Facebook Twitter Google +1     Admin

JOYAS GRÁFICAS DE NUESTRA GEOGRAFÍA

20151203121727-gabriela.jpg

La sala dedicada a la colección de mapas de la Biblioteca Nacional José Martí constituye la de mayor relevancia de su tipo en Cuba.

GABRIELA SÁNCHEZ PÉREZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La mapoteca de mayor importancia en Cuba y una de las más representativas de América Latina, se encuentra en la Biblioteca Nacional José Martí, y atesora desde 1959 la serie más completa de mapas topográficos de La Habana realizados en el país hasta la actualidad.

Nancy Machado, subdirectora de la institución, señaló que “la riqueza de las obras y su valor histórico se expresa en las más de 26 mil piezas acogidas, entre las cuales están mapas cubanos y extranjeros, manuscritos, impresos, planos y cartas náuticas”.

El salón muestra, además, representaciones de importantes ciudades y localidades del interior de la Isla; reúne cientos de cartas hidrográficas,  más de 3 mil anuncios mineros y una colección de atlas de aproximadamente 300 volúmenes, considerándose ejemplares muy valiosos que marcan diferentes etapas del conocimiento mundial y del desarrollo cartográfico, precisa la revista Librínsula, perteneciente a la biblioteca.

“Una de las obras mostradas en el centro es el original montado en lienzo de la Carta de la Isla de Cuba, primer mapa científico cubano, realizado por Alejandro de Humboldt en 1826. En él queda fijada definitivamente la situación geográfica de La Habana”, señaló Migda Estévez, especialista principal de Materiales cartográficos del centro.

Dentro de los más preciados tesoros de la mapoteca está el Planisferio Universal de Juan de la Cosa, primera representación terrestre de América, en la cual Cuba  hace su entrada al mundo de  la cartografía, en el año 1500. Este fue adquirido a través de la biblioteca recuperada, método que consiste en la compra de piezas significativas a coleccionistas, añadió Estévez.

El llamado "Mapa de Vives", considerado el primero dedicado a la topografía cubana, también permanece en esta institución y fue elaborado durante la época del gobierno del General Vives, entre los años 1823 y  1832, por geógrafos cubanos y españoles. Esta pieza muestra nuestro archipiélago y adjunta los planos de las urbes más sobresalientes  de la época, así como cuadros estadísticos con datos sobre la extensión y división territorial, afirmó Machado.

La importante obra de José María de la Torre, Mapa de la Isla de Cuba, es otra de las exhibidas en la mapoteca. Esta expone la trayectoria de los diferentes viajes realizados por Cristóbal Colón, fechados con su toponimia original y los nombres con los cuales fueran bautizadas las islas descubiertas en su recorrido. Se realizó en 1841.

Asimismo, la sala dedicada a la colección de mapas guarda entre sus joyas el primer atlas cubano, elaborado entre los años 1841 y 1842, por Rafael Rodríguez, que revela un estudio planimétrico de las principales ciudades del país, agregó Estévez.

Pie de foto: El primer mapa científico cubano es una de las obras mostradas en la mapoteca de la Biblioteca Nacional José Martí.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico
Tipo de lead: Especial de Relieve.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida.
Tipo de fuentes: Dos directas, no documentales: Nancy Machado, subdirectora de la Biblioteca Nacional José Martí, y Migda Estévez, especialista principal de Materiales cartográficos de la Biblioteca Nacional; Una indirecta, documental: revista Librínsula.
Primer valor-noticia: Curiosidad.
Otros dos valores-noticia: Interés colectivo. Proximidad o cercanía.

03/12/2015 05:17 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris