Facebook Twitter Google +1     Admin

VIAJE AL CONTINENTE DE LOS HIELOS ETERNOS

20160101165934-sheila.jpg

El Doctor en Ciencias Geográficas Julio Pérez Pérez, pasó a la historia como uno de los primeros hombres de la zona del trópico que permaneció en el Polo Sur.

Texto y foto:
SHEILA NODA ALONSO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
Foto: Cortesía del entrevistado.

El color blanco en el horizonte y el cielo nublado sobre la espesa capa de hielo, ventiscas frecuentes que no permiten ver más allá de unos pocos centímetros, temperaturas inferiores a los 40 grados bajo cero, las más bajas del planeta, y vientos con rachas huracanadas, hacen de la Antártida el continente más inhóspito e inaccesible para el hombre.

Resulta inimaginable para un cubano soportar condiciones extremas y difíciles, aunque fue un sueño hecho realidad para el Doctor en Ciencias Geográficas, meteorólogo y especialista en radiolocalización del Instituto de Meteorología, Julio Pérez Pérez.

Era el Jefe de la Delegación Cubana e integrante de la expedición soviética número 28 a la Antártida. Él, junto al Máster en Ciencias y experto en contaminación ambiental, Valentín Fernández Martínez, pasarían a la historia como los primeros hombres de la zona del trópico  que permanecieron en ese continente, durante nueve meses y un día, sólo antecedida la proeza por la estancia de una semana del Doctor Antonio Núñez Jiménez, en noviembre de 1982.

La expedición pretendía crear las bases para el futuro establecimiento de una estación cubana con fines científicos, propuesta que no llegó a materializarse debido a la caída del campo socialista y a los gastos millonarios que implicaba.
Al cabo de 32 años de su viaje, Pérez Pérez lo recuerda como si regresara nuevamente a los fríos hielos, no desperdicia la oportunidad de hurgar entre las fotos y relatar las historias de su heroica hazaña, historias que tantas veces ha contado, pero que aún son capaces de emocionarlo como la primera vez.

“Desde que leí El País de las Sombras Largas, de niño, me interesé por las regiones polares, pero no fue hasta el 14 de febrero de 1983 cuando empecé la invernada en el polo sur hasta el 27 de noviembre de ese mismo año, en la estación meteorológica rusa Maladiozhanaya, Juventud, en español”.

“En principio lo vi como una aventura. Siempre tuve interés por comprender cómo influye el intercambio de calor con los polos, que constituye una de las principales tareas de la meteorología y el ser pronosticador me estimuló a participar en la expedición.”

Al llegar a la Antártida y aún en el avión, el paisaje lo estremeció.Nada de lo que había visto se parecía. “Otro planeta estaba ante mis ojos”. Cuenta que miró a su compañero y le adivinó la pregunta: “¿Resistiremos estas condiciones?”

Pero no era momento de inseguridades. “A la hora de bajar de la nave, Valentín y yo sin previo acuerdo, dijimos: Patria o Muerte. ¡Venceremos! Unimos los brazos y al unísono pusimos los pies en la cubierta helada. Sin duda, éramos los primeros”. Describe ese momento sin vanagloriarse de su suerte porque, para él, simplemente cumplía su deber.

La separación de los seres queridos, la esposa e hijos pequeños fue lo más difícil de soportar. Aún respira profundamente cuando lo evoca. Entonces, para tomar fuerzas, apoya la espalda a la silla de madera del comedor de su apartamento en Alamar, mira a su compañera de siempre y con solo un gesto intercambian la incertidumbre de aquella espera.

Tras el regreso, retornó al Instituto de Meteorología hasta el 2007, cuando se jubila y luego de un tiempo, en el 2012, comienza a impartir clases de Geografía a los estudiantes alamareños de secundaria y preuniversitario. A partir de ese momento pasa a ser el “Profe Julio”, y ahí queda en cada joven sus anécdotas y el sueño de que, “quizás con la firma de nuevos convenios entre Cuba y Rusia, el proyecto se retome y las futuras generaciones puedan ser partícipes de esas experiencias”.

Pie de fotos: 1-De izquierda a derecha, el meteorólogo y especialista en radiolocalización, Julio Pérez, y su colega y amigo, experto en contaminación ambiental, Valentín Fernández; 2-El Doctor en Ciencias Geográficas, Julio Pérez, rememora sus experiencias acerca de la expedición a la Antártida.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris