Facebook Twitter Google +1     Admin

LA VIDA GIRA SOBRE PUNTO G

20160106140234-elin.jpg

Treinta y seis años no parecen ser suficiente para el trabajo creador de Miguel Brito, profesional de la pantalla chica, quien, tras dirigir exitosos humorísticos, aún sueña con la realización de nuevos proyectos.

ELIN DRIGGS LUZARDO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La primera vez que entró a un estudio de televisión fue como auxiliar de luces, desde donde se supera hasta llegar a ocupar la responsabilidad que ostenta actualmente. Fue recién terminado el servicio militar que había pasado en Angola. Llegó por pura casualidad, ya que su primera vocación era ser piloto, pero muy pronto se da cuenta de que la vida en la fuerza aérea no era para él y no llega a pasar las pruebas exigidas para ingresar a la escuela de cadetes.

Miguel Brito, destacado director de programas y novelas de la televisión cubana, confiesa a sus sesenta y un años que abandonó la carrera de Derecho, en la cual matricula al terminar la Facultad Obrera, porque no le gustaba estudiar, además de estar inmerso en ese tiempo en la filmación de la telenovela Magdalena: “Ahí debuté como coordinador. Trabajaba directamente con los artistas, y eso fue lo que me motivó a quedarme en esta labor”.

Sentado en la sala de su casa, hace una pausa en la conversación para tomar un sorbo del café recién colado por su esposa Lourdes. “Mucha gente importante del medio me dio su apoyo y conocimiento”.

Entre ellos menciona a Abel Ponce, gran director ya retirado al que considera su guía; Loli Buján, le explicó cómo montar el set de filmación y mover los actores; Ángel Toraño, actor ya fallecido; Roberto Garriga, otro excelente director; y María de Los Ángeles Santana, destacada actriz. Todos contribuyeron a que Brito conociera los secretos de esta profesión.

Alto, delgado, y excelente conversador, no puede olvidar su participación en telenovelas como Rosas a Créditos y Sol de Batey en las que asumió la función de coordinador; además de Tierras de Fuego, la que codirigió junto a Miguel Sosa; y en programas como Ecos de Mujer, un musical dedicado a las féminas; La Hiena Ilustrada; A Todo Trapo y el muy conocido Punto G, humorísticos en los cuales fue la máxima autoridad.

“Punto G fue mi primer proyecto como director, marcó mi vida porque me elevó profesionalmente”, dice. Le resulta difícil no reír cuando habla del programa. Tenía un equipo de trabajo muy unido donde se colegiaba todo, lo que no quiere decir que en determinados momentos tuviera discrepancias con el guionista, aunque él revela que al final se imponía su criterio.

“Dedicamos un capítulo para explicar qué era el Punto G en la sexualidad femenina. Al inicio el público no lo aceptó muy bien, pero según encuestas realizadas por el Instituto Cubano de Radio y Televisión, después de salir al aire varios episodios, la opinión pública comenzó a cambiar”.

Le pregunto sobre alguna anécdota en particular y cuenta que en una ocasión recibió una llamada de una instancia decisora en la que sutilmente le señalan que se le estaba yendo la mano con los chistes de doble intención, al igual que con un programa grabado sobre la homosexualidad que le fue censurado.

No se considera un director de escuela, su formación es autodidacta. Actualmente se encuentra inmerso en la realización de una telenovela en proceso de producción, de la cual va a ser su director general. “Más allá del límite debe convertirse en la obra de mi vida”.

Su larga carrera de treinta y seis años no parece ser suficiente para el trabajo creador de este profesional de la pantalla chica.

-¿Algo por realizar?

“Todavía sueño con dirigir un policiaco y volver hacer humor para el medio, el cual debe incursionar más en esa modalidad. Es más difícil hacer reír que llorar”.

Termina la tarde de domingo y con ella nuestra conversación, no sin antes suspirar profundo, cruzar los brazos y quedar pensativo: “Soy un hombre de televisión y siempre he tratado de llevar lo mejor de mí a los televidentes con un gran objetivo: instruirlos y entretenerlos”.

Pie de foto: Miguel Brito, destacado director de programas y telenovelas.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris