 gramos; lo que no representa la cifra promedio de lo que en realidad cada quien consume”, expresa Yolanda Martínez Ramírez, dependiente de la bodega “La Favorita”, ubicada en las esquinas de las calles F y 5ta, del Vedado.

Para Eugenio Claudio, especialista con más de 30 años de experiencia en Medicina Bioenergética, el café no es bueno ni malo. “El verdadero agente dañino son las elevadas dosis de azúcar que muchos agregan a la infusión. Si la glucosa se mantiene elevada y no se distribuye bien, se acumula en el tejido adiposo del cuerpo provocando trastornos metabólicos”, refiere.

Está comprobado que el café podría evitar enfermedades como el Alzhaimer, Parkinson y la gota. También aumenta el efecto de los analgésicos, previene el asma y la diabetes mellitus tipo II.

Una encuesta realizada en el Consultorio No.36 del Policlínico Mártires del Corinthya, de Plaza de la Revolución, revela que aquellas personas que beben grandes cantidades de café son más propensas a fumar y, por tanto, tienen los pulmones y el corazón menos saludables.

Tania María González, especialista en Medicina General Integral que dirigió el estudio, asegura que después de las tres de la tarde, el cuerpo no metaboliza bien este líquido, y pasados los treinta minutos de ser colado se multiplica el nivel de toxicidad sobre el organismo.

Una cosa es cierta, en el tema del consumo de café existe una vieja guerra, dice el doctor Mariano de la Figuera, especialista de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), en una entrevista publicada por la revista The American Journal of Medicine, en marzo de 2013. “Para mí, todo radica en la moderación, porque como dice el dicho: Nada es tan bueno como parece, ni tan malo como se proyecta”, concluye.

Pie de fotos: 1-En las regiones de mayor demanda del café, Norteamérica y Europa, la media del consumo mensual por persona es de 1,3 kilogramos del grano, muy alta aún cuando no se prepare cargado; 2-Muchos de los efectos de este producto están relacionados con su alto contenido de cafeína: insomnio, irritabilidad, taquicardia, dispepsia, cólicos, diarrea, vómitos, náuseas y úlceras gástricas.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial Interpretativo
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.

Tema: Pros y contras del consumo del café.

Situación problémica: Investigar sobre los efectos del grano en el organismo, según las distintas opiniones e investigaciones en Cuba y el mundo.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Artículo sobre el café, publicado por el diario británico “The Guardian”.

González, Enrique. Especialista  en Nutrición de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). Entrevista. The American Journal of Medicine. Julio, 2014.

De la Figuera, Mariano. Especialista en Nutrición de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación. Entrevista. Agencia EFE. Marzo de 2013.

Directas:

Lazo, Sacha. Especialista del Instituto de Gastroenterología del Hospital Clínico Docente Calixto García. (Fuente especialista) (Juicio analítico).

Jiménez, Ana Luisa. Paciente del Instituto de Gastroenterología. (Fuente implicada) (Juicio de valor)

Perdomo López, Javier. Joven dado de baja del Servicio Militar por problemas de salud. (Fuente implicada) (Juicio de valor)

Martínez Ramírez, Yolanda. Dependiente de la bodega “La Favorita”. (Fuente implicada) (Juicio de valor)

Claudio, Eugenio. Especialista en Medicina Bioenergética. (Fuente especialista) (Juicio sintético)

González, Tania María. Especialista en Medicina General Integral del Policlínico Mártires del Corinthya, de Plaza de la Revolución. (Fuente especialista) (Juicio analítico)


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris