Facebook Twitter Google +1     Admin

¿NIÑO ARTILLERO?

20160321180241-x-nino-heroe.jpg

 

René Ybarra Navia perteneció a la batería número 7 de la artillería antiaérea de 37 milímetros, especializada en el armamento chino de “cuatro bocas”, que participó en la batalla de Playa Girón.

 

SERGIO FÉLIX GONZÁLEZ MURGUÍA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de la Habana.

Foto: Cortesía del entrevistado.

 

Durante los primeros días de abril de 1961, René Ybarra Navia estaba en Remate de Guanes, Pinar del Río. Sembraba eucalipto como parte de una campaña de reforestación, previa a iniciar estudios militares en la Unión Soviética para ingresar en la Marina de Guerra Revolucionaria. Tenía solo 17 años y era un joven como todos: pícaro y enamorado empedernido.

Dos días antes del bombardeo a los aeropuertos de San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad, el 13 de abril, los sacaron de Remate de Guanes para enviarlos a la Base Granma, situada cerca de Quiebrahacha, entre el Mariel y Guanajay. Estaban confundidos porque no sabían qué pasaba. Previendo que algo sucedería pronto, los formaron en grupos de artillería antiaérea de 37 milímetros.

Su batería, la número 7, fue movilizada de inmediato junto al resto de las compañías y concentrada en el tejar Matos. Allí los sorprendió la Declaración del Carácter Socialista de la Revolución Cubana durante el sepelio de las víctimas de los bombardeos, el 16 de abril. Luego de ese hecho, se decretó el estado de “alarma de combate” en el país. Era inminente la batalla esperada desde los días anteriores.

Hoy, a 54 años de la primera derrota del imperialismo yanqui en América Latina, converso con este hombre que no fue un mero espectador de los acontecimientos, sino un actor durante la gesta.

-Tras declararse la alarma de combate, ¿cuáles fueron los movimientos de las tropas a las que usted pertenecía durante las casi 72 horas que duró la batalla de Playa Girón?

La caravana partió alrededor de las 6:00 de la mañana del 17 de abril rumbo a Playa Girón. Recuerdo haber visto a mi madre entre la multitud ubicada en la Avenida de Vía Blanca para despedir a los combatientes, y lejos de derramar alguna lágrima, me miraba sonriente, gritando: “Valientes, fájense, derroten a los yanquis”. Esa imagen me acompañó durante todo el combate.

Ocupamos posiciones en la carretera del central Covadonga, que conduce directo a Playa Girón. En ese lugar se encontraba la comandancia. Nuestra misión era dar apoyo a la artillería pesada, rechazando todo ataque aéreo del enemigo para proteger nuestros emplazamientos. Estuvimos casi 24 horas sin comer, esperando cualquier envestida enemiga y justo en el momento en que íbamos a abastecernos nos sorprendieron los aviones americanos, pero pudimos responder como se esperaba.

Luego pasamos a un caserío llamado San Blas, más próximo a la costa, donde se concentró toda la artillería del ejército revolucionario. Recuerdo al Comandante Pedro Miret, quien llegó y nos dijo: “Muchachos, aquí tienen que estar con los ojos muy abiertos porque si viene la aviación enemiga y cae una bomba, desaparece Playa Girón completa”. Eso nos puso más nerviosos e hizo que prestáramos mucha atención a todo cuanto ocurría a nuestro alrededor.

El armamento artillero estuvo en acción durante 24 horas aproximadamente sin parar, en dirección a la costa todo el tiempo, pues no se podía permitir bajo ninguna circunstancia que desembarcara un mercenario más y así cortar el apoyo a los que ya se encontraban en tierra firme. Mirabas al cielo y era rojo completamente.

De San Blas nos replegamos y entonces la infantería se encargó de “sanear” toda la zona de la Ciénaga de Zapata y la costa. Nuestras baterías tumbaron dos aviones americanos que fueron los que más próximos estuvieron a nosotros.

-¿Quiénes son “los niños héroes de Playa Girón”?

Éramos aproximadamente 600 muchachos que dimos el paso al frente en el primer llamado al Servicio Militar Voluntario efectuado por la Revolución Cubana y estuvimos al pie del cañón en el combate contra los mercenarios en Girón.

Pertenecíamos a la Base Granma que era la unidad de combate de las Milicias Nacionales Revolucionarias. Todos éramos jóvenes de entre 16 y 20 años de edad y estábamos allí para aprender técnicas militares de artillería antiaérea, específicamente con el armamento chino “cuatro bocas”, muy funcional y útil contra la aviación enemiga.

El epíteto de “los niños héroes de Playa Girón” lo dijo por primera vez el Comandante en Jefe Fidel Castro, el 23 de abril de 1961, en la comparecencia pública realizada para declarar la victoria en la batalla contra los mercenarios y resaltar el importante papel desarrollado por todos esos jóvenes, quienes mantuvieron en jaque, todo el tiempo, a los aviones americanos.

Solo éramos unos niños que no teníamos conocimiento verdadero de la vida. Contábamos con la ilusión de un futuro, para nosotros incierto, frente a un enemigo del cual pensábamos que nos aplastaría como un elefante a una hormiga.

-¿Cómo recuerda el retorno a la ciudad tras la victoria?

De regreso a La Habana fue emocionante ver a todas las personas, dondequiera que pasábamos, gritarnos palabras de agradecimiento, lanzando flores y pidiéndonos prendas y objetos de recuerdo. Se podría comparar con la Caravana de la Victoria que entró en la capital el 8 de enero de 1959. Como ese día no he vivido otro igual.

Al llegar a la capital, el 22 de abril de 1961, nos concentraron nuevamente en la Base Granma, pero aún no fuimos desmovilizados y tuvimos la misión de prepararnos con el objetivo de ocupar posiciones cercanas a la Plaza de la Revolución para asegurar el buen desarrollo del desfile del 1ro. de Mayo de ese año, pues la dirección del país temía algún ataque aéreo durante el multitudinario evento.

Dos días antes de la Jornada de los Trabajadores, el 29 de abril, solicité un permiso a los superiores para visitar a mi familia, pues nos encontrábamos cerca de donde vivía. Cuando me permitieron el pase no lo pensé dos veces: corrí en dirección a casa porque solo disponía de una hora.

Mi familia no tenía noticias mías desde el 17 de abril y mi madre cuando me vio entrar por la puerta casi se desmalla. Ella no paró de besuquearme durante un buen rato y recuerdo que me dijo con voz firme en la despedida: “¡Tienes que seguir combatiendo sin descanso!” Es un ejemplo de mujer revolucionaria que siempre me inculcó el amor y respeto a los valores y a la patria. Su recuerdo me da fuerzas para seguir luchando.

-¿Qué huella deja esta experiencia en usted?

Vivir esa experiencia aportó un significado a mi vida de una forma increíble porque con 17 años no pensaba ver compañeros caer heridos a mi lado o sentir que corría peligro. Pensar en la familia me daba más tristeza, aunque soñar con su reencuentro me fortalecía aún más. Era importante ser conscientes en aquel momento que para obtener la victoria había que preservar la vida con responsabilidad y eso me enseñó mucho para el futuro.

René Ybarra Navia tiene actualmente cumplidos 72 abriles de experiencia, y tras recibir la medalla XX Aniversario de la Victoria de Playa Girón y otras condecoraciones que otorga el Ministerio del Interior (MININT), institución de la cual es jubilado luego de 35 años de servicio, vive orgulloso de su país: “Defenderé siempre mi patria desde cualquier trinchera, soy un niño héroe de Playa Girón”.

Pie de foto: René Ybarra Navia es uno de los “niños héroes de Playa Girón” que derrotaron la invasión mercenaria en abril de 1961.

Ficha técnica:

Objetivo central: Reconstruir los hechos de la batalla de Playa Girón desde la perspectiva del entrevistado como uno de los niños héroes de la gesta.

Objetivos colaterales: Saber quiénes fueron los niños héroes y su experiencia en el plano personal.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: Individual.

Por su estructura: Clásica de preguntas y respuestas.

Por su contenido: Retrospectiva de personalidad.

Por el canal que se obtuvo: Vía directa.

Tipo de título: De interrogación.

Tipo de entrada: Narrativa.

Tipo de cuerpo: Clásico de preguntas y respuestas.

Tipo de preguntas declaradas:

1-Tras declararse la alarma de combate, ¿cuáles fueron los movimientos de las tropas a las que usted pertenecía durante las casi 72 horas que duró la batalla de Playa Girón? (abierta).

2-¿Quiénes son “los niños héroes de Playa Girón”? (directa, abierta, de opinión).

3-¿Cómo recuerda el retorno a la ciudad tras la victoria? (abierta).

4-¿Qué huella deja esta experiencia en usted? (abierta, de opinión).

Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistado.

Tipo de fuentes: Directa (René Ybarra Navia, el entrevistado). Documental (libro “Los niños héroes de Playa Girón”, del periodista José Mayo).

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris