Facebook Twitter Google +1     Admin

ERICK HERNÁNDEZ: EL AMO DE LA ESFÉRICA

20160609073724-coll.jpg

El especialista cubano del dominio del balón piensa intentar nuevas marcas en la disciplina, además de apoyar a las nuevas generaciones para que se inspiren y no decaiga la actividad.
    
JORGE LUIS COLL UNTORIA,
estudiante de primer año de periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
Foto: Cortesía del entrevistado.

Se puede decir que su mundo gira alrededor del balón. De mirada penetrante y segura, alto como un gigante y con una condición física envidiable a pesar de sus ya casi 50 años, Erick Hernández no siente el paso del tiempo. Comenzó la práctica del dominio del balón en 1994 y los resultados no tardaron en llegar: varias plusmarcas mundiales y dos Récords Guinness, son parte del impresionante “palmarés” de este  atleta.

Empezó a practicar deportes desde pequeño y llegó a ser futbolista del equipo Habana, pero su destino cambió: “Me incliné hacia la disciplina porque desde niño disfrutaba dominar la pelota en el barrio. Además, mi hermano lo practicaba oficialmente y, un día, su entrenador Luis Olmasa, me propuso entrenar. Tenía buenas habilidades y comencé. Reconozco que al principio el entrenamiento fue muy difícil.Entrené mucho para lograr la maestría en el control de la pelota y perfeccionar la técnica.

“La rutina de entrenamiento depende del récord a realizar. Trabajo los planos musculares que más van a sufrir en el momento de la competencia, jugando continuamente con la exigencia de la marca a romper. Pero siempre empiezo con un calentamiento general y luego recibo las cargas o hago grandes volúmenes de dominio. Cuando termino, me recupero con estiramientos”.

Al preguntarle por la alimentación, miró al techo y soltó un suspiro: “Bueno, normalmente como cualquier cosa, pero cuando estoy cerca del evento trato de consumir carbohidratos”.

Parece fácil cuando se mira a través de la pantalla chica, pero alcanzar estos registros requiere dedicación debido a la complejidad de cada ejercicio: “En efecto, todos los récords son difíciles, no me inclino por una modalidad u otra, aunque respeto más las que duran poco tiempo porque están muy sujetas a la parte psicológica y si cometes un error no tienes tiempo de superarlo.

“La modalidad de sentado no es mi favorita. Es verdad que he hecho muchos intentos desde esa posición, pero lo hice porque rompieron mis marcas dos veces y me di a la tarea de superarlos. También, desde esa posición se domina con los pies y con la cabeza, por eso se registran varias pruebas. Pero prefiero dominar con esta última, desde cualquier posición, siento seguridad y satisfacción”.

Coraje y vergüenza deportiva

Erick demuestra coraje y vergüenza deportiva, pues en más de una ocasión ha sentido molestias y contracturas antes de la presentación, pero siempre se sobrepone: “La primera vez fue bien preocupante, después me fui acostumbrando, la preparación física y psicológica hace que me sobreponga, pues he entrenado fuerte y, a pesar de una leve lesión, puedo vencer las metas.

“Días antes imagino el escenario de la competencia y visualizo lo que voy a hacer, como dominar, los movimientos a realizar y los masajes a recibir por el fisioterapeuta. Después del récord, me relajo un poco más y analizo si lo pude haber hecho mejor”.

Detrás de la carrera de este domador de balones se encuentra la mano de un grupo de trabajo que significa mucho para él: “Mis entrenadores y fisioterapeutas han sido fundamentales, pues este es un evento muy solitario y cuando uno realiza la maratón, por ejemplo, siete horas dominando por las calles, es muy reconfortante la presencia del equipo, eso da seguridad y sentir sus voces me llena de aliento.

“No tenemos las condiciones óptimas de entrenamiento por muchas razones, pues el INDER (Instituto de Deportes Educación Física y Recreación), tiene un nivel priorizado de deportes muy limitado y la disciplina es bastante atípica, incluso en otros países también es difícil. Las comodidades uno mismo se las va creando”.

“El dominador”, como muchos le conocen, aparte de su brillante carrera, es licenciado en Cultura Física y reconoce la importancia de alcanzar ese título: “Te ayuda mucho más, pues adquieres conocimientos aplicables antes, durante y después de un entrenamiento y es importante desde el punto de vista profesional”.

Su primer Récord Guinness lo realizó en diciembre de 2004 y no fue confirmado hasta octubre de 2005: “Homologar un resultado es difícil, se necesita la presencia de árbitros FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) que dan fe de la transparencia del proceso, recortes de prensa, fotos y algunas firmas de personalidades. Todo se envía a Inglaterra, y demora mucho.

“Incluso, en ocasiones, he enviado las pruebas de un evento y no lo han reconocido. Es un proceso muy complejo. Recibes una carta donde se agradecen tus esfuerzos, pero comunican que no lo van a publicar”, explica.

Sus impresionantes registros me hicieron preguntarle si cree que exista alguien capaz de quebrar alguna de sus marcas. “Los Récords Guinness serán los más duros de romper. Los demás pueden superarse, porque no están a tope, incluso yo podría volver a pulverizarlos”, reconoce.

Erick por dentro

Le gustan los garbanzos acompañados de “cualquier cosa”, escucha música romántica y Ricardo Arjona es uno de los intérpretes que más admira: “Soy una persona normal, ayudo en lo que se necesite en la casa, salgo a hacer cualquier gestión y me gusta jugar con mi hijo”. En la competencia usa los zapatos y el balón del entrenamiento, los sábados prefiere ver el fútbol y su equipo favorito es el Real Madrid.

Su hermano y entrenador, Douglas Hernández, fue el pionero del dominio del balón en Cuba: “Él es una inspiración, lo respeto y lo quiero mucho, ha sido parte fundamental de mi desarrollo”, dice.

Aparte de Douglas, su esposa e hijo son otra de sus fuerzas motoras: “Sin el apoyo y comprensión de ellos nada hubiera sido posible, son mi faro y les agradezco por eso”.

Erick tiene aspiraciones que no son una utopía, pero no se han podido cumplir: “Sueño con un campeonato de dominio del balón a nivel mundial. Pero fantaseo con un torneo nacional, que no se ha realizado porque no existe el interés suficiente, entonces, si lo intento hacer por mis medios, me critican”.

Ante la palabra frustración, dice: “No esfrustración, sino inconformidad con el apoyo y difusión hacia la disciplina”.

Ya casi tiene 50 años y muchos especulan que está en el ocaso de su carrera, él no lo ve así: “Quiero intentar otros récords, además de apoyar a las nuevas generaciones para que se inspiren un poco y no muera la actividad. Todavía soy la guía, el empuje, si me voy, creo, la disciplina va a decaer.

“No pienso en el retiro todavía, pero puede suceder en dos meses o en cinco años, mientras me sienta motivado,  independientemente de tener la condición física, podré seguir, cuando deje de ocasionarme gusto, entonces pararé de hacerlo.

“El porvenir del dominio no lo veo malo, pero necesita apoyo, si no se lo dan, va a morir, porque los otros dominadores no tienen el respaldo en cuanto a patrocinadores que pueda tener yo, es muy difícil, se necesita calzado, alimentación, vestimenta y balones. Si no lo tienes, te desmotivas”.

Muchos lo van a inmortalizar por sus increíbles habilidades, y también por sus cualidades como ser humano: “Me gustaría ser recordado como una persona perseverante, honesta y con mucha voluntad, que hizo algo para motivar a muchos y no solo en beneficio propio. Para mí, el dominio del balón no es un sacrificio”.

Pie de foto: Erick posee un Récord Guinness por dar 350 toques al balón con la cabeza en un minuto.

Ficha técnica:

Objetivo central: Conocer como ha sido la carrera deportiva de Erick Hernández desde que comenzó en el dominio del balón y sus aspiraciones venideras.

Objetivos colaterales: Descubrir pequeños aspectos de su vida privada y obtener una visión acerca de su futuro  y el de la disciplina.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: Individual.
Por su estructura: De citas.
Por su contenido: De personalidad.
Por el canal que se obtuvo: Vía directa.

Tipo de título: De referencia al entrevistado.
Tipo de entrada: De retrato.
Tipo de cuerpo: De citas.
Tipo de conclusión: De comentario del entrevistado.
Tipo de fuentes: Directas y documentales.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris