Facebook Twitter Google +1     Admin

UTILIZAR LA ELECTRICIDAD ADECUADAMENTE

20151203121222-huy.jpg

En la actualidad, los estudiantes en la Residencia Estudiantil F y 3ra usan la corriente eléctrica de manera pródiga. Urbano Espinosa, su director, tiene algunas soluciones bajo la manga, pero no logra los resultados esperados. 

HUY TRINH QUANG,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

En la actualidad, existe un gasto energético desmesurado en las residencias estudiantiles universitarias de la capital y F y 3ra es una de las mayores derrochadoras, lo cual impacta en el presupuesto del gobierno cubano y el costo de la vida cotidiana de los becados. En el año 2014, el consumo durante el horario pico de la Residencia fue de 181 226 kwh, 9 000 kwh por encima del plan establecido. 

Urbano Espinosa, director de la beca, refirió: “Al comparar el consumo electrónico de los años anteriores, durante el 2014 aumentó en un 10 por ciento con  respecto al 2013 (163 000 103 kwh) y un 15 por ciento en comparación con el 2012 (154 000 42 kwh)”.

“A todos los pisos que se les encuentren luces encendidas innecesariamente, serán señalados por derroche de energía, y si reinciden, se les retirará la corriente por varias horas. Estamos pasados en consumo”, así dice el nuevo aviso de la Residencia Estudiantil universitaria “Lázaro Cuevas” acerca de la utilización de la electricidad. 

El consumo de energía es cada vez mayor y depende mucho de los estudiantes y los trabajadores. Ellos casi siempre dejan las luces encendidas innecesariamente y no desconectan los instrumentos electrónicos como el aire acondicionado, computadora, ventilador y las lámparas.

“Las luces siempre están encendidas por la noche en las salas sin la presencia de los estudiantes, aunque el departamento educativo ha avisado muchas veces”, expresó Lily González, trabajadora educativa de la residencia.

Esta situación dura a largo tiempo, el departamento educativo de la beca han establecido muchas soluciones con el objetivo de que aumente la conciencia de los alumnos como venir a cada apartamento para revisar la situación e imponer sanciones a los casos más graves. Sin embargo, no logra los resultados esperados.

“Si el costo del consumo de energía excede la norma permitida, afectará el gasto total y, por tanto, a la calidad de vida cotidiana de los estudiantes como comida, transporte e infraestructura”, comentó Blanca Díaz Serpa, subdirectora de la beca F y 3ra.

“Después de diversas reuniones, nosotros y la dirección de la beca hemos ido a cada piso en busca de una comprensión por parte de los estudiantes. Otros métodos son colocar avisos en el mural de la residencia. Sin embargo, no recibimos el total apoyo de ellos”, manifestó Lisandra Otero Borges, presidenta de la FEU de la beca.

Por otro lado, las reglas de la residencia no permiten a los estudiantes utilizar hornillas para cocinar en el cuarto por su peligro y gasto de energía, pero ellos las emplean de forma clandestina.

“La comida del comedor algunas veces está muy mala o no es suficiente cantidad, tampoco existe cafetería cerca de la beca que tenga precios accesibles para los universitarios. Por lo tanto, tenemos que cocinar en la cuarto”, explicó Wilber Corrales Viamonte, estudiante de segundo año de Comunicación en la Facultad Comunicación.

“Al entrar a la residencia, a los estudiantes se les lee el reglamento de la beca. Este prohíbe cocinar y utilizar hornillas eléctricas en los cuartos, pero nosotros hemos detectado muchos casos que no acatan las normas”, aseguró Blanca Díaz.

El consumo aumenta por varias razones. A inicios del 2014 comenzó a brindar  servicios un nuevo ascensor que funciona todo el día. Además, existe en el laboratorio un sistema Wi-Fi activo durante 24 horas al cual los estudiantes acceden con objetivos diferentes.

“Pienso que abrir el Wi-Fi de 24 horas no es necesario, porque después de las 12:00 de la noche no hay muchos estudiante en el laboratorio, esto causará el gasto mayor de la energía y sobreexplotación de los equipos electrónicos en la sala de computación”, manifestó Alain Mira López, estudiante de segundo año del Periodismo.

“El elevador se va a apagar después de 12 pm, además, voy a establecer un horario para el laboratorio. Espero que estas soluciones sean efectivas”, expresó Urbano Espinosa.

Como el laboratorio no estará abierto todo el día, muchos becados están en desacuerdo con la medida. Yolier Izquierdo, estudiante de primer año de Ciencias de la Información, expresó: “Tenemos siempre muchos trabajos y necesitamos el apoyo de Internet para buscar las informaciones, cerrar el laboratorio es un obstáculo para nuestro estudio”.

Alguna vez se utilizó el método de cortar el fluido eléctrico desde 9:00 de la mañana hasta 6:00 de la tarde, tiempo en el que la mayoría de los estudiantes están en sus respectivas facultades. Esta solución arrojó un resultado significativo.

“Nosotros tendremos reuniones para ofrecer y buscar soluciones más adecuadas, resolver esta situación y garantizar un menor gasto de la energía para que no influya en la calidad de la vida de los becados”, aseguró Urbano Espinosa.

Pie de foto: El sobreconsumo de la energía eléctrica en las residencias estudiantiles afecta otros aspectos en la calidad de vida de los universitarios becados.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Cuándo.
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.

Tema: El problema de la utilización de la energía en la Residencia estudiantil universitaria Lázaro Cuevas, F y 3ra.

Situación problémica: Se utiliza la energía de una manera pródiga por parte de los becados y los trabajadores.

Objetivos colaterales: Se muestra las maneras de solucionar esta situación, opiniones de departamento educativo y los estudiantes.

Estrategia de fuentes:

Urbano Espinosa, director de la beca F y 3ra. (Oficial; Juicios: analíticos, sintéticos).

Lily González, trabajadora educativa de la Residencia. (Oficial; Juicios: analíticos, sintéticos).

Blanca Díaz Serpa, subdirectora de la beca F y 3ra (Oficial; Juicios: analíticos, sintéticos).

Lisandra Otero Borges, presidenta de la FEU de la beca. (Implicado; Juicios: analíticos, sintéticos).

Alain Mira López, estudiante de segundo año del Periodismo (Implicado; Juicios: disyuntivo).

Julio García González, estudiante de primer año de la Ciencia de Información (Implicado; Juicios: sintéticos).

Wilber Corrales Viamonte, estudiante de segundo año de la Facultad Comunicación (Implicado; Juicios: analíticos).

Hecho: Después de diversas reuniones, la dirección de la beca ha ido a cada piso en busca de la atención de los estudiantes sobre el consumo electrónico, sin embargo, no recibió el total apoyo de ellos.

Contexto: La necesidad de economizar la energía en la beca F y 3ra, pero no asegura la calidad de la vida para los becados.

Antecedente: Al comparar el consumo electrónico de los años pasados, lo en el año 2014 se ha aumentado 10 por ciento con respecto al año 2013 y 20 por ciento con el año 2012.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris