Facebook Twitter Google +1     Admin

LA LEYENDA DE RINTI

20160104131912-coll.jpg

A 84 años del fallecimiento de la norteamericana Jeannette Ryder, no existe seguridad de que su perra fuera enterrada junto a ella en el camposanto del Cementerio Cristóbal Colón.

JORGE LUIS COLL UNTORIA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
Foto: Cortesía del Grupo de Museología de la Necrópolis Cristóbal Colón.

¿En el Cementerio Cristóbal Colón se encuentran realmente los restos de la perra Rinti? A 84 años (2015) del fallecimiento de la norteamericana Jeannette Ryder, todavía constituye una incógnita si el cuerpo de su fiel animal fue enterrado allí.

“Ciertamente con este monumento sucede algo llamativo, a pesar que la tumba refleja la perra yacente a los pies de su dueña, no está demostrado que haya sido enterrada en ese sitio. No existen documentos relacionados con el can, e incluso, la inhumación de Jeannette no consta en el Libro de enterramiento, ni en los de Protocolo”, afirmó la licenciada Laritza Céspedes, especialista en Gestión del Patrimonio.

La norteamericana Jeannette Ryder, fundadora del Bando de Piedad de Cuba para la protección de huérfanos y animales, falleció el 11 de abril de 1931. Su inhumación aconteció en una bóveda de su propiedad y 13 años más tarde fue exhumada para trasladarla al monumento que le diera  definitiva sepultura, erigido por suscripción pública, a iniciativa de la institución por ella fundada.

Conocido también como “la tumba del perrito”, este monumento escultórico refleja la fidelidad canina. Según mitos y leyendas, en un acto de lealtad, la perra se echó junto a su dueña y allí se quedó hasta morir, pues rechazó los alimentos y el agua que le ofrecieron los cuidadores del cementerio.

Trabajos investigativos destacan que esta obra fue realizada por el escultor cubano Fernando Boada, contratado por el Bando de Piedad, para realizar un homenaje a la Ryder. Tallada con piedras conchíferas y de cantería, la obra se inauguró en 1944, con la bendición del Arzobispo de La Habana. Además, es uno de los pocos dentro de la necrópolis que muestra en  exterior una figura yacente resuelta en una escultura.

Ubicado en el cuadro 8 de la zona de monumentos de tercera categoría, perteneciente al cuartel sur oeste, la tumba representa la personalidad de Jeannette. Es un conjunto sin apenas fragmentación, donde se integran una tarja, la figura de la perra Rinti, el cuerpo de la anciana sobre el lecho y un dorso escalonado con las figuras de un niño y una niña incrustados en los extremos del muro.

“Es un monumento en el que cada año muchas personas realizan peregrinaciones, le colocan ofrendas florales y rinden tributo a sus animales. Es como una forma de expresar el sentimiento de ellas hacia las mascotas con que han convivido gran parte de su vida”, afirmó la licenciada en Historia y Ciencias Sociales, Teresa Aloy Alvado, museóloga de la Necrópolis.

En la compilación Secretos del Silencio, del licenciado José Domínguez Granda, quien formó parte del equipo técnico de Historia, Conservación e Informática del Cementerio Cristóbal Colón, aparecen otras leyendas de animales enterrados allí. En una ocasión, tal vez se le dio cristiana sepultura a un simio, el preferido de Rosalía Abreu, dueña de la Finca de los Monos, y a un gorila muy querido que descansa en una propiedad particular, pero realmente no existe confirmación al estar selladas la tumbas.

Pie de foto: La tumba de la fidelidad es una de las más visitadas en el cementerio capitalino

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Especial de interrogante.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida+ Dato adicional.
Tipo de fuentes: Directas y documentales.
Primer valor-noticia: Curiosidad.
Otros dos valores-noticia: Interés colectivo. Proximidad.

 

04/01/2016 06:19 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris