Facebook Twitter Google +1     Admin

UNIFICACIÓN MONETARIA, ¿LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL?

20160507154012-denisse.jpg

La eliminación de la dualidad monetaria, la reanimación económica y la apreciación del CUP en el mercado internacional son temas tratados por Víctor Cruz Gózalez, del Instituto Nacional de Investigación Económica.

Texto y foto:
DENISSE MACHADO TABOADA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Está sentado frente a mí Víctor Cruz González, investigador auxiliar en la esfera económica, con más de 25 años de trabajo dentro del Instituto Nacional de Investigación Económica (INIE). A pesar de graduarse en 1969 de ingeniero mecánico, posteriormente, realizó una maestría en Economía para ingresar las filas de los trabajadores que se especializan en su campo. Se sonroja, no está acostumbrado a las entrevistas y el tema a tratar no es fácil. Aún así, responde mis preguntas fluidamente, muy certero.     

-¿Por qué se plantea hoy como una necesidad el retorno a una unidad monetaria?

«Por una parte hay un sistema de precios en CUC que responde a las leyes del mercado y, por otra, uno en moneda nacional, los famosos CUP, fundamentalmente regulado por el Estado y en menor medida por el mercado. Estos sistemas coexisten de una manera que distorsiona la estructura de precios de bienes y servicios relativos».

-¿Qué ha cambiado? 

«La economía tradicional, que incluye básicamente azúcar, níquel y productos agrícolas, tiene un estrangulamiento macroeconómico incluso ahora, a finales del 2014. Con la dualidad monetaria se mantiene ese estrangulamiento de la economía tradicional.

»Desde 1989 hasta 1993 las importaciones se redujeron de ocho mil millones de dólares a dos mil millones, el circulante monetario llegó a más de diez mil millones de pesos, la inflación alcanzó niveles nunca antes registrados y el Producto Interno Bruto descendió 35 por ciento. Esto provocó que se estableciera un esquema de dolarización parcial, fundamentalmente a partir de los ingresos de las remesas y del turismo. Se potenció en el país una economía emergente que opera en divisas y tenía entre sus propósitos resguardar a la economía tradicional de shocks profundos que afectaran a la población».

-¿Hubo partes de la economía para las cuales la dualidad monetaria no funcionó o incluso pudo haber afectado?

«No funcionó en toda la  economía tradicional. En partes afectó incluso mucho más, como son el caso de la agricultura y la industria azucarera. En el caso de la agricultura la afectación se basó en la sobrevaloración del peso cubano en el contexto de la escasez de divisa, lo que llevó a que el Estado restringiera estrictamente el cambio, así se favorecían las actividades que operaban totalmente en divisa, en tanto las que lo hacían principalmente en moneda nacional, sufrían, y sufren todavía, graves restricciones para acceder a la divisa, para importar los insumos y el equipamiento necesario, lo que en el caso de la agricultura perjudicó y sigue perjudicando la producción y la inversión».

-¿Cómo afectará el cambio a las personas jurídicas?   

«Mira, cuando tú tengas ya una moneda apreciada, una sola moneda apreciada, y con una convertibilidad real contra las divisas internacionales, entonces se puede calcular la eficiencia real de las actividades, y esclarecería cuáles son las personas jurídicas eficientes y cuáles no lo son. En general, se podrán medir con mayor objetividad los indicadores económicos y se logrará tener una visión más clara de la eficiencia de las entidades, asociaciones, empresas y otras personas jurídicas». 

-¿Se afectarán todas las personas jurídicas por igual?

«No, las que se afectarán van a ser las que hoy encubren su ineficiencia por la existencia de la dualidad monetaria».

-¿Habrá un efecto en las personas naturales?

«Nos llegará solo después de que la eliminación de la dualidad monetaria haya abarcado a todas las personas jurídicas, pero para que tenga un efecto positivo en la personas naturales, primero tiene que haberse apreciado la moneda nacional de forma real con relación al CUC y que al eliminarse este último, el CUP quede con una convertibilidad real y alta contra el dólar y las otras divisas del mundo. De eliminar la dualidad monetaria con el CUC uno por veinticinco con relación al peso cubano las únicas personas naturales que se verían beneficiadas serian las que tienen grandes sumas de CUC en cuentas bancarias, o sea, alguien que tenga diez mil pesos convertibles en el banco,de pronto se va a encontrar que tiene un cuarto de millón de pesos cubanos, doscientos cincuenta mil. Claro, esos son la minoría».

-¿Y si se revalorizara la moneda?

«Si se aprecia la moneda de verdad y el peso cubano ya vale, bajo un supuesto, diez pesos cubanos un dólar, y el PIB crece durante diez años al menos, y hay una reanimación de la economía como la de China y Vietnam, por ejemplo…»

-Pero vamos a decir que bajo esas condiciones…

«Bajo esas condiciones, los pensionados, que ahora sus pesos cubanos no valen nada, empezarían a valer 2,5 veces más».

-¿Y las personas cuyos ingresos son en CUC?  

«Esos se verían perjudicados porque sus ingresos se verían disminuidos. Claro, desde el punto de vista social serían una minoría con referencia a los trabajadores estatales que ganan en pesos cubanos y los pensionados que son una gran cantidad».   

-Usted señaló que sería necesaria una reanimación económica y una moneda apreciada en el mercado, ¿entonces esto significa que el cambio va a demorarse todavía un tiempo en llegar?        

«Los especialistas consideran que el cronograma planteado…, bueno, quizás esta parte es información clasificada».

Pie de foto: Víctor Cruz González habla de la situación económica actual y las afectaciones ligadas a un sistema con dos tipos de cambio.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris